Mar 11 2021
182 lecturas

Opini贸nPol铆tica

Venezuela, del populismo a la miseria… y el triste papel de Chile

La historia del siglo XX conoci贸 varias experiencias populistas en Europa y Am茅rica Latina. Algunas contin煤an y otras terminaron arrastrando a sus pa铆ses a guerras o hundiendo sus econom铆as, luego de 茅pocas de bonanza que fueron pasajeras. Venezuela es un claro ejemplo de ello. Un pa铆s inmensamente rico en recursos naturales, con una superficie de 916.445 km2, es decir m谩s grande que Chile, y una poblaci贸n estimada en 2020 cercana a los 30 millones de personas de las cuales 7 millones han tenido que emigrar en los 煤ltimos a帽os, de acuerdo con el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Cuenta con las principales reservas de petr贸leo del mundo, por sobre Arabia Saudita y otros productores. Sin embargo, hoy queda fuera de los 10 mayores pa铆ses exportadores de crudo. Las cifras de la econom铆a son dram谩ticas, con una ca铆da estimada por la Comisi贸n Econ贸mica para Am茅rica Latina (CEPAL) del 30% del PIB para el 2020, una inflaci贸n de 2.959,8% (datosmacro.com) y una tasa de cesant铆a estimada en casi 50% por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El gobierno suspendi贸 las encuestas de pobreza, pero las mediciones efectuadas por dos universidades venezolanas, basadas en ingresos, muestran que el 96% de la poblaci贸n es pobre y el 79% se encuentra en condiciones de extrema pobreza, como indica el reportaje de El Pa铆s, de fecha 08 de julio de 2020.

Es cierto que la econom铆a venezolana ha sido fuertemente castigada por las sanciones del expresidente estadounidense Donald Trump, junto a las frustradas operaciones desestabilizadoras promovidas por Washington y los gobiernos de Colombia, Brasil y Chile, principalmente, pero eso no es suficiente para explicar la degradaci贸n de la calidad de vida y desmoronamiento de un pa铆s, sus instituciones y una sociedad que se encontraba entre las m谩s avanzadas de Am茅rica Latina.

La respuesta hay que buscarla en el petr贸leo y la lluvia de d贸lares que comenz贸 a caer en ese pa铆s a partir del siglo pasado, donde las instituciones democr谩ticas eran d茅biles, el sistema judicial cooptado por los gobiernos y el pol铆tico carcomido por la corrupci贸n. Ello llev贸 al estallido social de 1989 que dej贸 cientos de muertos en las calles en el llamado 鈥淐aracazo鈥 y que termin贸 en 1993 con la destituci贸n del presidente Carlos Andr茅s P茅rez, luego de dos intentos de golpe de estado, uno de ello promovido por el entonces comandante, Hugo Ch谩vez.

No existe una definici贸n 煤nica en la ciencia pol铆tica de populismo, sin embargo, es claro que surge cuando se produce un creciente distanciamiento entre la clase pol铆tica, la elite gobernante y la ciudadan铆a, es decir se deslegitima el sistema provocando un malestar que genera el llamado鈥渧ac铆o de poder鈥.

Llega entonces la hora del l铆der audaz, carism谩tico, que dice interpretar el sentir popular, sus sue帽os, aspiraciones, y promete terminar con los abusos, la corrupci贸n, los malos pol铆ticos, consagrarse al pueblo amado y se transforma en un personaje cautivador, que comienza a ser seguido por las masas. As铆 fue el caso del comandante Ch谩vez, quien luego de cumplir dos a帽os en la c谩rcel por sedici贸n, sali贸 convertido en v铆ctima y l铆der. Su ascenso fue imparable arrasando en las elecciones presidenciales de 1998 con el 56% de los votos.

Al a帽o siguiente llam贸 a una Asamblea Constituyente obteniendo el 90% de apoyo y luego la aprobaci贸n dela nueva Constituci贸n con el 72% que la respald贸. Con ella se estableci贸 un sistema unicameral, la reelecci贸n presidencial inmediata, el derecho a voto a las fuerzas armadas y cambi贸 el nombre del pa铆s a Rep煤blica Bolivariana de Venezuela, en homenaje al libertador Sim贸n Bol铆var. El a帽o 2000 el presidente Ch谩vez fue reelegido con el 60% de los votos. El 2004 efectu贸 un refer茅ndum para permanecer en el poder donde obtuvo el 59% de apoyo. El 2006 gan贸 con el 62% mientras el candidato opositor, Manuel Rosales, consigui贸 el 37% de apoyo.

En esa ocasi贸n el mandatario se帽al贸 que llevar铆a a Venezuela al 鈥淪ocialismo del siglo XXI鈥. El 2012 derrot贸 a Henrique Capriles con el 55,07 de los votos. En 14 a帽os de gobierno el expresidente Ch谩vez venci贸 14 elecciones entre presidenciales, legislativas y de gobernadores, hasta su muerte en 2013. El apoyo popular fue el resultado de un sistema penetrado por la corrupci贸n que llev贸 a la gente a confiar en un l铆der con un discurso nacionalista y antiimperialista que lo hizo suyo.

Ch谩vez extendi贸 su popularidad a buena parte de la izquierda latinoamericana, que lo transform贸 en h茅roe revolucionario, y a partidos populistas europeos, como el Movimiento 5 Estrellas en Italia, que no se define como ni de izquierda ni derecha. En Chile, la izquierda de la antigua Concertaci贸n fue d茅bil en criticar el modelo bolivariano que cada vez concentraba m谩s poder y restring铆a la democracia. Los llamados de auxilio de sus hom贸logos venezolanos -que lo dieron todo por los exiliados chilenos- no fueron escuchados y resultaron in煤tiles los intentos de personajes destacados, como Teodoro Petkoff, quien viaj贸 a Chile a exponer c贸mo la libertad pol铆tica y la prensa libre era estrangulada por un modelo militarista y autoritario.

Lo mismo ocurri贸 durante el segundo gobierno de la expresidenta Bachelet: no hubo cr铆tica ni tampoco solidaridad concreta con la izquierda democr谩tica venezolana. De la inhibici贸n pasamos al descarado oportunismo e intervencionismo del gobierno del presidente Sebasti谩n Pi帽era con su tragic贸mica escena y bochorno de C煤cuta, en 2019, sin olvidar las l谩grimas de cocodrilo del mandatario chileno al asistir al funeral de Ch谩vez en 2013. Ah铆 efectu贸 la primera guardia de honor en la urna, junto al presidente cubano Ra煤l Castro.

Peor a煤n, luego de C煤cuta, el mandatario ofreci贸 las visas de solidaridad democr谩tica a los venezolanos sembrando esperanzas, solo para que el canciller Andr茅s Allamand terminara cerrando la puerta y expulsando con overoles blancos a los solicitantes de rPresidentes latinoamericanos demuestran su apoyo a Guaid贸 - Diario La Prensaefugio. La l谩pida la puso el amigo del presidente Pi帽era, el premio Nobel, Mario Vargas Llosa, quien destac贸 la solidaridad del mandatario colombiano que anunci贸 la regularizaci贸n de un mill贸n de refugiados, al se帽alar: 鈥淨u茅 diferencia con la actitud del gobierno de Chile que, en cambio, expuls贸 a muchos venezolanos鈥.

El fallecido presidente Ch谩vez insult贸 al exmandatario estadounidense George Bush, a quien trat贸 en 2006 de 鈥淢r. Danger, asesino, genocida, cobarde y alcoh贸lico鈥. Lo hizo con la canciller federal alemana, Angela Merkel, a quien acus贸 de representar 鈥淎la derecha alemana, la misma que apoy贸 a Hitler y al fascismo鈥. Sobre el expresidente peruano, el fallecido Alan Garc铆a, expres贸 que era 鈥淯n ladr贸n, un tah煤r鈥 y sobre el secretario general de la OEA, Jos茅 M. Insulza, dijo en 2011: 鈥淵o a Ud., ni lo ignoro, porque lo que da es verg眉enza鈥.

Favorecido por los altos precios del petr贸leo, el populismo de Ch谩vez dio frutos en el pa铆s y la regi贸n. As铆 el a帽o 2005 cre贸 una importante herramienta de pol铆tica exterior para Venezuela: Petrocaribe, una alianza de 14 pa铆ses que obtienen el petr贸leo a precio preferencial, con m铆nimas tasas de inter茅s pagaderas a 25 a帽os o intercambiables por alimentos y servicios, lo que ha favorecido a las empobrecidas econom铆as como la cubana, la nicarag眉ense y de las peque帽as islas del mar Caribe.

Con esta diplomacia del petr贸leo, Venezuela se asegur贸 la incondicionalidad del apoyo de estos pa铆ses en los organismos multilaterales y en especial en el sistema interamericano. Adem谩s, el comandante estableci贸 s贸lidas alianzas con Rusia y China, pa铆ses con los que ha contra铆do una enorme deuda adquiriendo tecnolog铆a petrolera y material militar. En Am茅rica Latina se convirti贸 en uno de principales l铆deres junto a los presidentes Kirchner, Lula, Correa, Morales y Bachelet, entre otros, al abogar por la creaci贸n de UNASUR y favorecer la integraci贸n pol铆tica en un ciclo que parec铆a durar铆a muchos a帽os, lo que no ocurri贸.

El mayor error del fallecido presidente Ch谩vez fue subestimar el poder de Washington y designar un pol铆tico menor, sin visi贸n, como su heredero, el actual mandatario, Nicol谩s Maduro. El carisma no se puede transmitir. Su muerte coincidi贸, adem谩s, con el t茅rmino del ciclo del alto precio del petr贸leo en un pa铆s que no invirti贸 en generaci贸n de nuevas industrias ni infraestructura y tampoco ahorr贸 para los malos tiempos. La oposici贸n interna ha sido apoyada y estimulada por Estados Unidos, la Uni贸n Europea y sus aliados latinoamericanos que han buscado el t茅rmino del r茅gimen de Maduro, llegando al absurdo de reconocer a un presidente que no lo es, como Juan Guaid贸.

El populismo tiene una larga historia en el mundo, no solo en Am茅rica Latina, con l铆deres que se presentaron como alternativas al capitalismo y al socialismo en el siglo pasado. Hoy vemos los ejemplos de lo que fue Trump, en Estados Unidos, Jair Bolsonaro en Brasil, Viktor Orb谩n en Hungr铆a o Rodrigo Duterte en Filipinas, por nombrar algunos. Todos ellos tienen un patr贸n de conducta similar: estimulan el resentimiento de la gente contra la elite, alimentan el nacionalismo y la xenofobia, son enemigos de la globalizaci贸n y desacreditan la pol铆tica.

Nadie puede prever c贸mo terminar谩 el gobierno de Maduro que se convirti贸 en una dictadura de hecho, pero lo que se ve claramente es que reconstruir el tejido social de Venezuela llevar谩 muchos a帽os, tal vez d茅cadas. La herencia del comandante Ch谩vez quedar谩 en los libros de historia como un ejemplo m谩s de un l铆der carism谩tico, convencido que guiaba a su pueblo a una liberaci贸n, al desarrollo y al socialismo.

Nada de ello ocurri贸 y hoy solamente subsiste un sistema deslegitimado, con m煤ltiples acusaciones de corrupci贸n, de violaci贸n de los derechos humanos, sin capacidad productiva, ni inversiones, con desabastecimiento alimenticio, alta tasa de criminalidad y lo que es m谩s grave, la desilusi贸n y desesperanza de su pueblo.

*Economista de la Universidad de Zagreb en Croacia y M谩ster en Ciencia Pol铆tica de la Universidad Cat贸lica de Chile. Exembajador, actualmente es Subdirector de Desarrollo Estrat茅gico de la Universidad de Chile.

Publicado en La Mirada Semanal.

 

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario