Dic 5 2015
1427 lecturas

Pol铆tica

Venezuela: El cambio propuesto por la MUD es para atr谩s

La estrategia conspirativa de la oposici贸n se est谩 apoyando en la grave y compleja situaci贸n econ贸mica que est谩 atravesando Venezuela y en la cual los sectores dominantes han tenido una participaci贸n decisiva. No debe quedar duda que la MUD quiere utilizar unas elecciones legislativas para derrocar el Gobierno. Para esta maniobra, ha contado con inmensos recursos financieros y log铆sticos que vienen tanto del exterior como de capitalistas locales. La principal artiller铆a externa, para esta campa帽a infame, han sido las compa帽铆as trasnacionales que manejan los medios masivos de manipulaci贸n. Se viene preparando el terreno para que, a nivel internacional, se justifique la destituci贸n del presidente Maduro.

Esta campa帽a antidemocr谩tica, cuenta con el descontento acumulado en la poblaci贸n trabajadora, resultado de la situaci贸n econ贸mica donde destacan la聽 inflaci贸n y la escasez. La gente est谩 sometida a una jornada agotadora donde ve que su tiempo se consume en una cola, en una amarga b煤squeda de cualquier articulo. La econom铆a se convirti贸 en una penitencia para la vida cotidiana, donde el problema no es s贸lo enfrentar la escasez sino la amarga frustraci贸n de no poder pagar los bienes que encuentra dado los exorbitantes precios que muestran. Cada d铆a, se enfrenta la dura realidad de ser poseedor de un ingreso fijo en bol铆vares, que cada vez se diluye y deja las manos vac铆as.

La oposici贸n y los oportunistas, acusan al gven chavistas46obierno de la situaci贸n, como si fuera 茅ste el 煤nico participante en esta confrontaci贸n. Los an谩lisis de los economistas neoliberales describen un teatro donde el 煤nico villano es el gobierno, y obvian a los capitalistas coloc谩ndolos como inocentes corderos y v铆ctimas del chavismo.聽 A este coro se unen voces de agentes de la transici贸n que a煤llan que la soluci贸n es un 鈥済obierno de coalici贸n鈥.

Sin duda alguna que, parte de responsabilidad de este desastre econ贸mico la tiene el gobierno. En efecto, a pesar de la firme actitud del gobierno en defender los programas sociales y las inversiones estrat茅gicas, tenemos que reconocer que, durante estos dos 煤ltimos a帽os, en el 谩mbito de las pol铆ticas econ贸micas, ha predominado una precaria direcci贸n estrat茅gica, donde se ha optado por 鈥渆l dejar para luego鈥 la toma de decisiones de medidas de pol铆tica econ贸mica que son impostergables cuando una econom铆a presenta una grave restricci贸n externa (ca铆da del precio petrolero) como la actual. Medidas improvisadas, donde se demuestran una gran torpeza no s贸lo desde el punto de vista del conocimiento m谩s elemental de la econom铆a de mercado capitalista sino desde el punto de vista pol铆tico.

Pero resulta que la actual situaci贸n econ贸mica es en gran parte responsabilidad de los grupos econ贸micos que est谩n detr谩s de la oposici贸n, especialmente el capital financiero y el capital bancario.聽 Desde el a帽o 2004, los sectores econ贸micos dominantes liderado por el capital bancario y financiero, establecieron una estrategia para desmontar el control cambiario y retomar el control de la fijaci贸n del tipo de cambio y la privatizaci贸n de las divisas. Quienes han tenido total control, desde 2009, del tipo de cambio y de la estrategia especulativa que se fragu贸 con el d贸lar paralelo, tienen nombre y apellido y est谩n montados en esta confabulaci贸n.

La estrategia basada en la Doctrina del Shock ha sido desplegada en forma sistem谩tica por el poder que ejercen los capitalistas sobre los mercados y los medios masivos de comunicaci贸n. Los sectores dominantes han sido exitosos manejando la desesperanza, la frustraci贸n, el terror econ贸mico y la incertidumbre. En el pasado, este recurso ha sido utilizado por el聽 neoliberalismo para imponer su proyecto de sociedad. Parecido a las sesiones de tortura, se logra la desorientaci贸n, el olvido y la p茅rdida de identidad. En Chile del principio de la d茅cada de 1970, el neoliberalismo recurri贸 al terror que implant贸 el Golpe de Estado dirigido por Pinochet, para aplicar la experiencia neoliberal a una poblaci贸n indefensa y sometida a una dictadura genocida.

En Venezuela, despu茅s del fracasado golpe de abril, han recurrido a la guerra econ贸mica.

驴Si gana la oposici贸n habr谩 cambio?

La campa帽a de la oposici贸n se ha centrado en la necesidad de un 芦cambio禄.聽 La palabra 芦cambio禄 por lo general se asocia a algo nuevo, y en este caso ser铆a algo nuevo que mejorara sustancialmente la situaci贸n actual. Pero realmente la MUD no tiene un programa econ贸mico diferente a los programas fabricados por los centros de poder del capital financiero internacional. En realidad, no tiene un programa econ贸mico propio sino uno calcado a imagen y semejanza de los programas de ajuste estructural del Consenso de Washington: reducci贸n del tama帽o del Estado (recorte de los programas sociales); liberalizaci贸n de los mercados; privatizaci贸n de los servicios y del manejo de los recursos naturales; pol铆ticas monetarias con un banco central aut贸nomo y altas tasas de inter茅s; apertura financiera a la banca trasnacional; liberalizaci贸n comercial; contenci贸n de los salarios y de restricci贸n de los beneficios de seguridad social.

Esta pol铆tica econ贸mica requiere una profunda adecuaci贸n del aparato represivo del Estado, a nivel militar y policial, por lo tanto promover谩 una reforma para restituir la funci贸n represiva y pro-imperialista del sector militar.

Si quieren ver un ejemplo del 芦cambio禄 que oculta la oposici贸n, basta con seguir lo que anuncia el presidente electo de Argentina, Mauricio Macri, quien gobernar谩 con Ministros provenientes de las corporaciones transnacionales. En nuestro caso, el gobierno de transici贸n contar谩 con un gabinete de 芦gerentes禄, con participaci贸n directa del capital financiero en puestos claves. El economista venezolano Francisco Rodr铆guez (Bank of America) y el ex-ministro Ricardo Hausmann, han trabajado duro en el programa econ贸mico, tal como lo hicieron para el golpe de Pedro Carmona Estanga en abril 2002.

 

** Economista venezolano de la Sociedad de Econom铆a Pol铆tica Radical (SER)

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario