Sep 21 2012
762 lecturas

OpiniónPolítica

Venezuela: entre situación de sabotaje y reunión de jaurías

En Venezuela hay varias formas de inferir situaciones políticas. Por ejemplo, una de ellas es definida como el “carómetro”. Este método de medición de resultados electorales se basa en las caras que ponen los afectados por una derrota el día de las elecciones, antes de que se conozcan los resultados oficiales: caras largas, deprimidas, tristes.| NÉSTOR FRANCIA.*

 

Otro instrumento de proyección electoral podríamos bautizarlo como el “debatómetro”. Mientras un candidato presidencial más insistentemente se pone a pedir un debate con su principal contendor, más queda claro que está perdiendo. En ese sentido le pasa a Capriles lo mismo que le ocurrió, por ejemplo, a otro Henrique (Salas Römer) en 1998. Las últimas dos semanas de aquella contienda se las pasó Salas pidiendo, casi rogando a Chávez que le concediera un debate. Recordamos una ingeniosa frase que acuñó entonces Chávez ante la hilaridad general de la audiencia: “Ni que yo estuviera para perder el tiempo”.

 

El equivalente actual de esa frase es “No se puede debatir con la nada”. El desespero de Capriles y su comando, revelado por la “horita” que implora para debatir, se ha trasladado al Twitter, donde el candidato saliente (saliente de la política, ya que su derrota electoral le dará un golpe mortal, sin duda) ha escrito exigiéndole a Chávez “seriedad y respeto para los venezolanos”, refiriéndose al “debate”.

 

Si nosotros fuéramos el presidente le responderíamos con una de esas geniales socarronerías que suele usar el líder revolucionario. Nosotros, muchos más libres que Chávez por el carácter de nuestras funciones, decimos que todo el mundo sabe cómo murió “serio”. Así mismo morirá el candidato burgués (políticamente) el 7 de octubre, tal como sus propias acciones lo están anunciando.

 

Poniéndonos más “serios”, hay que decir que en Venezuela hay un gran debate desde hace mucho tiempo, inclusive desde antes de que apareciera Chávez en escena. En nuestro país existen desde hace mucho tiempo las ideas socialistas y antiimperialistas en debate con las ideas capitalistas y pro imperialistas. Ese debate es mucho más intenso y generalizado desde que irrumpió la Revolución Bolivariana y además presenta una diferencia fundamental con debates anteriores.

 

En aquellos debates del siglo XX, antes de Chávez, el pueblo (como multitud) fue, en general, un convidado de piedra. En el debate de ahora el pueblo es protagonista, es un pueblo politizado, políticamente polarizado, con ventaja para las masas revolucionarias. Es un debate cotidiano, permanente, generalizado. Así que lo del candidato burgués no es más que un síntoma de su derrota y no una aspiración sincera. De hecho, en el debate actual quien esconde sus verdaderas ideas es Capriles y no Chávez. El burgués es quien carece de seriedad (hablando del sentido real del término y no se su utilización en el espectáculo) y de responsabilidad.

 

Situaciones de sabotaje
Entretanto, nos sigue preocupando el incremento de algunas situaciones que apuntan sin duda a acciones de sabotaje. No nos referimos al incendio de El Palito, como algunos podrían pensar, sino a la recurrencia cada vez más frecuente de apagones en distintas regiones del país. El más reciente fue reportado en varios sectores de Maracaibo, como Caracciolo Parra Pérez, Olegario Villalobos, Francisco Eugenio Bustamante, Raúl Leoni, Idelfonso Vásquez, Cecilio Acosta, Coquivacoa, y Juana de Ávila.

 

Ciertamente nuestra Fuerza Armada ha reforzado la custodia de las instalaciones eléctricas, pero eso no neutraliza cabalmente la operación de los infiltrados. La infiltración de las instituciones es uno de los métodos preferidos por las agencias imperiales en sus planes desestabilizadores en diversos países. El nuestro no es, por supuesto, una excepción.

 

No podemos asegurar que todos los apagones son consecuencia de sabotajes, pero nuestro nivel de suspicacia es alto. Además, hay algo que nos preocupa sobremanera: ¿estamos bien preparados para algún sabotaje eléctrico a gran escala el día de las elecciones? Dejamos la angustiosa pregunta en el aire.

 

La derecha ha reaccionado de distintas maneras ante el video donde Juan Carlos Caldera se guarda unos billullos en un sobre manila. En lo más inmediato, el candidato y su partido, el mismo de Caldera, se dieron golpes de pecho y mostraron una pose “ética”. Luego comenzaron a escurrir el bulto y a desviar el dedo acusador hacia el gobierno.

 

En la sesión de la AN que abordó el asunto, ya actuaron con más descaro, montaron el show de victimización del delincuente y hasta lo aplaudieron a rabiar cuando este se quiso mostrar “digno”. Y lo más reciente es que la canalla mediática y voceros opositores intentan reciclar viejos infundios para desviar el estigma de la corrupción hacia el gobierno y los revolucionarios, y de esa manera morigerar el “efecto Caldera”.

 

Dos hechos recientes así lo demuestran. El secretario general de La Causa R del estado Lara, José Ignacio Guédez, acudió a la Fiscalía General de la República para exigir que se inicie una investigación sobre la donación de dos pistolas, que pertenecieron a Simón Bolívar, de parte del empresario Wilmer Ruperti al presidente Hugo Chávez ¿Qué tiene que ver el cuello con las pestañas? Esa fue una donación, además pública y notoria. Allí no hubo nada ilegal ni oculto, como si lo hubo en la metida de mano del burguesito pillado por las cámaras indiscretas.

 

Por otro lado, la llamada “Fundación Ombudsman” interpuso el martes ante la Fiscalía General de la República la solicitud de antejuicio de mérito contra el gobernador chavista de Yaracuy, Julio León Heredia, con nueva pruebas que demostrarían que recibió dinero —para su campaña en 2008— de Walid Makled, hoy acusado de narcotráfico. Según esta denuncia, se trata del financiamiento de la campaña electoral 2008 de Heredia, quien a través de Eladio José Pacheco Ramírez habría recibido dinero de “origen dudoso” para su campaña, de parte de Makled, quien habría hecho un aporte de 13 mil millones de bolívares “para gastos comunicacionales” del actual mandatario regional.

 

Si esto fuera cierto, ¿quién dijo que es un delito recibir aportes privados para una campaña electoral? En 2008 Makled no estaba siendo ni siquiera juzgado por la justicia venezolana. Acá se trata de confundir la gimnasia con la magnesia. Lo que está en discusión no es si Caldera recibió los fajos de billetes para su campaña en el municipio Sucre, como trata de manipular la derecha, sino la forma irregular, clandestina, delictiva en que lo hizo. Pero la oposición está tratando de aplicar la vieja argucia del ladrón que grita “¡atrapen al ladrón!” para escurrirse de la justicia.

 

Se juntan solos, aunque estén en la Argentina
Las acciones de la gran burguesía del continente y sus representantes políticos siguen dejando en evidencia el verdadero carácter de la candidatura de Henrique Capriles. El movimiento opositor argentino PRO, que lidera el alcalde derechista de Buenos Aires, el ultraconservador Mauricio Macri, expresó este jueves su respaldo a la candidatura de la burguesía en Venezuela.

 

El presidente de esa organización política argentina, Humberto Schiavoni, declaró en un comunicado:
“Un grupo de dirigentes de Pro estaremos acompañando a Henrique Capriles y a la dirigencia de la Mesa de la Unidad Democrática en las elecciones presidenciales en Venezuela”.

 

El dirigente dijo que el Pro, una de las principales fuerzas de oposición al gobierno de la presidenta argentina, Cristina Fernández, “mantiene una histórica relación” con Primero Justicia, el partido de Capriles, con el que seguirá “trabajando en defensa de la democracia y la libertad, frente a regímenes como el que encarna Hugo Chávez en Venezuela”.

 

Las similitudes entre Pro y Primero Justicia son evidentes. Ambas agrupaciones surgieron desde fundaciones privadas. En el caso de la organización argentina, primero fue creada una institución que estudiaría “los problemas públicos y sus mejores soluciones”, la Fundación Creer y Crecer, para recién después dar los pasos de estructuración de un partido político. Es exactamente la misma ruta que desembocó en la fundación de Primero Justicia, que tuvo su origen en la privada Fundación Consorcio Justicia, involucrada en donaciones ilegales de la vieja PDVSA.

 

Tal como Capriles y todos los de su combo cercano, el principal líder de PRO, Mauricio Macri, es un burgués de cuna. Es hijo del empresario italiano Francisco Macri, principal propietario del  Grupo Macri, SOCMA, uno de los más importantes grupo de empresas del país sureño, que ha desarrollado actividades en el sector de automotores (Sevel Argentina S. A.), construcción (Sideco), residuos (Manliba), Correo Argentino, comunicación (Movicom), servicios (Pago Fácil), minería, etc.

En cuanto a las ideas políticas y sociales de Macri, veamos algunas de sus respuestas en varias entrevistas que se le han hecho:

 

Periodista: ¿Alguna vez pasaste necesidades?
Macri: Sí. Me acuerdo que a los 18 años fuimos a Chile con unos amigos, era mi primer auto. Llevábamos unos buenos mangos (reales), pero nos descontrolamos en el casino. Perdimos todo lo que teníamos y tuvimos que vender las ruedas de auxilio del auto, y el estéreo, para poder cargar nafta y comprar unos sándwiches para volver. Dormimos un par de días en la calle hasta que conseguimos compradores”.

(¿Se comería entonces alguna empanada con carne adentro?)




 

Periodista: ¿y Sandra (la hermana de Macri), sería la ministra de acción social? 
Macri: Vengo de una familia machista… En una familia machista, una mujer no tiene otro destino que el de estar educando a sus hijos. No la veo en ningún gabinete.” 



 

Sobre las personas en situación de calle:

Macri: Este es un negocio millonario y los cartoneros tienen una actitud delictiva porque se roban la basura…Los recolectores informales no pueden estar en la calle, los vamos a sacar de la calle… Al ciruja (indigente) me lo llevo preso. No podés alterar el orden en algo que es un delito, porque es tan delito robar la basura como robarle a un señor en la esquina”. 

Periodista: ¿Aceptaría jugadores gay en el equipo? (el Boca Juniors, del cual fue presidente).
Macri: No se me ha presentado la situación. Es una situación complicada. Es una enfermedad, no es una persona ciento por ciento sana.

 

Periodista: ¿Realmente cree que es una enfermedad?
Macri: Si, por supuesto, es una desviación.

 

Periodista: Pero la OMS no la incluye en su listado.
Macri: Mi opinión es que es una desviación no deseada.

 

Periodista: Creer que es una enfermedad es una idea bastante antigua.
Macri: ¿Qué quiere que le haga? Yo le tengo que decir lo que pienso. Y, ¿qué voy a pensar? ¿que lo que hacen está bárbaro (fabuloso)? ¿Usted festejaría que su hijo fuera homosexual? Por favor. El mundo nos ha hecho para que nos juntemos con una mujer. ¿Por qué nos vamos a juntar con un hombre? Está bien que es más cómodo. Se puede ir a jugar al tenis y después se puede ir a… Todo con el mismo tipo. Pero… ¡por favor!




 

Periodista: ¿No cree que otro de los orígenes del problema de los secuestros de los últimos años tiene que ver con bandas paramilitares o paraciviles que actuaron y aprendieron en la represión de la guerra sucia?
Macri: “Para mí el tema de la lucha contra la subversión es una cosa muy complicada. Yo creo que la vida y la historia demuestran que los ideales son una cosa y la realidad es otra. Cuando uno sueña que un policía tiene que agarrar al ladrón y pedirle por favor que confiese, la realidad se encarga de demostrar que no es tan fácil que confiese”.

 

Como reza el adagio: Dios los cría y ellos se juntan.

——
* Periodista

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario