Oct 8 2012
897 lecturas

OpiniónPolítica

Venezuela: Un triunfo esperado, gratificante, alentador

Latinoamérica sigue respirando sin sobresaltos: en las inmaculadas elecciones presidenciales venezolanas   el presidente Hugo Chávez fue reelecto para un tercer mandato, impidiendo la restauración neoliberal alentada desde Estados Unidos y varios países europeos y alentando, una vez más, el proceso integrador de le región.

El triunfo bolivariano es un aliento para aquellos que en Latinoam√©rica y el mundo buscan salida a la crisis del neoliberalismo: ¬†¬†s√≠ se puede luchar contra el capitalismo ‚ÄúVenezuela ha cambiado. La lucha de clases (ocultada por la historia tradicional) que se inici√≥ desde el mismo siglo XVI, hoy dia est√° culminando: la antigua hegemon√≠a de la cultura burguesa est√° siendo suplantada por una contrahegemon√≠a de la clase popular‚ÄĚ, dice el historiador y antrop√≥logo Mario Sanoja Obediente.

Seguramente el análisis de los guarismos compruebe que la oposición derechista y ultraderechista del pasado ha logrado calar sectores de las clases medias e incluso a sectores populares. Sectores  que  gracias a la Revolución Bolivariana no tiene como preocupación principal comer, acceder a la educación y a la salud y  tener techo propio.

Entre los logros en los 14 a√Īos de gobierno bolivariano, se pueden sumar la reducci√≥n de la pobreza y del desempleo, la eliminaci√≥n del analfabetismo, la consecuci√≥n de un alto nivel de desarrollo humano, un acceso gratuito al sistema de salud y a una red eficiente de alimentos, y la ubicaci√≥n del pa√≠s como el quinto en matr√≠cula universitaria

Hoy las preocupaciones de muchos son las de las clases medias urbanas latinoamericana: la inseguridad, la corrupci√≥n y la ineficiencia e ineficacia del aparato burocr√°tico. Jesse Chac√≥n, ex ministro del Interior y ahora director de una encuestadora, se√Īala que en Venezuela el contrato social se rompe en el ‚Äô89, con el Caracazo, cuando la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes estaba en 6. En una d√©cada pas√≥ ¬†de seis a 37 y en 2009 estaba en 44.

‚Äú El Estado crey√≥ algo que no es cierto: si disminuyes la pobreza, disminuye la violencia. Del ‚Äô99 al 2009 la pobreza se redujo a la mitad y la pobreza extrema del 27 por ciento baj√≥ al siete por ciento, sin embargo, la violencia no decreci√≥. Las medidas neoliberales de los noventa desarticularon la estructura social. Es un tema de veinte a√Īos de deterioro del campo simb√≥lico que no se resuelve f√°cilmente‚ÄĚ, indic√≥ Chac√≥n..

Del an√°lisis de los resultados saldr√° tambi√©n el rumbo que emprender√° el nuevo per√≠odo ‚Äďel tercero- del gobierno bolivariano bajo la conducci√≥n de Hugo Ch√°vez, porque en el aparato existe una tendencia dispuesta ¬†a negociar con la oposici√≥n de derecha.

El propio Ch√°vez ‚Äďsiempre magn√°nimo en la victoria- dijo dos d√≠as antes de las elecciones: ‚Äú‚ÄúYo estoy dispuesto a abrir las compuertas, estas puertas de Miraflores, a tomar nuevas iniciativas de di√°logo, a nombrar comisiones de di√°logo con los distintos sectores de la vida econ√≥mica (‚Ķ) El socialismo del siglo XXI es democracia. Nosotros no estamos hablando de la dictadura del proletariado; no‚ÄĚ.

Hay muchos perdedores. Entre ellos, la prensa comercial nacional e internacional que, cartelizadamente, quisieron crear un clima de violencia y de eventual fraude. La oposición no tendrá derecho a quejarse (aunque sin duda lo hará), pues controla la gran mayoría de los medios de información de masas, que mienten, manipulan, insultan e intentan imponer imaginarios colectivos virtuales, bien alejado de la realidad real.

El civismo fue absoluto, la violencia no apareci√≥ en ning√ļn rinc√≥n del pa√≠s durante el acto electoral.Uno de los mayores triunfos del bolivarianismo es haber convertido al ciudadano en sujeto de pol√≠tica (tradicionalmente fue objeto), como eslab√≥n imprescindible para so√Īar con una democracia no declamativa sino participativa.

La próxima batalla

Asesgura el soci√≥logo argentino-mexicano Guillermo Almeyra que la campa√Īa de Ch√°vez fue antes que nada de aparato y reforzar√°, por lo tanto, al aparato chavista, que est√° muy por detr√°s del radicalismo del presidente. ‚ÄúEso es particularmente peligroso en el caso de que en las futuras elecciones del 16 de diciembre (de gobernadores de los estados) la oposici√≥n burguesa consiga aprovechar el desprestigio de los candidatos chavistas para conquistar el control de posiciones claves en el aparato estatal que hoy est√°n en manos del gobierno‚ÄĚ.

Seguramente retornar√° a los medios comerciales el tema de ¬†la enfermedad del presidente (su rendimiento, su eventual incapacidad), buscando la desestabizaci√≥n, quiz√° el camino antidemocr√°tico que una buena parte de la oposici√≥n no ha archivado a√ļn, sabi√©ndose incapaz de acceder al poder por las v√≠as electorales . En esta revoluci√≥n bolivairana, Ch√°vez no solo tiene el rol protag√≥nico sino un papel irremplazable y hoy por hoy no hay sucesor ni plan posCh√°vez.

La elección de gobernadores, a su vez,  estará marcado por el resultado de las elecciones en Estados Unidos y enmarcada por  la crisis del neoliberalismo a escala mundial. Algunos expertos alertan que una caída de la producción mundial reducirá el precio del petróleo y, por lo tanto, dificultará los planes sociales y económicos del chavismo en Venezuela, en la Unasur, el Mercosur y un encarecimiento de los alimentos que el país importa.

‚ÄúCon Estados Unidos estamos siempre dispuestos a mejorar las relaciones (‚Ķ) ojal√° con el pr√≥ximo gobierno y ojal√° sea el de Obama, como ya lo dije, podamos nosotros rehacer el di√°logo con los Estados Unidos‚ÄĚ, se√Īal√≥ el presidente Ch√°vez ¬†este s√°bado.

Destac√≥ asimismo ¬†que Venezuela tiene una gran relevancia en el mundo, pues es la primera reserva de crudo del planeta. ¬ęCuando se acabe el petr√≥leo en casi todo el mundo, que podr√≠a ocurrir quiz√° a finales de este siglo (…), quedar√°n cinco pa√≠ses todav√≠a con reservas importantes: Rusia, Ir√°n, Arabia Saud√≠, Irak y Venezuela¬Ľ, detall√≥. ¬ęEsto da a Venezuela una importancia especial desde hace un siglo¬Ľ, agreg√≥.

Record√≥, asimismo, que todos los presidentes del pa√≠s que pretendieron tomar las riendas del negocio petrolero fueron derrocados: Cipriano Castro, Isa√≠as Medina, Carlos Delgado, R√≥mulo Gallegos y √©l mismo. ¬ęLa causa fundamental: el petr√≥leo, porque los pa√≠ses poderosos de Occidente necesitan ese petr√≥leo‚ÄĚ.

Se√Īal√≥ que su gobierno tambi√©n es adversado desde Occidente porque representa ¬ęlo que algunos llaman el mal ejemplo de Venezuela¬Ľ, es decir, ¬ęun pa√≠s que es capaz de levantarse¬Ľ contra el neoliberalismo. ¬ęHemos demostrado muchas cosas sin el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM), libres y soberanos, y acosados por todos esos poderes¬Ľ, coment√≥.

La oposición

La nueva ca√≠da significar√° ¬†nuevos reacomodos se producir√°n en la oposici√≥n venezolana, antes o despu√©s de las elecciones de gobernadores, luego del giro t√°ctico producido tras la ca√≠da en las presidenciales de 2006, con el abandono ‚Äďal menos discursivo- de la v√≠a violenta y la adopci√≥n de una estrategia anclada en la dura cr√≠tica de la gesti√≥n de gobierno, y la reapropiaci√≥n de algunas de las principales ideas-fuerza del chavismo originario.

Seguramente el nuevo discurso se base en  la necesidad de reconciliación nacional, que cuenta con el agrado del Departamento de Estado estadounidense, de ONGs internacionales o trasnacionales e, incluso, con el beneplácito de sectores académicos y una parte de la dirigencia chavista.

En tiendas chavistas el desaf√≠o ser√° avanzar en el proyecto hacia el Socialismo del Siglo XXI, lo que supone la necesidad de una¬† nueva forma de hacer pol√≠tica, eliminando de cuajo la ‚Äúdedocracia‚ÄĚ y la representaci√≥n, para avanzar en la participaci√≥n popular y protag√≥nica, que incluye, sin lugar a dudas, la elecci√≥n de las candidatos desde el poder comunal, desde las bases.

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario