Mar 1 2013
815 lecturas

OpiniónPolítica

Venezuela: una cierta percepción de caos…

cadena1No tiene reposo el país septentrional de América del Sur; vuelven a doblar las campanas, no con impulso de pólvora en este caso, sino movidas por otra gigantesca campaña de rumores que desde la víspera invade redes sociales y líneas telefónicas: que se alza un sector de la fuerza armada, que se desató represión contra los opositores, que se divide el movimiento bolivariano, que Chávez habría muerto en la madrugada del lunes…. NÉSTOR FRANCIA.*

 

La derecha trata de mantener viva la chispa de los jóvenes fascistas. Ayer se incorporaron en Valencia tres jóvenes de la tendencia ultraderechista a los encadenamientos programados y ejecutados por comandos, del cual el más numeroso es el de Chacao, donde se dice que hay más de 40 jóvenes; habría que contarlos.

 

Se supone que, abortados otros intentos en la capital, los distintos comandos se sumaron al grupete que permanece confinado en una calle lateral de Chacao.

 

Por otra parte, tratan de darle aire mediático a la íngrima acción. Ayer se apareció por ahí el agitador fascista profesional Julio César Rivas, jefe de ese engendro del imperialismo que se llama JAVU, quien en realidad es una figura bastante impresentable, así como la farandulera Amanda Gutiérrez, reconocida escuálida de siete suelas.

 

Rivas se sumó al discurso deslegitimador de las instituciones y del gobierno:
“Nosotros desconocemos la autoridad que tiene Nicolás Maduro en este momento, porque no es legítima, estamos pidiendo se nos diga la verdad, estamos pidiendo se nos diga la verdad, ¿dónde está nuestro presidente? Yo no elegí a Chávez pero la mayoría de los venezolanos lo pidieron”.

 

De buenas a primeras, Rivas se ha convertido en una especie de chavista- antimadurista que pareciera añorar al presidente electo y en ejercicio. Algún escuálido de a pie dirá: “esas son las cosas que me alejan de ti”.

Esta zaragata de los estudiantes no parece tener mucho futuro por delante, pero nunca se sabe del todo qué ocurrirá. De hecho el golpismo mueve otras fichas simultáneas, como por ejemplo la ola de rumores.
Ayer nos llamaron dos amigos chavistas indagando sobre un supuesto alzamiento militar en Caracas. Les respondimos con un afectuoso y comedido regaño, porque cómo es posible que los chavistas estén contribuyendo al esparcimiento de tales rumores.

 

En Venezuela no hay en absoluto condiciones para un alzamiento militar en este momento. La derecha es torpe, pero no a tal extremo.

 

La conspiración militar existe, porque es claro que hay oficiales de derecha, aunque sean minoritarios, que andarán en comandita con los factores civiles fascistas. Están tratando de crear las condiciones que privaron en 2002, pero están lejos de lograrlo. Y eso ellos lo saben.

 

Por supuesto, siguen los rumores en torno a la salud del presidente, eso es ya moneda corriente. Anoche Globovisión reportó que habían restringido el acceso vehicular al Hospital Militar, una expresión televisiva del rumor. Ante esto el ministro de Comunicación e Información Ernesto Villegas se pronunció vía Twitter:
“Mientras Globovisión dice que restringen paso vehicular a Hospital Militar, se muestra carros que entran y salen. El empeño en provocar intranquilidad en la ciudadanía los lleva al colmo del absurdo”.

 

Por su parte, el ministro Jorge Arreaza afirmó a través de su Twitter que “la lanzadera de rumores absurdos e insólitos de la derecha, no hace más que desacreditarlos y alejarlos del pueblo”.

 

Uno de los problemas de la derecha, para despabilar a su base social, es su empeño de marchar a contracorriente de la percepción de la realidad que tiene la gente común, incluidos muchos opositores. Hace un par de días nos referíamos a eso, precisamente en torno a los supuestos motivos de la operación que adelanta la juventud fascista:
Podemos jurar que no hemos oído a ninguna persona del común que aborde el tema de la juramentación de Chávez. La mayoría está muy preocupada por la salud del presidente, quiere y espera que se recupere, y está de acuerdo con que se tome su tiempo para ello. Es falso que la juramentación sea una preocupación de los venezolanos. El pueblo mayoritario sabe que hay un gobierno funcionando, el gobierno de Chávez, aunque anhela, sin duda, su presencia, desea verlo, oírlo.
Sí, es verdad, está muy preocupado por su salud, pero no anda presionando en la calle para que se juramente.

 

En la entrevista que le hizo Vanessa Davis por VTV, el presidente de Hinterlaces Oscar Schemel confirmó nuestra apreciación con base en los estudios que ha hecho esa firma. Schemel afirmó:
“La mayoría de los venezolanos, alrededor del 60%, está de acuerdo con la decisión del TSJ, sobre la continuidad administrativa y la ratificación del presidente como presidente constitucional…
“La gente tiene claro que el Presidente fue reelecto el pasado 7 de octubre y que debe continuar como presidente. Si se juramenta o no, si bien puede ser importante desde el punto de vista constitucional y de afirmación de las leyes, son otras las preocupaciones de la gente. La ausencia del presidente lo que genera es inquietudes con relación al futuro.
“La pregunta es siempre ¿qué va a pasar? Fundamentalmente por la economía. De hecho…la gran demanda de los venezolanos es que el gobierno atienda los temas económicos y la inseguridad. El tema constitucional no es relevante, porque la gente no siente que haya una amenaza inconstitucional”.

 

cadena2De modo que habría que decirle a los aislados jóvenes fascistas: “por eso te escribo esta carta”.

 

Por cierto, ya que les estamos dando credibilidad a los estudios de Hinterlaces y a los análisis de Schemel, sería bueno escucharlos cuando estos no nos favorecen del todo. Vaya esta digresión dada esta interesante afirmación del encuestador:
“La calidad de vida ha mejorado de la puerta hacia adentro, a lo mejor no es la misma intensidad con la que ha mejorado la calidad de vida de la puerta de la casa hacia afuera, porque persisten problemas importantes de vialidad, seguridad, servicios públicos”.

 

Schemel también se refirió a cierta percepción de caos. En nuestra opinión, se trata de una especie de caos urbano que uno realmente siente en una ciudad como Caracas, mucho menos en algunas capitales del interior del país.

 

La situación de Caracas en ese sentido es preocupante No solo por el tema de la inseguridad, sino también en sectores del transporte como las busetas y, sobre todo, los motorizados[1]. En el caso de estos últimos, la mayoría de ellos luce incontrolable y ha establecido su propia ley. Lo que ha hecho el gobierno en ese sentido ha servido de muy poco, por no decir que de nada.
El problema de los motorizados crea el peligro de violencia social. En los peatones se ha comenzado a sentir síntomas de una animadversión creciente contra los motorizados.

 

La dimensión del asunto es tal, que los conductores de motos ya ni contestan los muy frecuentes insultos que les propina la ciudadanía. Están “sinverguenceados” y les importan un comino los demás. El pueblo aprobaría control, y castigos severos y ejemplares: decomiso de unidades, suspensión de licencias, multas considerables y hasta prisión si es necesario. Mucha gente piensa que las autoridades tienen miedo de que los motorizados se vayan a alzar.
En ese caso, también la mayoría de los ciudadanos estarían de acuerdo si se aplicara la misma que a los jóvenes fascistas, que por ahora hasta menos daño hacen: “candelita que prendan, candelita que apagamos”.

 

En cuanto a los análisis de Schemel, creemos que la salsa que es buena para el pavo, es buena para la pava. No escuchemos solo lo que nos acaricia, sino también lo que nos golpea.

 

Finalmente, y para reafirmar cosas que hemos dicho frecuentemente, nosotros y otros analistas, es interesante el análisis que hace el semanario estadounidense Time,[2] sobre la situación de la oposición venezolana:
“Mientras tanto, y con el escenario actual, la oposición venezolana no ha sabido sacarle provecho a los rumores sobre la gravedad de la enfermedad de Chávez y, muy al contrario, parece estarse dividiendo. En una reciente concentración que se llevó a cabo en una plaza del municipio Chacao, algunos líderes de la oposición dijeron que el país carecía de gobierno y mostraron su desacuerdo con la reciente devaluación de la moneda, a pesar de que economistas de ambos lados habían hablado ya de la necesidad del ajuste cambiario…
“Sin embargo, su tema de conversación más autodestructivo ha sido quizá el de la demanda de un nuevo líder. Henrique Capriles Radonski, el hombre que aunque no pudo derrotar a Chávez en las elecciones presidenciales de octubre, logró unificar por primera vez a una oposición fracturada, no está siendo lo suficientemente fuerte en su crítica. De hecho, durante la concentración, muchos de los presentes gritaban ‘Capriles, Capriles, ¿Donde está Capriles?’…
“Alberto Ramos, analista de Goldman Sachs en Nueva York, no cree que el chavismo muera con Chávez: ‘El chavismo probablemente durará por generaciones. La conexión emocional de Chávez con la gente es única y no hay nadie más que se le acerque, sin embargo, el chavismo como una idea y como un movimiento político sobrevivirá’. Incluso si la fuente de esa idea quede fuera de la vista, escondida detrás del aura de su poder”.
___
1] En general mensajeros, repartidores y otros proveedores de servicios, también delincuentes que se movilizan en motocicleta.
2] La revista Time no es para nada una publicación de izquierda. Creada en 1923 —es elmás antiguo semanario de aquel país—, desde el año 1989 forma parte del imperio mediático Time-Warner. Time es muy conocida por dos reconocimientos que tradicionalmente hace: “Persona del año” y “Las 100 personas más influyentes”.
——
* Periodista.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario