Abr 24 2015
747 lecturas

Opini贸n

Venezuela: Vuelve la rutina micropol铆tica, con parlamentarias a la vista

Nicol谩s Maduro cumpli贸 dos a帽os en la presidencia de Venezuela, marcados por una guerra econ贸mica sin cuartel, guarimbas, desestabilizaci贸n y hasta una agresi贸n directa de Washington, con el decreto de Obama que declaraba 鈥搒in siquiera sonrojarse- la amenaza venezolana para la seguridad estadounidense.

Evaporada la efervescencia de la VII Cumbre de las Am茅ricas, retorna la rutina, lo ordinario y la confrontaci贸n interna. 鈥淐ual pasajera ilusi贸n, la Cumbre se desvanece y el vol谩til foco medi谩tico redirecciona la opini贸n p煤blica hacia otros derroteros fundamentalmente locales. Se impone una suerte de micropol铆tica en la que entran en juego intereses y creencias, razones y pasiones鈥, se帽ala la soci贸loga Marycl茅n Stelling. Lejos queda 鈥渓a victoria de paz鈥 obtenida en Panam谩.

Ahora, las elecciones parlamentarias que se realizar谩n este a帽o (hasta ahora el chavismo tiene mayor铆a absoluta en la Asamblea Nacional unicameral), marcan el ritmo de la convivencia y la confrontaci贸n, en momentos en que 聽las 煤ltimas encuestas revelan una recuperaci贸n de los niveles de aprobaci贸n de la gesti贸n del Maduro y tambi茅n un fortalecimiento del chavismo como identidad y posici贸n pol铆tica.

Igualmente han subido los niveles de optimismo y esperanza, y bajaron los de preocupaci贸n y molestia, con respecto a enero pasado. Sin embargo, persiste elevada la incertidumbre con respecto al rumbo econ贸mico del pa铆s y se mantienen los 铆ndices de desabastecimiento en general: 茅ste es el problema que m谩s preocupa a la gran mayor铆a de los venezolanos.VEN cola para comprar alimentos

El mayor crecimiento y recuperaci贸n se observa en las bases sociales que hist贸ricamente respaldaron a la Revoluci贸n Bolivariana, indican los muestreos. Entre los factores que explican este ascenso, se destaca la campa帽a contra el Decreto Obama, que le aport贸 banderas, metas, tareas y argumentos a estos sectores sociales, los cohesion贸 y moviliz贸 de manera entusiasta en defensa de la soberan铆a, la independencia nacional y el Legado de Ch谩vez.

La encuestadora Hinterlaces se帽ala que hoy, el chavismo es la 煤nica fuerza social, cultural y simb贸lica, con car谩cter popular, y es la 煤nica vanguardia pol铆tica del pa铆s, frente a una oposici贸n dividida, sin mensaje ni oferta, elitesca, sin presencia en los movimientos sociales ni en las calles.

Mientras, el sector oficial celebra los dos a帽os de gobierno de Maduro. A 13 a帽os del golpe del 2002, el Presidente plante贸 鈥渞adicalizar la revoluci贸n鈥, prometi贸 un 鈥13 de abril (la reconquista del gobierno tras el golpe) econ贸mico鈥 y poner mano dura contra la 鈥済uerra econ贸mica鈥 y contra 鈥渢odo el que se oponga鈥.

Y la oposici贸n retoma con fuerza la campa帽a antigobierno y activa el aparato medi谩tico transnacional. La campa帽a se reinicia con la denuncia del empe帽o de las reservas para paliar la crisis, de estar 鈥渞aspando la olla para cubrir una brecha entre ingresos y egresos de 30 millardos de d贸lares鈥.

Pero le queda menos de un mes para que sus 110 aspirantes 聽se midan en unas primarias, organizadas en medio de diferencias y desacuerdos tras hacer el proceso en 34 circuitos (de 87 en total), lo que indica que la gran mayor铆a de candidaturas se elogen por consenso, lo que genera molestia a los partidos peque帽os de la Mesa.

No hay duda que las elecciones parlamentarias ser谩n definidas por las respuestas y propuestas a los problemas de la gente en su vida cotidiana y no por los grandes temas pol铆ticos, entre ellos las acciones tomadas por el propio presidente Barack Obama con la intenci贸n de cambiar el gobierno venezolano.

Maduro debe mejorar su desempe帽o econ贸mico y ofrecer soluciones a la escasez, las largas colas y el alto costo de la vida, pero si la situaci贸n sigue igual o desmejora, la oposici贸n puede beneficiarse del voto castigo, sin que pese mucho su actitud elusiva frente a la injerencia estadounidense. Lo que queda para el an谩lisis scumbre americas maduro obama1on las actitudes tomadas por los dos sectores opositores: el que est谩 dispuesto a ganar posiciones en las parlamentarias (aun cuando no se deslastra de las conspiraciones) 鈥揳lrededor de la Mesa de Unidad Democr谩tica- y el golpista, porque marcan c贸mo ser铆a dirigido el pa铆s en relaci贸n a su soberan铆a y su posici贸n geopol铆tica.

Algunos sectores y personalidades opositores han rechazado las acciones injerencistas y desestabilizadoras lanzadas desde Washington (bloqueo comercial a la Fuerza Armada, aprobaci贸n de la 鈥淟ey de protecci贸n de los derechos humanos y de la sociedad civil de Venezuela鈥, sanciones, definici贸n de Venezuela como una amenaza), pero lo cierto es que en su gran mayor铆a las han respaldado, justific谩ndolas porque est谩n dirigidas a desestabilizar al gobierno.聽 Y para ellos, los declamadores de 鈥渄emocracia鈥, todo vale: los fines justifican los medios y los medios (de comunicaci贸n) justifican los fines.

Es m谩s, algunos 鈥減atriotas鈥 opositores sostienen (y lo escriben o lo dicen en radio y televisi贸n) que debe ser m谩s fuerte y directa la intervenci贸n extranjera. Las pocas cr铆ticas a las medidas estadounidenses son por la modalidad aplicada, que le brind贸 al gobierno de Maduro la posibilidad de apoderarse de las banderas del nacionalismo. La MUD en su comunicado estim贸 que la intervenci贸n para cambiar al gobierno de Venezuela ha debido ser emprendida por organismos multilaterales.

鈥淓n el fondo hay una explicaci贸n: la vieja visi贸n de subordinaci贸n al dispositivo geopol铆tico estadounidense que marc贸 al hemisferio durante la guerra fr铆a. Hay quienes todav铆a hoy contin煤an atados a esos patrones de pensamiento 鈥, se帽ala el polit贸logo Leopoldo Puchi.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario