Mar 2 2015
1785 lecturas

Pol铆tica

Venezuela, Mercosur y el acoso medi谩tico: el imperio de la mentira ataca de nuevo

El acoso a Venezuela reverdece, en el marco de un prolongado proceso de golpe continuo que ya tiene casi 14 a帽os y donde destaca el papel estelar que juegan los medios de comunicaci贸n hegem贸nicos, con su libreto cartelizado de mentiras y manipulaciones, repetido en diferentes idiomas.

Hoy la derecha trata de imponer el imaginario que Venezuela es una dictadura y que, por ende, debe ser expulsada del Mercado Com煤n del Sur (Mercosur).

Es consciente que no lograr谩n lo que se proponen, pero su estrategia es la de crear ese imaginario. El 26 de febrero, el diario venezolano El Nacional anunciaba que los parlamentarios derechistas argentinos Roberto Pradines, Mario Negri, Patricia Bullrich y Sergio Bergman todos miembros de la Comisi贸n del Mercosur, expresaron que la detenci贸n del alcalde Antonio Ledesma, 芦afecta la democracia en el pa铆s禄, y en consecuencia solicitar谩n la activaci贸n del Protocolo de Ushuaia sobre compromiso democr谩tico

Y ped铆an la presencia en Venezuela de una Comisi贸n del Observatorio de la Democracia del Parlamento del Mercosur (Parlasur), con el objeto suspender su participaci贸n en el bloque regional. A este coro se sumaron algunos parlamentarios de la derecha uruguaya.

Minoritarios diputados derechistas argentinos

Minoritarios diputados derechistas argentinos

Cabe recordar que el Protocolo de Ushuaia establece como 煤nico supuesto para su aplicaci贸n la ruptura del orden democr谩tico en alguno de pa铆ses del Mercosur, y prev茅 que, una vez agotada la instancia de consultas de los Estados entre s铆 y con el Estado afectado y en caso de que 茅stas resulten infructuosas, podr谩 acordarse la aplicaci贸n de medidas sancionatorias.

Pero tanto el per铆odo de consultas como las eventuales sanciones deben ser decididas por los presidentes, por consenso (no por vociferantes legisladores, minoritarios en los parlamentos de sus pa铆ses).

Es m谩s, no existe en Venezuela la ruptura del orden democr谩tico y la gran mayor铆a de los pa铆ses latinoamericanos y caribe帽os han expresado muestras de apoyo al gobierno de Nicol谩s Maduro.

Las instituciones democr谩ticas venezolanas, es decir todos sus poderes p煤blicos se encuentran legitimados y en pleno ejercicio de sus funciones, en especial la Asamblea Nacional.

Por otra parte, el Observatorio de la Democracia del Parlasur, desde su creaci贸n en 2008, ha limitado su actuaci贸n al seguimiento de los procesos electorales en los pa铆ses del Mercosur y los estados asociados. Involucrar al observatorio en procesos que impliquen la evaluaci贸n (o supervisi贸n) pol铆tica lo convertir铆a en un instrumento de injerencia y abrir铆a una senda peligrosa para la integraci贸n que se caracteriza por lograr la unidad de la diversidad.

El reglamento del observatorio establece que tendr谩 un Consejo de Representantes (con tres parlamentarios por pa铆s), y coordinado por el presidente del Parlasur. Actualmente, la Presidencia del Parlasur la ejerce Venezuela. Pero cualquier decisi贸n obre eventuales sanciones depende de la voluntad consensuada de los presidentes, no de la vociferaci贸n de algunos parlamentarios con intentenciones desestablizadoras y atentatorias contra la integraci贸n.

Las razones

Mercosur_Cumbre_2013Toda esta ofensiva tiene su raz贸n: la derecha nunca estuvo tan d茅bil en nuestra regi贸n y demostraci贸n de ello es que pierde sucesivamente elecciones en pa铆ses como Brasil, Argentina, Uruguay, Bolivia, Ecuador, Venezuela, El Salvador. Ha sido desalojada de gobiernos que cre铆an su propiedad. Y siguen sin entender las transformaciones sociales, la recuperaci贸n del rol del estado, la activa participaci贸n en los procesos integradores, su independencia de los dictados de Washington.

Es clara la debilidad de las derechas: sus iconos聽est谩n en crisis institucional y de legitimidad. Chile con las consecuencias de la privatizaci贸n; M茅xico, como ejemplo de c贸mo un TLC disuelve el Estado; Colombia con la legitimaci贸n paramilitar; Per煤 que termina ofreciendo su territorio como base naval estadounidense…

Estas derechas no se resigna a que sean gobiernos populares los que rescaten a sus pueblos de los desastres producidos por las dictaduras c铆vico-militares y los gobiernos neoliberales.

No solo han venido de fracaso en fracaso los gobiernos neoliberales, sino que manifiestan una pat茅tica incapacidad de formular propuestas alternativas, dedic谩ndose a sabotear los procesos de estos pa铆ses, desestabilizar los gobiernos, apostar al caos e, incluso, servir 鈥揷omo excelsos cipayos- a los prop贸sitos e intereses antinacionales de la banca trasnacional, de las empresas trasnacionales, la geopol铆tica estadounidense en la regi贸n.

Emir Sader se帽ala que las derechas argentina y brasile帽a tienen enormes similitudes, porque ambas se han reorganizado alrededor de los dos m谩s importantes gobiernos populares que han tenido esos pa铆ses en el siglo XX: los de Per贸n y de Getulio Vargas. Por ello son derechas elitistas, olig谩rquicas, racistas, antinacionales. Es la derecha la que intent贸 tumbar a Vargas en 1954 y lo llev贸 al suicidio. Es la que tumb贸 a Per贸n en 1955 y llev贸 Argentina a iniciar el ciclo de las acciones militares gorilas en la regi贸n.

Es la derecha la que dio finalmente el golpe en Brasil en 1964 e instaur贸 la m谩s larga dictadura militar en la regi贸n. Es la misma derecha que intent贸 hacer lo mismo en 1966 en Argentina, pero vio frustrado su golpe. Tuvo que volver a la carga en 1976, para cerrar el c铆rculo de terror de las dictaduras en el Cono Sur, a帽ade Sader.

Hablan del peligro de caos econ贸mico, de corrupci贸n, de respeto a los derechos humanos, aquellos que han sido c贸mplices y copart铆cipes de desapariciones, torturas, asesinatos y la mayor corrupci贸n en las historia de los pa铆ses, especialmente en los procesos de privatizaci贸n de los bienes y empresas p煤blicos. Amenazan con golpes: duros, blancos, medi谩ticos.

Ya no necesitan tanques ni fuerzas armadas. Usan su nuevo armamento, el terror medi谩tico cartelizado regional e internacional.

 

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.