Ene 2 2023
123 lecturas

CulturaSociedad

Baile

– Juan Tabourot, en su Orquesograf√≠a¬† publicada en Langres, el a√Īo 1588, bajo el seud√≥nimo de Thoinot Arbeau, escribe: ‚ÄúLas danzas se practican para saber si los enamorados son sanos y dispuestos; despu√©s de los bailes se les permite besar a sus novias para que, respectivamente, comprueben su mal o buen aliento, de modo que por este aspecto y diversas otras comodidades que surgen de la danza, es necesaria para el buen orden de la sociedad‚ÄĚ.

– Juan Bautista Lulli -1633-1687- m√ļsico franc√©s, creador de la √≥pera en Francia, fue el primer director que permiti√≥ que en sus ballets, bailasen mujeres. Hasta entonces todos esos papeles, hab√≠an sido desempe√Īados por m√ļsicos j√≥venes. Pero en Versalles las damas ambiciosas de la nobleza ofrecieron sus servicios¬† y no era posible negarles el placer de atraer de este modo sobre sus lindas figuras¬† la atenci√≥n de las curiosas miradas de Su Majestad. Por consiguiente las mujeres se incorporaron al ballet.Noble y Real: Los ballets de cour y la √ďpera Royal

– El escritor espa√Īol y cr√≠tico de arte, Sebasti√°n Gasch -1897-1980-¬† en su ‚ÄúDiccionario del Ballet y la Danza‚ÄĚ, se√Īala lo siguiente: ‚ÄúEl ballet de la √≥pera de Par√≠s fue fundado por Luis XIV. Es la √ļnica instituci√≥n de esta √≠ndole que existe en Europa, es decir, con un gran teatro propio y una escuela de baile. El director es siempre el Administrador General de la R√©union des Th√©atres Lyriques Nationaux tiene bajo su mando ochenta bailarines y bailarinas‚ÄĚ.

– La esposa del famoso bailar√≠n italiano Gaetano Apollino Vestris -1729-1808- bailarina tambi√©n, llamada Anne Heinel, de nacionalidad alemana, goz√≥ asimismo de celebridad, pero m√°s todav√≠a por su escandalosa vida privada, que era de dominio p√ļblico. Se retir√≥ a un convento, de donde sal√≠a una vez por semana, para bailar ante la corte+‚ÄĚ, se√Īala,¬† Sebasti√°n Gasch.

РTal fue la fama que alcanzara el bailarín alemán Enrique Kroller -1830-1930- que para que pudiera seguir bailando durante su servicio militar, obtuvo un permiso ilimitado. Sebastián Gasch.

– La primera obra del famoso bailar√≠n Vaslav Nijinsdky fue L‚Äôapr√©s midi d‚Äôun faune, poema coreogr√°fico en un acto, m√ļsica de Claudio Biografia de Vaslav NijinskyDebussy, inspirada en el poema del mismo nombre de Mallarm√© y adaptado todo ello para ballet por el propio Nijinsky. Se estreno en Ch√†telet, de Par√≠s, el 29 de mayo de 1912. Obtuvo un extraordinario √©xito, pero no fue menor el esc√°ndalo que provoc√≥, por cuanto la obra era totalmente diferente de lo que el p√ļblico estaba acostumbrado a ver. El traje de Nijinsky, que apenas cubr√≠a su cuerpo, fue considerado como una verdadera provocaci√≥n.

РLa escuela que en Nueva York, fundara el bailarín italiano Luigi Albertieri -1860-1930- fue la primera en llevar a los Estados Unidos la tradición italiana del baile clásico.

– Sebasti√°n Gasch, al hablar de un Cuadro Flamenco, presentado en Barcelona Espa√Īa, por el empresario ruso, Sergio Diaghilev -1872-1929- -creador de los ballets rusos que revolucionar√≠an toda la est√©tica coreogr√°fica- en¬† el a√Īo 1921, cita a un bailador apodado ‚ÄúMate sin pies‚ÄĚ, debido a tener amputadas las dos piernas hasta la rodilla, a pesar de la cual bailaba de una forma asombrosa.

– Cuadros, grabados y fotograf√≠as han divulgado la existencia en todas las academias de bailes cl√°sicos, de esa barra sobre la cual ponen su piececito las bailarinas, de forma tal que las dos piernas dibujan un √°ngulo de noventa grados, por lo menos. A esto se le domina ‚Äúestudio en la barra‚ÄĚ y, al parecer da √≥ptimos resultados. El inventor de tan refinado tormento fue el bailar√≠n y maestro de ballet italiano Carlos Blasis -1803-1878- Director¬†¬† de la Academia de ¬†Mil√°n¬† durante muchos a√Īos y de la que salieron numerosos y notables bailarines.

Archivo:Comerre Leon Francois Portrait Of The Ballerina Rosita Mauri.jpg - Wikipedia, la enciclopedia libre– La m√°s famosa bailarina de su tiempo (del √ļltimo cuarto del siglo XIX) fue Rosita Mauri, una espa√Īola, nacida en Reus, Tarragona, en ¬†1855. Durante muchos a√Īos se mantuvo como primera bailarina de la √ďpera de Par√≠s. El Gobierno franc√©s la nombro profesora de la clase de ‚Äúperfeccionamiento del baile del Teatro de la √ďpera‚ÄĚ. Jam√°s se dej√≥ retratar con los vestidos que llevaba en escena. En Espa√Īa, actu√≥ un par de veces y solo interes√≥ a sus paisanos. En cambio,¬† triunf√≥ por toda Europa, e incluso el emperador de Alemania le propuso que se incorporara de manera permanente a la √ďpera de Berl√≠n.

– El baile ha servido para muchas cosas y a√ļn sigue prestando sus servicios a la humanidad danzante, aunque pocas veces pueden calificarse esos servicios de honorables. En Espa√Īa, el a√Īo de 1856, sirvi√≥ a la Reina Isabel II, para deshacerse de un Presidente¬† del Consejo de Ministros, del que no sab√≠a c√≥mo librarse. Se trataba del general O’Donnell. Disueltas las Cortes Constituyentes y restablecida la Constituci√≥n de 1854, consider√°ndose do√Īa Isabel segura en su trono y no hallando raz√≥n ni pretexto para prescindir de los servicios de aquel leal servidor, recurri√≥ al baile. En una fiesta palatina, preparada m√°s o menos al efecto, bail√≥ el cotill√≥n de honor con Narv√°ez, en vez de hacerlo, seg√ļn exigencias protocolarias, con el Presidente, originando lo que se conoci√≥ con el nombre de ‚Äúcrisis del cotill√≥n‚ÄĚ.

– Fred Lazarus, Jr., fundador de F. And R. Lazarus and Company, los famosos bazares de Ohio, doctor honoris causa en Leyes de la Universidad de dicho Estado, primera medalla de oro de la Conferencia Nacional de Cristianos y Jud√≠os, y un premio Tob√© del comercio detallista, a los sesenta y dos a√Īos aprendi√≥ a bailar la samba, seg√ļn relata Tom Mahoney en su libro The great merchants, 1956.

15 de octubre de 1581: primeros pasos del ballet | Ministerio de Cultura – En 1840 funcionaban en Madrid varias academias de baile. Se titulaban academias de danza higi√©nica, y anunciaban que en ocho d√≠as pod√≠an aprenderse los bailes de sociedad y en diecis√©is los de sal√≥n. Los anuncios destacaban: ‚ÄúEst√°n contratadas honestas bailadoras para la pr√°ctica‚ÄĚ. El pueblo a estas bailadoras, las llamaba ‚Äúlos trompos‚ÄĚ.

– El f√©rvido entusiasmo, rayano en el fanatismo, que algunas personas llegan a sentir por el ballet, dio lugar a que Arnold I. Jaskell, cr√≠tico de The Daily Telegraph, y uno de los m√°s competentes del mundo en materia coreogr√°fica, lanzase el neologismo ‚Äúballetoman√≠a‚ÄĚ, que el p√ļblico ingl√©s acept√≥ de buen grado. Sin embargo, los rusos se hab√≠an adelantado en esto a Occidente. Los rusos ven√≠an empleando con anterioridad al neologismo de Haskell la palabra ‚Äúballet√≥mano‚ÄĚ para expresar lo mismo.

– De acuerdo a lo escrito por¬† Jos√© A. S√°nchez P√©rez, en su libro Superticiones espa√Īolas, 1948, ‚Äúel que sue√Īa que baila, ve o¬† asiste a un baile recibir√° muy pronto una alegr√≠a o dinero.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.