May 26 2022
122 lecturas

Política

Brasil: El proyecto militar es un disparate inaceptable en democracia

En un reportaje del 5 de octubre de 2018, a dos días de la primera vuelta de las elecciones de ese año, por ello, el periodista argentino Marcelo Falak, de los portales Ámbito Financiero y LetraP , de Argentina, escribió que “Bolsonaro Presidente era el proyecto secreto de los militares”.

“Jair Bolsonaro fue el hombre que la cúpula de las Fuerzas Armadas eligió hace cuatro años para convertirse en presidente de Brasil”, comienza el citado artículo –confirmando lo que realmente sucedió–; es decir, el lanzamiento de la candidatura del capitán en el patio de AMAN, todavía el 29 de noviembre de 2014 , cuatro años antes de las elecciones de 2018.

Falak aprendió de “una alta autoridad de las Fuerzas Armadas que tiene un papel institucional relevante” que “si él [Bolsonaro] gana las elecciones del domingo [7/10/2018], el programa del futuro gobierno cívico-militar será políticamente conservador y absolutamente liberal en economía, y buscará erradicar a la ‘extrema izquierda’ de una vez por todas”.

En el artículo, Falak destacó detalles relevantes, como la planificación de la candidatura militar, el activismo político en los cuarteles, el antipetismo como expresión contemporánea del anticomunismo, la inflexión ultraliberal, la trayectoria de Bolsonaro, su tercer matrimonio e incluso sobre los dos años de psicoanálisis, se suponía que debía haberlo hecho.

Dando un salto en el tiempo, luego de atravesar los tres años y cinco meses de un catastrófico gobierno militar, llegamos a mayo de 2022, y entonces podemos confirmar los vaticinios del reportaje del periodista argentino. La principal, que los militares acaricien un proyecto de poder duradero; un proyecto a largo plazo.

Las amenazas de golpe que se han intensificado en las últimas semanas han venido acompañadas de un cambio cualitativo en el protagonismo del partido de los generales, los comandantes de las tres Fuerzas y el general-ministro de Defensa. Prescindieron de la acción indirecta, tercerizada, camuflada, disfrazada, y pasaron a asumir un antagonismo frontal y directo con el TSE y el STF. Finalmente, se comportaron como una falange armada ; milicias reales en uniforme.

En un evento al que asistió el vicepresidente general Hamilton Mourão [19/5], lanzaron el llamado “Proyecto Nación”, un trabajo elaborado por tres institutos militares que corresponde al programa de gobierno [o régimen] militar de largo plazo, en menos hasta el año 2035.

El documento resume, en relación a los temas tratados -salud, educación, costumbres, soberanía, «globalismo», economía, Amazonia, territorios indígenas, seguridad etc-, la visión doctrinaria de la contrarrevolución fascista que está siendo impulsada por el bolsonarismo.

El llamado “proyecto de nación” expresa una visión integral del país desde la perspectiva del Ejército, no del poder político soberano. Por cierto, la propuesta es absolutamente coherente con el brutal proceso de devastación y destrucción llevado a cabo por el gobierno militar.

Como destacó el antropólogo Guilherme Lemos en una entrevista con Chico Alves en UOL , “no hay disociación entre el proyecto y lo que el Ejército Brasileño como institución piensa sobre Brasil en las más diversas áreas”.

El investigador de la UFSCAR advierte sobre la propuesta de creación de un “Centro de Gobierno”, una entidad estratégica, con existencia permanente, dotada de poder y mandato para materializar el “proyecto de nación” concebido por los militares, independientemente de las elecciones.

Eso significa que la implementación del proyecto “es independiente de la alternancia en el poder, se va a implementar en el gobierno actual y en los venideros”, evalúa Guilherme Lemos.

La publicación del “proyecto de nación” es una muestra importante del posicionamiento político e institucional de las Fuerzas Armadas, en especial del Ejército. Es un ingrediente más que se suma al menú de ataques sistemáticos de Bolsonaro y el partido de los generales contra el estado de derecho y la poca democracia que queda en Brasil.

Además de representar una visión totalitaria, reaccionaria y retrógrada del país, esta iniciativa de los militares es un verdadero disparate en democracia.

También es un mensaje inaceptable que los líderes partidistas de las Fuerzas Armadas, que alimentan la fantasía tonta de que ellos son los “fundadores” de la nación y la nacionalidad brasileña y los únicos capaces de conducir los destinos del país en lugar de las élites civiles incompetentes. buscará al menos seguir ejerciendo la tutela del poder civil.

Eso si no se atreven a intentar ejercer directamente, ilegítimamente, el mando del país.

*Miembro del Instituto de Debates, Estudios y Alternativas de Porto Alegre (Idea), fue coordinador ejecutivo del V Foro Social Mundial. Colaborador del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.