Chile: – DEFENSA DEL PATRIMONIO Y LA CULTURA

1.496

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

“Tenemos que servir a los valores en los que realmente creemos, aunque solo lo podamos hacer en un ámbito pequeñísimo”.

(Hermann Hesse).

Toda institución pública ha sido creada con una concepción humanista y con un espíritu solidario. Su propósito ha sido responder a necesidades de los habitantes de nuestro país, para mejorar sus condiciones de vida, especialmente para quienes tienen menos recursos económicos. Su propósito esencial es servir.

Todos, de una u otra manera, hemos contribuido a su desarrollo y nos pertenecen a todos.

Desde hace 33 años, en nuestro país, el número de instituciones y empresas del Estado ha disminuido. Se han vendido o han desaparecido sin jamás haber consultado a la nación. Eran cerca de 850. Durante el gobierno dictatorial se enajenaron irregularmente 725 empresas con una pérdida para los chilenos de 6.000 millones de dólares.

El proceso de privatización ha continuado. Se han privatizado, o se les ha privado de los medios para invertir, se les ha impedido reinvertir sus propias utilidades. Incluso se les ha impedido extender sus actividades.

Chile es uno de los países que tiene un Estado más pequeño.

foto
Todos los funcionarios de las empresas e instituciones del Estado y del gobierno son servidores públicos. Deben estar muy bien capacitados, con amplio conocimiento en el rubro de la entidad correspondiente. Las funciones deben ser realizadas con probidad. Esto implica el empleo eficaz e idóneo de los recursos y un recto ejercicio de su autoridad y responsabilidad.

Los servidores públicos no deben vender las empresas públicas sin la autorización de sus propietarios. Tienen el deber de informar periódica y completamente de las remuneraciones, gestión y administración de la institución pública que les corresponde. Todo ello sobre la base del privilegio del bien común.

El Estado cuenta con un reducido sector de empresas que son rentables y no constituyen carga para el erario fiscal. La producción en nuestro país es generada en el 80% por el sector privado y sólo el 20% por el sector público.

La incidencia e influencia del sector público en los países desarrollados es fundamental. Así fue también en la historia de Chile: empresas de acero, FFCC, cobre, puertos, agua potable, de electricidad, edificios y puentes que han perdurada más de un siglo, sistemas de salud, educación, de previsión…

En los países de Europa y Norteamérica se les protege. El Estado se reserva numerosas empresas para desarrollar una política social, por ser vitales, por que son monopolios y estratégicas para su progreso. Ello es causa y efecto del mayor desarrollo y mejores condiciones de vida.

No es admisible la privatización de los sistemas de previsión, salud, educación. Tampoco de Instituciones como la Universidad de Chile, Banco del Estado, CODELCO, ENAP, TVN. Y el Metro, el mar, bosques…

Todas ellas son parte de la Cultura y el Patrimonio Nacional.

Al vender o privatizar el patrimonio nacional se disminuye y se daña. También se afecta al no asumir la responsabilidad de su administración, al disminuir sus inversiones, su importancia y sus actividades.

Otro procedimiento es favorecer el desarrollo de iniciativas privadas paralelas que compiten con las empresas del Estado en condiciones más favorables que las empresas públicas. Es el caso del cobre: en el año 1990 la producción y exportaciones de las empresas nacionalizadas era más del 90 % del total y la privada el 10%.

En el año 2006 –habiendo aumentado en términos absolutos– la producción estatal cambia al 30% del total y 70% es controlada por empresas privadas. A pesar de ello CODELCO aporta mucho más recursos económicos al Estado de Chile que la suma de las empresas privadas.

En Chile ahora se concentra enormemente el poder económico; el ingreso y se acrecienta o se constituye el oligopolio y el monopolio. A tal punto que, en ocasiones, se independiza y tienen más poder que las estructuras del Estado.

Ejemplos:

– Dos grupos económicos controlan en la práctica el 100% de la prensa escrita de cobertura nacional.
– Tres cadenas de Farmacias controlan el 90 % del mercado de Fármacos.
– Dos empresas controlan el 70% de los cines de Chile.
– Las empresas del agua potable privatizadas controlan al 97% de todos los usuarios de Chile.
– Dos empresas de generación eléctrica, el 80% del mercado.
– Cuatro empresas de salud privada controlan el 75%.

– Cinco A.F.P. más del 90% de los fondos de pensiones.

foto
Similar situación se produce con los supermercados, seguros, teléfonos, mercado lechero, empresas forestales, de celulosa y papel, transporte aéreo y terrestre, etc.

Manteniendo el Estado el control mayoritario de sus empresas, y por tanto su influencia en las decisiones determinantes, puede incorporarse capital privado.

Al disminuir unilateral y exageradamente los aranceles se ha desprotegido la producción y patrimonio nacionales. Con ello paralelamente se ha disminuido el ingreso fiscal.

Debe ser una política permanente del Estado, sus gobiernos y de todos los ciudadanos proteger y promover las artes, la industria y los productos chilenos tanto de la ciudad como del campo.

Debe ser iniciativa fundamental del Estado y sus gobiernos apoyar y promover a las empresas privadas: familiares, micro, pequeñas y medianas tanto rurales como urbanas (MIPYME), que proporcionan el 79,4% de los puestos de trabajo. Pero producen solamente el 17% de las ventas y menos del 2% de las exportaciones.

La protección y desarrollo del patrimonio cultural debe realizarse descentralizada y desconcentradamente. El gobierno puede privilegiar a las regiones para superar el centralismo santiaguino. Somos una nación constituida por muchos pueblos.

El propósito de este Comité Nacional es defender nuestro patrimonio natural y cultural, nuestras instituciones públicas, nuestras riquezas naturales de manera democrática, respetuosa y tolerante. Defenderlas con la participación activa de los ciudadanos. Un ejemplo lo constituye el plebiscito o consulta organizada por los ciudadanos sobre el intento de privatizar el agua potable, realizado en la Región del Bío-Bío donde participaron 136.783 personas. Consultas ciudadanas que ya abarcan 30 comunas del país: Santiago, Viña del Mar, Chillán, Los Angeles…

Creemos que con ello se interpretará el sentir y el derecho de las grandes mayorías del país.Todos los ciudadanos somos dueños de la riqueza natural y de las instituciones del Estado –que constituyen el patrimonio y cultura nacionales–; todos los ciudadanos debemos decidir qué se hace con nuestras propiedades.

—————————-

* Presidente del Movimiento por la Consulta y los Derechos Ciudadanos.
econdeza@entelchile.net.

Addenda
Lista parcial de adherentes

Enrique Accorsi Opazo, ex presidente de la Asociación Médica Mundial; diputado

Héctor Acevedo Almonacid, académico U. Técnica Federico Santa María

Jorge Alarcón Méndez presidente. Centro de Orientación al Consumidor de Concepción

José Aldunate Lyon, sacerdote jesuita, profesor de Moral

Luis Aránguiz Gálvez, músico, folclorista

Neftalí Aravena Bravo, pastor, obispo Iglesia Metodista

Danilo Aravena Orellana, geógrafo

Danilo Aravena Ross, sociólogo

Marco Antonio Arriagada, médico cardiólogo

Mario Artigas, editor y escritor

María Isabel Arthur Nogueira, secretaria ejecutiva

Carmen Azócar, Galería El Caballo Verde

Andrés Aylwin Azócar, abogado

Marta Baldín Fernández, cientista política

José Balmes Parramón, Premio Nacional de Arte

Aníbal Barrera Ortega, periodista

Virineya Bertin Mardel, profesora UAM

María del Pilar Blanco Valencia, profesora,

Graciela Bórquez Kesler, orientadora

Emilio Bocazzi Campos, arquitecto

Roser Bru Llop, pintora

Patricio Búnster Briceño, coreógrafo

André Cabrolier Sanhueza, fotógrafo

Magaly Cabrolié Vargas, asistente social

Carlos Camus Larenas, ex obispo de Linares
Juan PabloCárdenas, director Radio Universidad de Chile

Edelmira Carrillo, asistente social

Luis Casado, profesor INT, Francia

Fernando Castillo Velasco, Premio Nacional de Arquitectura

Silvio Caiozzi García, director de Cine

Jorge Cisternas Zañartu, Agrupación Defendamos la ciudad

Nilda Correa Vives, escritora

René Cortázar Samaniego, Premio Nacional de Ciencias

Luis Cruz Salas, profesor

Juan Cuenca Berger, doctor en Filosofía

Jacques Chonchol Chait, profesor emérito, Universidad de la Sorbonne, París

Carmen Diaz Amigo, bióloga

Jorge Donoso Pacheco, periodista

Sergio Donoso Salgado, ingeniero

Alejandro Dorna, profesor, Universidad de Caen, Francia.

Ariel Dorfman, escritor

Patricia Dueñas, artesana

Humberto Duvauchelle, actor

Aristóteles España, escritor

Guido Eytel, escritor

Antonio Elizalde Hevia, rector de la Universidad Bolivariana

Myriam Espinoza Vergara, directora de Teatro

Hugo Fazio, economista

Mario Ferrada Aguilar, arquitecto

Patricio Figueroa, sociólogo

Emilio Filippi Muratto, periodista

Hernol Flores, dirigente sindical

Mario Galetovic Sapunar, contador

Roberto Garretón, abogado

Oscar González, economista
Angélica Gimpel Smith, economista

Rebeca Godoy, cantante

Lorenzo González Cabrera, escritor

Patricia González, profesora

Sergio Grez Toso, historiador

Alejandro Goic Karmelic, sacerdote, obispo

Jorge Gómez Aracena, profesor, Universidad de Málaga

Mario Gómez López, periodista

Jorge Gonzalorena Döll, sociólogo

Tomás González, sacerdote, obispo de Punta Arenas

Victor Gubbins Browne, Premio Nacional de Arquitectura

Pedro Guglielmetti, abogado

Isaías Gutierrez Vallejos, pastor metodista, obispo

Miguel Hechenleitner Hidalgo, licenciado en Arte

Martin Henríque Sauterel, ingeniero de investigaciones

Patricio Herman Pacheco, Agrupación defendamos la Ciudad

Pedro Holz, ingeniero

Adriana E. Hoffmann, presidenta Defensores del bosque chileno

Juan Imalín Paisil, dirigente sindical

Inti Illimani, músicos

Ramiro Insunza Figueroa, arquitecto

Jenia Jofré Canobra, educadora ambiental

Jorge Kaplán Meyer, médico

Milovan Kegevic, coordinador nacional de Sensibilízate

Ruth Kries, pediatra

Ricardo Larraín, director de cine

Rodrigo Larraín Contador, sociólogo

Marta Pilar Latorre, asistente social

Beatriz Levi, Premio Nacional de Geología

Miguel Littin, cineasta.

(Siguen los nombres).

También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.