Mar 15 2014
2573 lecturas

Pol铆tica

CIA: espionaje, tortura y mentiras

芦Lo que no me deja dormir por la noche es la posibilidad de que haya otro atentado contra Estados Unidos禄, afirm贸 la Senadora Dianne Feinstein el mes pasado en lo que en ese momento era su defensa habitual del amplio programa de espionaje a nivel mundial de la Agencia de Seguridad Nacional y de otras agencias de inteligencia de Estados Unidos.

Todo eso cambi贸 ahora que piensa que la CIA espi贸 y les minti贸 a miembros de la comisi贸n que preside, la poderosa Comisi贸n Selecta de Inteligencia del Senado. La comisi贸n se cre贸 despu茅s de que el esc谩ndalo de Watergate provocara la ca铆da del Gobierno de Nixon. La Comisi贸n de Control de las Actividades de los Servicios de Inteligencia, presidida en aquel entonces por el senador dem贸crata de Idaho Frank Church, realiz贸 una investigaci贸n exhaustiva de los abusos cometidos por las agencias de inteligencia de Estados Unidos, con respecto a todas sus actividades, desde el espionaje de manifestantes opositores a la guerra, hasta el asesinato de l铆deres extranjeros. As铆 comenz贸 la era moderna de la supervisi贸n de las actividades de inteligencia de Estados Unidos por parte del Congreso y el Poder judicial.

La pelea p煤blica entre la defensora de la CIA, Feinstein, y la propia agencia ocurrida esta semana podr铆a alterar brevemente el statu quo, pero se reconciliar谩n. Lamentablemente, esta pelea no permite ver un problema m谩s grave: la historia jam谩s contada de la pol铆tica secreta del gobierno de Estados Unidos de tortura y entrega de prisioneros (el modo eufem铆stico de la Casa Blanca de denominar el secuestro).

El conflicto est谩 relacionado con el descomunal informe clasificado de la Comisi贸n de Inteligencia acerca de este tristemente c茅lebre programa del Gobierno de Estados Unidos. Feinstein y otros senadores procuraron que se desclasificara el documento de 6.300 p谩ginas. Ahora nos enteramos a trav茅s de informaci贸n de la prensa y por un discurso pronunciado esta semana por Feinstein en el Senado que miembros de la Comisi贸n de Inteligencia obtuvieron acceso a documentos de la CIA en un establecimiento secreto de alta seguridad de la CIA, en alg煤n lugar fuera de la sede de la agencia. Feinstein describi贸 lo sucedido: 芦La CIA comenz贸 a enviar documentos en formato electr贸nico a los miembros de la Comisi贸n en un establecimiento alquilado por la CIA a mediados de 2009. El n煤mero de p谩ginas lleg贸 a ser r谩pidamente de miles, decenas de miles, cientos de miles, y luego millones. Los documentos facilitados no ten铆an 铆ndice ni una estructura organizativa. Era una verdadera pila de documentos que los miembros de nuestra comisi贸n tuvieron que examinar y tratar de interpretar禄.

A煤n no sabemos si estaba entre esas millones de p谩ginas o fue proporcionado a los miembros de la Comisi贸n de Inteligencia a trav茅s de un informante de la CIA, pero encontramos un documento denominado 芦Examen Interno Panetta禄, claramente denominado as铆 por Le贸n Panetta, el entonces director de la CIA. Feinstein dijo en su discurso ante el Senado: 芦Creemos que estos documentos los escribi贸 personal de la CIA para resumir y analizar los materiales que proporcion贸 al comit茅 para su examen. Los documentos del Examen Panetta no eran m谩s confidenciales que otra informaci贸n que recibimos para nuestra investigaci贸n. De hecho, los documentos parec铆an estar basados en la misma informaci贸n que ya hab铆a sido proporcionada al comit茅. Lo que era singular e interesante acerca de los documentos internos no era que estuvieran clasificados, sino su an谩lisis y reconocimiento de las irregularidades graves cometidas por la CIA禄. El 鈥淓xamen Interno Panetta鈥 se contradice espec铆ficamente con la propia declaraci贸n por escrito que la CIA envi贸 al Comit茅 de Inteligencia. S铆, pescaron a la CIA mintiendo.480blog_torture

Pero la cosa no termina all铆. Mike German, profesor adjunto del Centro Brennan para la Justicia de la Universidad de Nueva York, que durante 15 a帽os fue agente del FBI especialista en la lucha contra el terrorismo a nivel nacional, dijo en Democracy Now!: 芦Es una situaci贸n realmente fuera de lo com煤n. Se supone que la tarea del Senado es vigilar a la CIA, no permitir a la CIA determinar las condiciones de la supervisi贸n de su propio trabajo禄. Feinstein inform贸 que cientos de los documentos proporcionados inicialmente m谩s tarde fueron eliminados de los archivos por la CIA. Por si fuera poco, resulta que la CIA present贸 acusaciones penales contra los miembros de la Comisi贸n, aparentemente, por haber robado el informe Panetta.

Ray McGovern es un ex analista de alto nivel de la CIA que critic贸 p煤blicamente la informaci贸n de inteligencia utilizada para justificar la invasi贸n de Irak. McGovern me dijo: 芦Esto nos remite a la cuesti贸n fundamental de la supervisi贸n de la comunidad de inteligencia. En la d茅cada de 1970, la Comisi贸n de Control de las Actividades de los Servicios de Inteligencia investigaba los abusos de todo tipo, como las escuchas telef贸nicas ilegales y los asesinatos, y se admit铆a que la supervisi贸n del Congreso era necesaria. Eso significaba supervisi贸n del Congreso, no que el Congreso hiciera la vista gorda, que es lo que ha ocurrido en los 煤ltimos a帽os. Y si adelantamos el tiempo hasta el 11 de septiembre, la gente siempre dice ‘despu茅s del 11 de septiembre, todo cambi贸’. Y es cierto que cambi贸. En la noche del 11 de septiembre, el Presidente dijo: ‘No me interesa lo que digan los abogados internacionales. Vamos a reventarlos’. 驴Qu茅 fue lo que hicieron a continuaci贸n? Bueno, tomaron prisioneros en Afganist谩n y la primera persona torturada fue John Walker Lindh, un ciudadano estadounidense禄.

La tortura era una pr谩ctica extendida y sanguinaria, practicada en los centros de detenci贸n secretos de todo el mundo. Esto es lo que se pierde de vista en la lucha por el poder en Washington D.C. entre la Senadora Feinstein y la CIA. Muchas vidas han sido destruidas, algunas personas han muerto violentamente en custodia de Estados Unidos de manos de sus captores. En el sombr铆o gulag estadounidense en Bah铆a de Guant谩namo hay prisioneros en huelga de hambre que no han sido acusados de cometer ning煤n delito, muchos de los cuales tienen orden de liberaci贸n hace m谩s de diez a帽os. Los detenidos en huelga de hambre son alimentados por la fuerza y sometidos a t茅cnicas de tortura de la 茅poca de la inquisici贸n.

Esperemos que a Feinstein le dure la indignaci贸n y que la supervisi贸n de la Comisi贸n de Inteligencia del Senado de las agencias de inteligencia de Estados Unidos, que tienen cada vez m谩s poder, realmente tome nuevo impulso. El informante de la NSA Edward Snowden opin贸 desde su asilo pol铆tico en Rusia: 芦Somos testigos de otro ‘efecto Merkel’, donde a un funcionario p煤blico no le interesa que los esp铆as violen los derechos de millones de ciudadanos comunes y corrientes, sino que, de pronto, resulta escandaloso que un pol铆tico se entere de que lo mismo le sucede a 茅l禄.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


1 Coment谩rio

Comentarios

  1. Antonio Casalduero Recuero
    19 marzo 2014 22:15

    Hoy nadie recuerda la premonitoria frase que en alg煤n discurso p煤blico dijera el ex-presidente Kennedy: 芦de aqu铆 al a帽o dos mil, no m谩s de quinientas empresas ser谩 due帽as del mundo禄. Se equivoc贸 solamente en el n煤mero, porque hoy se habla de doscientas empresas que manejan los hilos del planeta en todos sus 谩mbitos, sea pol铆tico, geopol铆tico, tecnol贸gico, y fundamentalmente econ贸mico.
    Cabr铆a preguntarse qu茅 es realmente Estados Unidos sino un conjunto de empresas extraordinariamente poderosas que dirigen los destinos de esa naci贸n y -en consecuencia- del mundo, y para ello cuentan con mil recursos a su disposici贸n, empezando por la nominaci贸n de candidatos al congreso o a la Casa Blanca, ellos determinan qui茅n es qui茅n, pero el recuerso m谩s relevante son los organismos secretos, las agencias de espionaje, las decisiones gubernamentales, etc. Y la antigua Uni贸n Sovi茅tica -con todos sus defectos- era la amenaza cierta de que ese orden podr铆a ser destruido. Y ganaron la batalla mundial…

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.