Nov 7 2014
1571 lecturas

Sociedad

El Estado mexicano, acusado de juvenicidio

El brutal crimen de Estado y lesa humanidad perpetrado contra los j贸venes normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, que ha horrorizado a la sociedad mexicana y provocado la indignaci贸n de millones de personas en el mundo, no ha sido una acci贸n aislada y excepcional, una falla espor谩dica del sistema, sino una constante y sistem谩tica pol铆tica de Estado durante d茅cadas.

Desde ese 2 de octubre de 1968 en que el Ej茅rcito y los cuerpos de seguridad asesinaron a mansalva a un n煤mero indeterminado de estudiantes en la Plaza de Tlatelolco. Desde ese 10 de junio de 1971 en que el grupo paramilitar los halcones, entrenado y al servicio del Estado, dispar贸 a discreci贸n contra una manifestaci贸n estudiantil pac铆fica en las calles de la ciudad de M茅xico. Desde la guerra sucia de los a帽os 70 y 80, cuando el territorio nacional, como hoy, se llen贸 de c谩rceles y fosas clandestinas y los militares mexicanos tuvieron el macabro privilegio de inaugurar los vuelos de la muerte, t茅cnica de desaparici贸n forzada exportada por los asesores franceses en contrainsurgencia, que lanzaban al mar desde aviones a revolucionarios argelinos durante la lucha por la independencia.

Siendo constante y creciente no s贸lo la violencia pol铆tica, sino tambi茅n la de car谩cter estructural contra los j贸venes, la trasnacionalizaci贸n capitalista neoliberal las ha incrementado exponencialmente. Ser joven en el M茅xico de hoy es una condici贸n de riesgo extremo. Lo que los monopolios de comunicaci贸n internacionales no han hecho p煤blico, tan sesgados para tratar el tema M茅xico, es que en los 煤ltimos ocho a帽os, m谩s de 120 mil personas han sido ejecutadas extrajudicialmente, mientras miles han sufrido desaparici贸n forzada, y que de ellas, la gran mayor铆a son j贸venes y pobres. La mayor parte de las mujeres asesinadas y v铆ctimas de la violencia de g茅nero son j贸venes.

Tlatelolco, 1968

Tlatelolco, 1968

La generaci贸n que naci贸 en estas d茅cadas de barbarie neoliberal sufre la p茅rdida de conquistas civilizatorias del llamado Estado benefactor, que ha significado una reducci贸n dr谩stica de sus posibilidades de acceso a educaci贸n, salud, cultura, a los espacios y tiempos l煤dicos y a la inserci贸n laboral en la ciudad y el campo. La juventud padece, asimismo, formas preferentes de explotaci贸n, esto es, sobrexplotaci贸n, as铆 como un mayor grado de precarizaci贸n en las condiciones de vida, desempleo y subempleo en el 谩mbito laboral. Tambi茅n han sido el sector con mayores 铆ndices de desplazamiento forzado dentro y fuera de M茅xico.

De ah铆 la importancia y pertinencia de la Audiencia Tem谩tica sobre la Destrucci贸n de la Juventud y las Generaciones Futuras del Tribunal Permanente de los Pueblos, cap铆tulo M茅xico, que tendr谩 lugar del 8 al 10 de noviembre en el Museo de la Ciudad de M茅xico, y en cuyo proceso de preparaci贸n de la acusaci贸n y de la audiencia, que dur贸 m谩s de un a帽o, han participado cientos de j贸venes de m谩s de 20 estados del pa铆s. Cabe se帽alar que el cap铆tulo M茅xico del Tribunal Permanente de los Pueblos, a partir del eje central de sus trabajos, El libre comercio, la violencia estructural y la impunidad, llevar谩 a cabo su audiencia final durante los d铆as 12, 13 y 15 de noviembre en el Centro Cultural Universitario.

La acusaci贸n en torno a la juventud parte de una autodefinici贸n de este sector, no s贸lo como un rango demogr谩fico, el 32 por ciento del total de la poblaci贸n del pa铆s, sino tambi茅n como una relaci贸n social de la actual mundializaci贸n del capital: Somos la parte m谩s agraviada de la naci贸n destruida, del suelo ocupado. Somos la generaci贸n que naci贸 con el libre comercio, la 煤ltima generaci贸n joven del pa铆s. Somos las secuelas y vestigios de lo que el neoliberalismo a煤n no ha barrido. Somos el presente al que se le niega el pasado y se le cierra toda posibilidad de futuro. Somos las generaciones pasadas de un futuro que amenaza con no existir, las generaciones de un pasado liquidado. Somos las y los j贸venes de M茅xico, las y los condenados de la patria.

El documento base denuncia al Estado mexicano por entregar y destruir a la juventud como parte del desmantelamiento y entrega del pa铆s. Acusan al Estado mexicano en su conjunto, a los tres poderes de la Uni贸n: Ejecutivo, Legislativo y Judicial; a los gobiernos de todos los presidentes desde Gustavo D铆az Ordaz a Enrique Pe帽a Nieto; a quienes firmaron el Tratado de Libre Comercio de Am茅rica del Norte; al gobierno de Estados Unidos y sus organismos de seguridad e inteligencia; a los organismos internacionales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, a la OEA y a los organismos de la ONU c贸mplices de los cr铆menes que denuncian; a las empresas trasnacionales que saquean y devastan el pa铆s; a los medios de comunicaci贸n que ocultan y tergiversan la realidad de la naci贸n ocupada; a los intelectuales, organizaciones no gubernamentales e institutos al servicio de la injerencia extranjera; a las universidades y centros de investigaci贸n impulsoras del proyecto neoliberal; a las instancias y grupos criminales extraestatales, los narcotraficantes, paramilitares y otros que resulten responsables.

MEX FOSASLos j贸venes consideran que la modificaci贸n y creaci贸n de leyes para reconfigurar el Estado al servicio del capital transnacional y del imperialismo estadunidense ha significado en los hechos la declaraci贸n de una guerra social asim茅trica, general y permanente contra nuestros pueblos, nuestra madre tierra, nuestra naci贸n. 鈥淯na guerra que para sostenerse requiere de aniquilar a la juventud y cerrarle el paso a las generaciones futuras鈥 Denunciamos que esta guerra es una guerra juvenicida. El juvenicidio en este sentido es m谩s que un homicidio de un joven; es cuando tratan de arrebatarnos nuestra fuerza vital, nuestra humanidad y nuestra potencialidad para trasformar la realidad, es decir, nuestra juventud鈥.

El Estado mexicano est谩 enjuiciado por desv铆o de poder y por ser un Estado criminal y deber谩 responder ante el Tribunal de los Pueblos y ante los propios ciudadanos.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


1 Coment谩rio

Comentarios

  1. CRUZ RAMON
    11 noviembre 2014 16:20

    Enronces,vi茅ndolo bien, M茅xico es un caos

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.