Ago 18 2022
180 lecturas

Ciencia y Tecnolog铆aSociedad

El homosexual

En muchas partes del mundo el homosexual vive como sujeto oprimido, llevando una existencia que lo condena a vivir en un mundo subterr谩neo y clandestino, con su cultura censurada, silenciada, invisible y secreta. Lesbianas y gays han sido y contin煤an siendo victimas hist贸ricas de persecuci贸n, al igual que los perseguidos por razones 茅tnicas, religiosas o pol铆ticas, s贸lo que, a diferencia de estos 煤ltimos, el homosexual es perseguido como individuo solitario y cuando la ley lo atrapa lo trata con una insidiosa crueldad.

La trasgresi贸n de los l铆mites que separan al hombre de la mujer ha sido universalmente considerada repugnante y, en defensa de 鈥渓as buenas costumbres y la moral鈥, su visibilidad tiene que ser rechazada y excluida de todos los 谩mbitos sociales… Y, sin embargo, a pesar de toda esta persecusi贸n y crueldad, la homosexualidad porfiadamente contin煤a existiendo. Seg煤n estudios recientes llevados a cabo por Laumann y sus asociados, el n煤mero de hombres que se declaran homosexuales es del 2,8% y solo 1% de mujeres declaran ser lesbianas. La homosexualidad masculina concentra el 85% de las nuevas infecciones por VIH

El sociobiologista O. Wilson, por su parte, estima que en cualquier poblaci贸n dada aproximadamente el 8-13% de hombres y el 5% de mujeres, tienen fuertes inclinaciones homosexuales y estas figuras porcentuales sorpresivamente se han matenido estables a trav茅s de la historia.

驴Cu谩les son, entonces, las ra铆ces de esta persistencia? El animal humano curiosamente es la 煤nica especie donde una peque帽a proporci贸n de individuos est谩 exclusiva y consistentemente orientada hacia el mismo sexo. Biol贸gicamente, 茅sto es un rompecabezas. Por supuesto los et贸logos han identificado otras especies en donde sus miembros exhiben algunas conductas homosexuales. Las recientes investigaciones biol贸gicas, por ejemplo, han identificados m谩s de doscientas especies, desde insectos a mam铆feros, que despliegan comportamientos homosexuales, pero estos son cualitaivamente diferentes de los que ocurren entre los humanos.

Perros, ovejas y chimpanc茅s montan unos a otros, pero ninguno consuma el acto sexual y ninguno expresa orientaci贸n exclusiva por el mismo sexo.

Condenado por llamar a dos mujeres que acababan de casarse 芦lesbianas de mierda禄 y golpear a quien las defendi贸 | IdealLa verdad de las cosas es que el hermafroditismo existe tanto en el mundo vegetal como en el animal. Algunas criaturas literalmente pueden cambiar de sexo dependiendo de las condiciones ambientales. El lagarto com煤n de los desiertos del suroeste de Estados Unidos puede cambiar de macho a hembra y viceversa. Pero esta capacidad se detiene en los reptiles, las aves y los mam铆feros. El lagarto com煤n es un ejemplo de hermafroditismo secuencial, es decir, la criatura es un macho en una temporada y una hembra en la siguiente.

En el humano, en cambio, el hermafroditismo se manifiesta simult谩neamente, en el sentido de que cada persona combina elementos de masculinidad y feminidad todo el tiempo. El imperativo de que cada mujer y cada hombre sean completamente hermafroditas, emocional y s铆quicamente, mezcla de lo femenino y lo masculino, fue un desarrollo evolutivo sin precedentes que result贸 en una variaci贸n inusual que ha llevado a la persistente tendencia hist贸rica a manifestar homosexualidad en ambos sexos. Desde los textos de Mesopotamia, los murales de Egipto, las cer谩micas precolombinas del Per煤 hasta las pinturas en los jarrones griegos y romanos expresan, todos ellos, actos homosexuales. Los griegos no eran sodomitas. Las vasijas homo-er贸ticas (7-8)

Lo extra帽o de esto es que desde el punto de vista de la evoluci贸n biol贸gica, la homosexualidad es una paradoja suprema. El investigador Dean Hamer y sus colaboradores informaron en 1993 que hab铆an identificado un gen que juega un papel cr铆tico en la determinacion del comportamiento homosexual. A pesar de que las investigaciones est谩n todav铆a en su infancia, cada vez m谩s los cient铆ficos ven la predisposici贸n a la homosexualidad, en gran parte, como una conducta gen茅ticamente determinada.

Pero, si suponemos que su origen es gen茅tico, r谩pidamente tendr铆amos que concluir entonces que el gen controlador garantiza la extinci贸n del rasgo. De acuerdo con esto, un gen homosexual no podr铆a sobrevivir si la persona que lo posee no desea o no puede reproducirlo. Como la gen茅tica ha demostrado, el 鈥渋nter茅s鈥 primario de todo gen es reproducirse.

Un 鈥済en desinteresado鈥 que no se replique a s铆 mismo es un ox铆moron. Te贸ricamente, ese gen desaparecer铆a del genoma en unas pocas generaciones. Y, a pesar de las explicaciones neurol贸gicas que ubican su determinaci贸n en la am铆gdala cerebral o en el hypotalamus, o las teor铆as que le asignan un papel principal a los factores psicol贸gicos, ninguna de ellas ha sido capaz de proporcionar una teor铆a evolutiva convincente del por qu茅.

驴C贸mo, entonces, se podr铆an explicar las presiones selectivas en la especie humana que han asegurado las conductas homosexuales en cada generaci贸n y en cada cultura?

El cirujano y escritor Leonard Shlain, basado en las 煤ltimas investigaciones biol贸gicas y antropol贸gicas, tiene una controversial idea. Agdistis, hermafrodita en la mitolog铆a griega | Absolut ViajesSeg煤n la biolog铆a evolutiva es posible pensar que una hermana o hermano est谩n m谩s interesados en ayudar a los hijos de su hermana que en ayudar a ni帽os no emparentados. Los sobrinos de un hombre tienen una cuarta parte de los mismos genes que 茅l. Si 茅l los ayuda y viven lo suficiente para reproducirse, entonces parte de su material gen茅tico pasa a la siguiente generaci贸n, incluso si el mismo no engendra descendencia.

E.O.Wilson piensa que el surgimiento de la homosexualidad humana aumentaba la probabilidad de que los hijos ancestrales sobrevivieran, especialmente en una era en que el cuidado de los peque帽os constitu铆a una pesada carga. Los homosexuales, al contribuir con una extra ayuda, gradualmente aumentaron la aptitud de la especie para conllevar la responsabilidad del cuidado de sus cr铆as.

Desde la perspectiva antropol贸gica se estima que el n煤mero aproximado de una banda de cazadores del Pleistoceno, incluyendo bebes, ni帽os, adolescentes, mujeres, ancianos y enfermos, estar铆a entre 100 y 150 individuos. Dentro de cada banda, el grupo central de cazadores inclu铆a de ocho a doce hombres en su mejor momento. Si uno de los doce聽 es homosexual y no tiene mujer ni hijos peque帽os que alimentar, entonces una gran parte de la caza podr铆a distribuirse entre las familias de los cazadores restantes. El suministro de carne disponible para mujeres y ni帽os aumentar铆a aproximadamente en un 8%. La vida de los cazadores-recolectores del Paleol铆tico superior | MI OTRA CLASE DE HISTORIA

Por supuesto, hoy d铆a la banda de cazadores ya no constituye el n煤cleo esencial de la sociedad, pero los homosexuales todav铆a contribuyen al bienestar general al desempe帽ar un papel similar en la mejora de la vida dentro de la cultura en general. Los homosexuales, dice Shlain, enriquecen la vida cultural al poseer, a lo menos en promedio, sensibilidades est茅ticas y habilidades creativas en una mayor proporci贸n que la que se presenta en el promedio de la poblaci贸n.

La conexi贸n entre la belleza, la creatividad y los hombres y mujeres abiertamente homosexuales es claramente evidente en el extraordinario florecimiento de los per铆odos hist贸ricos de la 鈥淓dad de Oro鈥 de la Grecia cl谩sica y el Renacimiento italiano, que tuvieron muchos contribuyentes homosexuales. A trav茅s de todas las edades hist贸ricas su representaci贸n en las artes y la literatura ha ennoblecido la cultura humana. No hay campo en donde los homosexuales no hayan dejado su marca: arquitectura, m煤sica, pintura, ciencia, matem谩ticas, academia, etc.

Sin su presencia la cultura humana ser铆a menos suntuosa. Cuesta pensar en un mundo sin la existencia de S贸crates, Arist贸teles, Plat贸n, Tchaikovski, Leonardo, Newton, Miguel 脕ngel y cientos de otros que han ayudado a enriquecer nuestra vida.

El aumento de la sensibilidad est茅tica y creatividad puede ser el resultado de diferencias en la organizaci贸n del cerebro homosexual. El corpus callosum, la banda de fibras que une los dos hemisferios corticales, es aproximadamente un 15% m谩s grande en los El Museo del Prado organiza una muestra de arte sobre homosexualidad - V铆deo Dailymotionhomosexuales, al igual que hay una menor especializaci贸n entre los dos l贸bulos. El grado de diferencia entre el tama帽o del corpus callosum y la especializaci贸n de los hemisferios en los homosexuales se encuentra a medio camino entre la variaci贸n presente entre el cerebro de un hombre heterosexual y el cerebro de una mujer heterosexual.

Como dice Shlain, reci茅n estamos comenzando a comprender las sutilezas de c贸mo el cerebro funciona de manera diferente en estos subgrupos. Pero, todav铆a no sabemos con exactitud si estas diferencias en la organizaci贸n del cerebro son responsables de lo que parece ser el esp铆ritu est茅tico y creativo de los homosexuales.

Obviamente no todos los homosexuales son m谩s creativos y sensitivos que los heterosexuales. La idea es que, en general, ellos eligen con m谩s frecuencia trabajos en las artes y otros campos que requieren una mayor apreciaci贸n de la belleza y la armon铆a. La homosexualidad, un rasgo que originalmente evolucion贸 para poner m谩s carne en la boca de madres y beb茅s, curiosamente ha derivado en el mejoramiento de la calidad general de la cultura.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.