Mar 20 2015
1196 lecturas

CulturaSociedad

El Museo de la Intervenci贸n Imperialista

La idea de poner en marcha un Museo de la Historia del Intervencionismo Estadounidense y de la OTAN en Am茅rica Latina, con sede en Caracas, va sumando voluntades en Nuestra Am茅rica.

Se parte de la convocatoria a especialistas, historiadores y testigos de excepci贸n para que dise帽en un proyecto donde en forma pedag贸gica se explique a la poblaci贸n las diversas formas de injerencia e intervenci贸n que ha tenido el imperialismo estadounidense en la historia de Am茅rica Latina.

Se trata de convertir la presente situaci贸n de amenaza, por parte de la prepotencia imperial, en una oportunidad pedag贸gica y de concientizaci贸n del pueblo, de manera especial a j贸venes y ni帽os.

Se trata de apuntalar nuestra reserva moral y el legado hist贸rico. Se trata de librar la batalla en un espacio donde culturalmente el imperio nos pretende someter. Se trata de mantener vivo al Ch谩vez historiador y pedagogo de la liberaci贸n.

Las armas invisibles de la dominaci贸n imperialVEN CARACAZO14

Borrar la memoria hist贸rica es una de las armas m谩s eficientes de la nueva colonizaci贸n cultural que acompa帽a a los promotores del libre mercado, de la democracia declamativa, de la competitividad espuria, de la libertad capitalista y otras mercanc铆as ideol贸gicas que han vendido a escala mundial.

La ideolog铆a postmoderna, que acompa帽贸 a la emergencia del neoliberalismo, se encarg贸 de invisibilizar la memoria hist贸rica. En el camino surgieron seudo-religiones para promover la repetici贸n infinita de letan铆as como: 鈥渆l pasado no se puede modificar, el futuro no se puede prever, entonces lo que cuenta es el presente鈥. Se populariz贸 la programaci贸n neuroling眉铆stica del olvido y la indiferencia. Diversas formas de manipulaci贸n, apoyadas por estrategias de mercadeo, donde ya no se necesita el 鈥渓avado de cerebro鈥 porque el 鈥渃erebro鈥 est谩 limpio, vac铆o de recuerdos y tambi茅n de esperanza.

La cultura del olvido, promovida por los medios corporativos de comunicaci贸n, avanz贸 con el prop贸sito de lograr que los j贸venes permanezcan en un presente permanente, donde toda utop铆a y toda lucha por la liberaci贸n se banalice.

El gran historiador Eric Hobsbawn, en su libro Historia del Siglo XX, manifest贸 su preocupaci贸n en la siguiente frase:鈥淟a destrucci贸n del pasado, o m谩s bien de los mecanismos sociales que vinculan la experiencia contempor谩nea del individuo con las generaciones anteriores, es uno de los fen贸menos m谩s caracter铆sticos y extra帽os de las postrimer铆as del siglo XX. En su mayor parte, los j贸venes, hombres y mujeres, de este final de siglo crecen en una suerte de presente permanente sin relaci贸n org谩nica alguna con el pasado del tiempo en el que viven.鈥

Hace unos d铆as la vocera del Departamento de Estado de Estados Unidos, Jennifer Psaki, fue objeto de burla de los experimentados periodistas que asist铆an a la rueda de prensa, cuando afirm贸 con seriedad que su pa铆s 鈥渘o apoya ni promueve cambios de gobiernos a trav茅s de medios ilegales鈥.

Lecciones de historia nuestra

ch allende la moneda聽Mario Benedetti sentenci贸: 鈥渆l olvido est谩 lleno de memoria鈥

El olvido es uno de los s铆ntomas que conlleva a la p茅rdida de identidad. Si se niega la historia se termina siendo un boceto de lo que se intent贸 ser, pero nunca fue. Indudablemente, para algunos, este olvido es conveniente y, de esta forma fatua, el aparente olvido pasa a ser un pecado de omisi贸n, c贸mplice de la manipulaci贸n medi谩tica y de la soberbia de los dominadores. Para comprender lo que pasa en Venezuela s贸lo hace falta repasar un curso de historia cr铆tica de Am茅rica Latina.

La injerencia de Estados Unidos dej贸 miles de muertos, m谩s de 30.000 desaparecidos en Argentina, Uruguay, Paraguay, Brasil y Chile, el secuestro de beb茅s reci茅n nacidos. Esas intervenciones convirtieron a los militares en m谩quinas de despedazar al pueblo; en c贸mplices del robo de los recursos naturales. Las invasiones e intervenciones en M茅xico, Panam谩, Guatemala, Nicaragua, Honduras, Rep煤blica Dominicana, el Caribe, Venezuela鈥ontaron con el apoyo y favorecieron a las grandes empresas trasnacionales y a las clases dominantes locales.

El Museo del Intervencionismo Imperialista dar铆a c谩tedra de la Econom铆a Pol铆tica de la injerencia estadounidense, y ser铆a un espacio para rendir honores a aquellos que resistieron las prepotencias extranjeras y hoy son un ejemplo para nuestra lucha.

El Museo recopilar铆a toda la documentaci贸n audiovisual y textual, que se ha recogido sobre estos terribles episodios. Utilizando alta tecnolog铆a y el apoyo de los especialistas y de los movimientos populares, estoy seguro que ser铆a uno de los Museos m谩s visitados de Nuestra Am茅rica.

 

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario