Mar 29 2020
310 lecturas

OpiniónSociedad

El virus entre nosotros

Las fuerzas microscópicas de la naturaleza nos confinan a nuestras casas y departamentos, nos obligan a interactuar a dos metros de distancia y nos recuerdan que las secreciones, el aliento, el olor y la tos que somos es la materia que constituye nuestra ultima realidad, a pesar de todas nuestras fantasías.

De la biopolítica a la psicopolítica… y de vuelta a la biopolítica. Según una orden publicada en el siglo XVII, en algún lugar de Europa, se cierra la ciudad, se separan los distritos, se ordena estar dentro de las casas y se prohíbe dejar la ciudad bajo pena de muerte. Las regulaciones que se implantan penetran hasta los más pequeños detalles de la vida diaria a través de la mediación de una completa jerarquía que asegura el perfecto funcionamiento del poder. Cuarentena o aislamiento?, qué hay que saber en cada caso ante el ...

En contra de la plaga el proyecto disciplinario pone en juego el biopoder médico y político que eventualmente reemplaza al poder soberano. Hoy nadie podría negar que este modelo de separación social y exclusión que  vivimos es un despliegue biopolítico. En breve, un poder que es articulado en la producción, manejo y administración de la vida.

Como nota el filofoso italiano Esposito, la política y la medicina han estado ligadas, por lo menos durante las últimas tres centurias, lo que ha producido, inevitablemente, la transformación de ambas. Por un lado, esto ha guiado a un proceso de medicalización de la política que se muestra cada vez más en su tendencia a “curar” a los ciudadanos por riesgos que la misma política, en muchas ocasiones, es responsable por enfatizarlos.

COVID-19: La OMS aconseja prepararse para una "potencial pandemia ...Por otro lado, también podemos ver la politización de la medicina, con misiones de control social que no le pertenecen, lo que explica las evaluaciones extremadamente heterogéneas que los virólogos están haciendo en la naturaleza y gravedad del covid-19.

Desde un punto de vista legal, los decretos de emergencia aplicados a casos como éste le permiten al poder político establecer estados de excepción que a la larga socavan el balance de poder en favor del ejecutivo. Según Agamben, en las democracias liberales modernas la suspensión temporal de la ley se transforma eventualmente en una condición generalizada, en un paradigma de seguridad que deviene en la técnica normal de gobierno.

Las frenéticas, irracionales y completamente injustificadas medidas de emergencia para detener una supuesta epidemia debido al covid-19 muestran la tendencia creciente a utilizar el estado de excepción como modelo a seguir. Las razones de salud y seguridad pública dan lugar a una verdadera militarización de municipios, regiones y países. La columna en que Slavoj Žižek plantea que el Coronavirus "es un ...

El covid-19 esta siendo usado como una “excepción” que permite una extraordinaria expansión del poder gubernamental para imponer extraordinarias restricciones a la libertad que disuelven los vínculos sociales e imponen un régimen de soledad y control policial que recuerda las negras experiencias de nuestro pasado. La infección causa solo moderados síntomas, una especie de influenza, en el 80 o 90% de los casos.

En el 10 al 15% de los casos puede desarrollarse una neumonía con consecuencias benignas en su mayoría. Y, solo un 4% requiere cuidados intensivos. Si ésta es la situación… ¿por qué las autoridades y los medios de información hacen lo posible para propagar el pánico?

La preocupación de Agamben es la regularización de la excepción. En uno de sus recientes escritos expresa que más triste que las implícitas limitaciones de la libertad es la degeneración de las relaciones humanas que esto pueda generar. Al otro humano, cualquiera que este sea, incluso los que amamos, tenemos que mantenerlos a distancia, no tocarlos, ni siquiera acercarnos a ellos. De pronto nuestros semejantes han sido abolidos.Cómo afrontar el aislamiento social durante el brote del coronavirus?

Pero… ¿ésta sería la única manera de expresar el amor? Abrazar, besar o apegarme a mis semejantes no es la única manera de manifestar nuestros sentimientos. En estos momentos, más que nunca, desplegamos el amor manteniendo a ella o a él a distancia. Hoy día la sociabilidad, como dice Sergio Benvenuto, es evitar la sociedad… ¿No es aquí donde cierto marco ideológico, de izquierda o derecha, se derrumba? ¿No es este el fracaso de entender lo que esta pasando en la molecularidad de nuestras relaciones?

Boris Johnson le dice a los británicos “prepárense a perder a quienes aman antes de que les llegue su tiempo”. El mensaje obvio fue “prepárense a perder a sus viejos”. Y Donald Trump estaba dispuesto a eliminar las restricciones para salvar la economía.

Italia hizo una elección diferente: cuarentena y parálisis económica para proteger a sus viejos y viejas, Agamben entre ellos… ¿No hay algo hermoso en esta vigorosa defensa de los que no tenemos una larga vida por delante?

Como dice Jean-Luc Nancy, “debemos tener cuidado de no golpear el objetivo errado”. Lo cierto es que toda Angustia, aislamiento, aburrimiento… en China, los efectos ...la civilización está en cuestión, no hay lugar a dudas. En realidad, lo que está ocurriendo, como todos podemos ver, es la descomposición de los servicios públicos y la economía, más bien que la toma totalitaria del poder.

No hay un titiritero tirando los hilos. Este es el resultado de fuerzas independientes. El mero hecho de que los sistemas económicos no puedan suspender su frenética actividad por unas pocas semanas sin dar señales visibles de colapso los expone por lo que son… un virus planetario mortal. Con lo que nos enfrentamos es con la elección de una supuesta economía “saludable” y nuestra propia salud física. Irónicamente esta elección ha estado frente a nosotros desde hace harto tiempo.

Si este virus cae en la categoría de un evento, lo que es difícil de negar, entonces debe poseer también alguna virtud. Los eventos no hay que confundirlos con los hechos. A diferencia de estos, ellos poseen una fuerza, una propiedad, es decir, algo hacen, producen transformaciones y generan futuros que antes no eran posibles.

Todas las plagas, como la historia muestra, cambian la sociedad y la cultura, transformando alguna tendencias y acelerando otras y cambian la conciencia con consecuencias que no se ven por años. Lo que sabemos, sin embargo, es que en algún momento la pandemia terminará. Lo que no sabemos es qué tipo de ser humano seremos en ese momento.

Tratando de responder a esta cuestión, el filosofo marxista Zizek dice que la pandemia causada por el coronavirus es un ataque al sistema capitalista mundial, un signo de que no podemos seguir por el mismo camino que hemos transitado hasta ahora. Necesitamos un cambio radical que traiga una sociedad alternativa, una sociedad que este más allá de la nación-estado, capaz de que actualizar la cooperación mundial.

Son las catástrofes cósmicas, la amenaza global como un asteroide o un virus matando a la humanidad, las que dan paso a la solidaridad mundial, dejando aparte nuestras mezquinas diferencias. Lo triste de todo esto es que necesitamos una catástrofe de esta magnitud para obligarnos a repensar las características básicas de la sociedad en que vivimos.

¿No será que este optimismo es algo prematuro? Si miramos el pasado humano también es posible otro escenario. Según Byung-Chul Han el virus no puede reemplazar a la razón. Después de la pandemia, el capitalismo continuará con su pujanza. Es cierto que la conmoción es un momento propicio que permite establecer nuevos sistemas de gobierno.

El neoliberalismo, por ejemplo, fue precedido de crisis que causaron conmociones. Pero, el virus no vencerá al capitalismo y no podemos dejar la revolución en sus manos. Somos los humanos dotados de razón los que tenemos que repensar y restringir radicalmente el capitalismo destructivo.

En tiempos de colapso, el capitalismo solo tiene dinero mágico, primero para los bancos y las grandes corporaciones, la elite rica que hoy gobierna el mundo y luego, lo que queda, para nosotros. Cuando el circulo de beneficios se expande, no es porque el capitalismo, de pronto, se haya vuelto más solidario, sino porque necesita mantener su fuerza de trabajo. Coronavirus: ¿fin del mundo o fin del capitalismo? - Disidentia

Una vez terminada la crisis tratará por todos los medios posibles de recuperar las riquezas perdida. El capitalismo es un sistema económico amoral impulsado solo por la acumulación del lucro. Y no hay virus que lo haga cambiar.

El virus, de repente, nos hace sentir que todos estamos siendo arrastrados por algo arrollador que silenciosamente crece en los pliegues de nuestros cuerpos más allá de nuestra voluntad. Cada uno de nosotros está bajo la amenaza de este ataque, lo que nos hace participantes de una tragedia común.

Y, curiosamente, es en estas situaciones cuando ser libre es hacer lo que se debe hacer. La libertad encarnada en el trabajo y dedicación de los miles y miles de hombres y mujeres a través del mundo que diariamente arriesgan sus vidas para impedir que la infección se expanda sin limites.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario