Sep 30 2012
1393 lecturas

CulturaOpinión

Elena Poniatowska* / La muerte de Capistrán es irreparable

“Seguro Miguel sabe”, “Voy a preguntárselo a Miguel”, “Capistrán tiene toda esa información”, “Con preguntarle a Capistrán y a su memoria privilegiada basta”.
La muerte de Miguel Capistrán nos priva de la memoria del México de los años 30, de saber qué pensaba José Gorostiza y cómo era el grupo de los Contemporáneos. También nos priva de un hombre generoso como pocos que daba sus informaciones a manos llenas y nunca pedía reconocimiento.

 

Prudente, leal, discreto y modesto, Capistrán fue un historiador y un periodista. La muerte lo tomó de sorpresa cuando empezaba a irle bien: el 9 de octubre ingresaría a la Academia Mexicana de la Lengua y preparaba su discurso con entusiasmo.

 

Lo conocí cuando ambos éramos jóvenes y guapos y él estaba a punto de convertirse en un potentado de Televisa, ya que le habían encargado hacer los programas Encuentro, Comunicación, Diálogos de la lengua y Testimonios para Imevisión. Él solo era capaz de convencer y convocar a Torres Bodet, Pellicer, Gorostiza, Novo, Elías Nandino y Octavio Paz de que se sentaran frente a la cámara y dialogaran.

 

Coordinó el viaje de Jorge Luis Borges a México y lo reunió con Salvador Elizondo y Juan José Arreola, Dámaso Alonso y Emmanuel Carballo. Borges le consultaba todo (al menos en México). También fue clave en el Premio Jorge Cuesta, que él mismo obtuvo en su tierra, Córdoba, Veracruz, que produjo a otros grandes de la literatura: Sergio Pitol, Emilio Carballido, también sus buenos amigos.

 

El 19 de septiembre de 1985, a las 8:30 de la mañana me llamó porque nos había invitado a Felipe, a Paula y a mí a Córdoba y a Veracruz para participar en un coloquio. Después iríamos a la laguna de Catemaco y a la playa e iríamos al café del hotel Diligencias, toda una fiesta.
“Elena, se cayó el edificio en que vivíamos mi familia y yo, ya no vamos a poder viajar”.

 

Inmediatamente fui con Paula a la funeraria en la que se velaba a hermanos y parientes, en la avenida Álvaro Obregón, tremendamente dañada por el terremoto. A partir de entonces ya no dejamos de vernos y comer en la casa con su gran amigo Michael Schuessler, quien siempre lo acompañó y con quien escribió México se escribe con J, que juntos presentamos en la Sala Manuel M. Ponce de Bellas Artes.

 

Miguel Capistrán era una fuente de sabiduría y su muerte es para todos nosotros irreparable. Nunca fue mezquino ni chismoso ni mal intencionado. Al contrario, lo caracterizaba el respeto con el que hablaba de unos y de otros. Siempre me dio una sensación de nobleza. Capistrán todavía nos hacía mucha falta y a él todavía le hacía falta ser un poquito feliz y tener el reconocimiento de un ámbito cultural y académico en el que va a dejar un hueco muy difícil de llenar.
——
* Escritora.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.