Dic 27 2011
1684 lecturas

Econom铆a

Espiral descendente en Europa

La expansi贸n del sistema financiero en las 煤ltimas cuatro d茅cadas es una de las caracter铆sticas m谩s importantes de la econom铆a mundial. De ah铆 que la inestabilidad y volatilidad de los mercados financieros, especialmente donde se abandonaron los controles y regulaciones, desembocaran en una crisis de proporciones hist贸ricas, con un fuerte y duradero impacto sobre la econom铆a real. |ALEJANDRO NADAL.*

La bursatilizaci贸n que tanto enorgullec铆a a los partidarios de la globalizaci贸n neoliberal condujo a la diseminaci贸n de los llamados activos t贸xicos por todo el sistema financiero. Y hoy el epicentro de la crisis parece haberse trasladado a Europa.

En el viejo continente la acumulaci贸n de capital dominada por el sector financiero condujo primero a una org铆a de pr茅stamos vinculados a la expansi贸n del sector inmobiliario. La uni贸n monetaria facilit贸 este proceso al reducir los costos de transacci贸n para los bancos. Pero la moneda com煤n se bas贸 en los principios neoliberales: exclusi贸n de un prestamista de 煤ltima instancia y subordinaci贸n de la pol铆tica fiscal a las necesidades del capital financiero.

Esto benefici贸 durante algunos a帽os a los agentes financieros, pero a la postre marc贸 el ritmo de la debacle y, es muy probable, de la terminaci贸n del experimento de la moneda com煤n.

Hoy en d铆a nadie parece acordarse de esos or铆genes del colapso y la percepci贸n generalizada de la crisis ha mutado hacia lo que en apariencia es un problema de deuda soberana. As铆, la atenci贸n se enfoca en los s铆ntomas y no en las ra铆ces de la enfermedad. Con ese diagn贸stico la medicina fallar谩 y agravar谩 la condici贸n del paciente.

Diariamente los medios insisten sobre las dificultades fiscales de todos los pa铆ses europeos. Lo cierto es que hoy en el coraz贸n de la crisis europea se encuentra la necesidad de recapitalizar a los bancos. Y en las condiciones actuales los 煤nicos actores que pueden proceder a realizar una operaci贸n de este calibre son los gobiernos europeos.

El problema es que para ello tendr铆an que emitir m谩s deuda y eso conduce a un c铆rculo vicioso porque al hacerlo la posici贸n crediticia de los gobiernos se deteriorar谩 todav铆a m谩s. As铆 que los bancos y el sistema financiero terminar铆an por tener m谩s t铆tulos malos (los bonos soberanos nuevos) en sus estados financieros.

Hace unos tres a帽os, cuando los gobiernos europeos manten铆an niveles de endeudamiento manejables esta recapitalizaci贸n bancaria hubiera sido posible. Hoy ya no lo es y cualquier gobierno que pretenda emitir nueva deuda para renovar dicha capitalizaci贸n enfrentar谩 mayores costos financieros. La recaudaci贸n ha sufrido con la recesi贸n y mayores cargas financieras dar铆an el tiro de gracia a la posici贸n fiscal de casi cualquier gobierno europeo (y no s贸lo los pa铆ses del Mediterr谩neo).

El Banco Central Europeo (BCE) es la 煤nica entidad que puede romper el c铆rculo vicioso por tener la capacidad de una creaci贸n monetaria ilimitada. De hecho, si el BCE anunciara que estar铆a dispuesto a intervenir de manera decisiva en los mercados de bonos es muy probable que acabar铆a por no tener que hacerlo.

Pero los tratados de la UE impiden expl铆citamente al BCE intervenir directamente en la compra de deuda soberana. Eso puede resolverse operando en el mercado secundario tal y como lo ha hecho el BCE. Esto no implica presiones inflacionarias porque no se traduce en un aumento de oferta monetaria.

Pero para varios actores importantes en esta crisis (el gobierno alem谩n y el propio BCE, entre otros) este tipo de intervenci贸n es un incentivo perverso para no reducir el d茅ficit fiscal. Volvemos a la percepci贸n equivocada sobre la naturaleza de la crisis.
En realidad el riesgo moral est谩 m谩s vinculado con las formas de capitalizaci贸n de la banca.

Por supuesto, aqu铆 habr铆a que excluir el salvamento de los bancos a trav茅s de la compra de activos t贸xicos para limpiar su contabilidad. Ese fue el m茅todo del Fobaproa que se impuls贸 en M茅xico y del TARP del se帽or Paulson en Estados Unidos. Nada se resolvi贸 con esos mecanismos que generaron una hist贸rica hipoteca fiscal para ambos pa铆ses.

La 煤nica forma de recapitalizar los bancos es haciendo a un lado a la gerencia mal茅vola que hundi贸 a estas instituciones. Los socios torpes deben perder y los malos gerentes ir a la calle. Y habr铆a que avanzar el reclamo de una nacionalizaci贸n selectiva de la banca europea y de un nuevo marco regulatorio para las transacciones financieras. Claro, para llegar a eso ser谩 necesario un nuevo paisaje pol铆tico que hoy se antoja muy lejano pero que podr铆a darse en menos tiempo de lo que se piensa com煤nmente.

Mientras tanto, hoy se insiste en que cualquier tipo de intervenci贸n del BCE debe ir acompa帽ada de mayores controles sobre la pol铆tica fiscal. Esto reafirma el proyecto de dominaci贸n neoliberal sobre la pol铆tica macroecon贸mica en la Uni贸n Europea. Es extraordinario que se busque ejercer una dictadura sobre las finanzas p煤blicas para dejar el camino franco a las finanzas privadas que originaron la crisis.

* Periodista. Integra el Consejo Editorial de SinPermiso (www.sinpermiso.info), donde se public贸 鈥攃itando como fuente al diario mexicano La Jornada.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.