Abr 11 2007
727 lecturas

Opinión

Estados Unidos: – LA JUSTICIA PROSTITUIDA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

El sistema de justicia estadounidense hiede a mierda. Quizás siempre haya sido así. Solo hay que recordar que en 1953 los científicos Ethel y Julius Rosenberg fueron condenados a la pena de muerte, luego de haber sido sometidos a un proceso judicial plagado de irregularidades en el cual se los acusó de ser espías al servicio de la desaparecida Unión Soviética. Pasado el tiempo, la pestilencia de la administración de justicia de EE.UU. se ha hecho más evidente, sobre todo bajo el gobierno de George W. Bush.

Los hechos, y por supuesto el olor, lo confirman. Basta con se√Īalar que el secretario de Justicia estadounidense, Alberto Gonz√°lez, ha avalado la utilizaci√≥n de la fuerza y la pr√°ctica de la tortura contra los prisioneros en la c√°rcel de Guant√°namo, so pretexto de combatir al terrorismo. El cinismo de los funcionarios fascistoides gringos es manifiesto.

El d√≠a viernes seis de abril de 2007 la jueza federal de El Paso, Texas, Kathleen Cardone, concedi√≥ la libertad condicional bajo fianza al terrorista Luis Posada Carriles. El nueve de abril la magistrada neg√≥ la moci√≥n presentada por la fiscal√≠a para suspender dicha orden. Posada Carriles podr√≠a salir en libertad una vez que pague la fianza. Este sanguinario individuo, responsable directo del asesinato de ciudadanos cubanos y de otras nacionalidades, goza de la benevolencia de la prostituida justicia norteamericana que, sin verg√ľenza alguna, lo presenta como un pobre viejo que se encuentra en delicado estado de salud.

Queda claro que la jueza Cardone cedi√≥ ante la presi√≥n de las mafias de la gusanera de Miami. Tambi√©n es obvio que el gobierno norteamericano no tiene ning√ļn inter√©s para impedir que Posada Carriles salga en libertad. La raz√≥n es clara: Luis Posada Carriles fue entrenado por la CIA. √Čl ha sido un instrumento de la pol√≠tica criminal de las administraciones norteamericanas y de las organizaciones contrarrevolucionarias con sede en Miami para atacar a Cuba. Por eso le brindan ayuda, para as√≠ mantenerlo callado.

Mientras los terroristas gozan de estos privilegios, luchadores sociales y antiterroristas contin√ļan detenidos injustamente en c√°rceles gringas. Mumia Abu Jamal lleva preso 25 a√Īos. Este l√≠der afroamericano fue acusado del asesinato del agente de polic√≠a Daniel Faulkner. Las pruebas presentadas por la defensa de Mumia demuestran su inocencia. Sometido a un juicio en el que se violaron todas las normas legales y procesales, Mumia Abu Jamal fue condenado a la pena capital.

En el a√Īo 2001 la pena de muerte fue revocada, no as√≠ el veredicto de culpabilidad. Hans Bennet explica que ‚Äúel 17 de mayo, el Tribunal de Apelaciones escuchar√° los argumentos orales en el caso del periodista negro Mumia Abu-Jamal, quien sigue en el corredor de la muerte. La corte considerar√° cuatro cuestiones ya certificadas para la apelaci√≥n. Posteriormente tomar√° la decisi√≥n de concederle un nuevo juicio a Abu-Jamal, avalar la sentencia de cadena perpetua o reimponer la pena de muerte‚ÄĚ. Desde la c√°rcel, Mumia Abu Jamal, La voz de los sin voz, contin√ļa defendiendo con su pluma la lucha de los pueblos del mundo que hoy se levantan para hacerle frente al imperialismo genocida.

Cinco luchadores antiterroristas cubanos que se infiltraron en las organizaciones criminales anticubanas de Miami, llevan detenidos 10 a√Īos en diferentes prisiones federales de los EEUU. Los abogados defensores de Antonio Guerrero, de Fernando Gonz√°lez, de Gerardo Hern√°ndez, de Ren√© Gonz√°lez y Ram√≥n Laba√Īino, pese a los obst√°culos que les ha impuesto el sistema judicial norteamericano, han demostrado que Los cinco no cometieron delito alguno contra la seguridad de EEUU. Su labor era la de recoger informaci√≥n que impidiera el cometimiento de actos terroristas contra Cuba por parte de los grupos de delincuentes, asesinos y narcotraficantes que penetraron.

Pese a todo esto, la justicia sigue brillando por su ausencia en el caso de Los cinco. El odio profesado por la administración Bush contra Cuba, así como la presión de la mafia cubanoamericana, han impedido que se tome una decisión legal justa en este caso.

Entre tanto, terroristas como Posada Carriles podr√°n ir a sus casas para seguir planificando sus acciones criminales, todo gracias a la prostituida justicia local.

———————————

* Profesor de la Facultad de Comunicación Social de la Universidad Central del Ecuador.
En ALTERCOM, agencia de prensa Ecuatoriana. Comunicación para la Libertad.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.