Jun 21 2023
118 lecturas

OpiniónPolítica

Estados Unidos y el (des) orden mundial

Estados Unidos ha cosechado importantes logros en pol√≠tica exterior, como no se ve√≠an desde la ca√≠da del muro de Berl√≠n. Ha redefinido sus intereses en t√©rminos de seguridad nacional y busca imponer un nuevo orden mundial donde los pa√≠ses de la Uni√≥n Europea y de la Alianza Atl√°ntica pasan a ser actores activos. 1. Todos ellos han asumido que las amenazas a la hegemon√≠a occidental provienen desde China y Rusia. 2. Sus socios y aliados aceptaron aumentar el gasto militar al 2% o m√°s, del PIB, donde llama la atenci√≥n el rearme alem√°n, de triste memoria para franceses y otros pa√≠ses europeos. 3. Alinear contra la agresi√≥n rusa, a la casi totalidad de los pa√≠ses que conforman la OTAN, extendi√©ndola a Suecia y Finlandia. 4. Acrecentar la influencia del comando militar de Asia Pac√≠fico involucrando a Australia, Reino Unidos y Washington en el AUKUS, que sumar√° submarinos nucleares a Camberra. 5. El rearme de Jap√≥n, √ļnico pa√≠s que ha sufrido los horrores de dos bombas at√≥micas y que inquieta seriamente a China y coreanos por su pasado colonial, junto con el aumento de la cooperaci√≥n militar de Estados Unidos con Filipinas, m√°s los 30 mil soldados desplegados desde 1953 en Corea del Sur.

Blinken en Beijing

Este gran giro de los pa√≠ses occidentales responde a la l√≥gica del poder y del realismo en pol√≠tica internacional, ya descrita por los te√≥ricos en el siglo XX. El m√°s fuerte impone condiciones y garantiza la seguridad de los m√°s d√©biles que aceptan su hegemon√≠a. Estados Unidos convenci√≥ a la Uni√≥n Europea (Ue) que pueden constituir un tercer polo de influencia debido a su riqueza econ√≥mica, cient√≠fica y cultural, pero que, sin ca√Īones, no sirve.

Otra gran victoria es que los partidos republicano y demócrata comparten plenamente esta agenda y percepciones respecto a frenar la influencia global que busca China. Parte del mérito en esta nueva política exterior, es del expresidente Donald Trump, quien no se cansó de repetirle a sus socios que gastaban muy poco en defensa y no ocultó su política de hacer de China el blanco de sus críticas.

Los 100 a√Īos del natalicio del ex secretario de Estado, Henry Kissinger, sirven para recordar que ha se√Īalado que los ciclos del orden internacional, basado en el equilibrio de poder, se han ido reduciendo. La paz que entreg√≥ la derrota napole√≥nica y el congreso de Viena dur√≥ 100 a√Īos. Con el t√©rmino de la gran guerra, en 1918, Europa vivi√≥ las consecuencias de Versalles y un desorden internacional que llevaron a la segunda guerra mundial y el establecimiento de un orden basado en la visi√≥n de los vencedores y bajo dos bloques militares, hasta la ca√≠da del Muro de Berl√≠n.

Ah√≠ entramos en un mundo unipolar que parec√≠a tendr√≠a larga vida, hasta que de pronto aparece China, crecida bajo el alero de Estados Unidos que le ha formado miles de PhD, que entraron a sus centros tecnol√≥gicos y transfirieron conocimientos, diput√°ndole en un tiempo m√°s breve que el proyectado por los analistas, grandes espacios geopol√≠ticos usando una h√°bil combinaci√≥n de poder blando, la Ruta de la Seda, y duro, con el fortalecimiento de su capacidad militar, como lo demuestra recordando que Taiw√°n es parte de una sola China. A ello suma su alianza sin l√≠mites con Rusia. ¬ŅY qu√© pretende la estrategia occidental con este √ļltimo pa√≠s que tiene 17,1 millones de kil√≥metros cuadrados, 145 millones de habitantes y poder nuclear? ¬ŅYugoslavizarlo?

Este eventual nuevo orden tiene su contraparte no solo en China y Rusia, sino tambi√©n en pa√≠ses como India, Brasil, Sud√°frica, o Turqu√≠a, que hace casi 25 a√Īos espera ser admitido en la Ue. Las nuevas amenazas como el cambio clim√°tico, la deforestaci√≥n, la pobreza, el hambre, la desnutrici√≥n, el aumento de poblaci√≥n, la emigraci√≥n y otros, ocurren en vastas zonas del planeta donde China ha sembrado influencia desde hace d√©cadas, sin dar golpes de Estado y sin instalar bases militares. Vemos hoy una reacci√≥n y cambio de Estados Unidos y sus socios europeos por acercarse y frenar la influencia de China que pas√≥ a ser el primer socio comercial para un sinn√ļmero de pa√≠ses.

Finalmente se cruzan algunos hechos: las pr√≥ximas elecciones en los Estados Unidos, la guerra en Ucrania, las tensiones en los Balcanes, el despliegue de bombas nucleares t√°cticas en Bielorrusia, el debilitamiento de algunas alianzas de gobierno en Europa y el crecimiento global de las derechas. En alg√ļn momento se cruzar√° en el debate presidencial estadounidense, el tema de si vale la pena seguir financiando la guerra en Ucrania. El realismo en pol√≠tica internacional, donde los estadounidenses tienen a grandes maestros, y tambi√©n a muchos aislacionistas, podr√≠a llevar a algunos de los candidatos a proponer decisiones pragm√°ticas para sentar en la mesa de negociaciones a rusos y ucranianos, con el aval de la OTAN y de China.

 

*Embajador, economista de la Universidad de Zagreb, Croacia, y Master en Ciencia Política de la Universidad Católica de Chile. Ex Subdirector de asuntos estratégicos de la U de Chile y ex Subsecretario de Defensa.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.