Nov 25 2022
142 lecturas

Econom铆a

Justicia social, trabajo como derecho humano, las sutiles paradojas de la globalizaci贸n

Tim de Meyer, asesor principal del Departamento de Normas Internacionales del Trabajo (Normes) de la Organizaci贸n Internacional del Trabajo (OIT), explica en un reciente estudio c贸mo los derechos y las normas del mundo del trabajo est谩n vinculados a los derechos humanos y por qu茅 son esenciales para establecer la justicia social y el trabajo decente para todos.

Cabr铆a preguntarnos聽 驴cu谩l es v铆nculo entre聽 las normas internacionales del trabajo y los derechos humanos? El experto de la OIT indica que 鈥渓as normas internacionales del trabajo (NIT) han dado expresi贸n a los derechos humanos en el trabajo incluso mucho antes de que la Carta de las Naciones Unidas reafirmara su 鈥渇e en los derechos fundamentales del hombre鈥 y 鈥渆n la dignidad y valor del ser humano鈥.

A pesar de que un sinn煤mero de conferencias y asambleas internacionales jalonan la historia de estas organizaciones, la realidad sigue siendo una de las paradojas m谩s desafiantes de nuestro tiempo determinada por la contradicci贸n entre el bienintencionado discurso sobre los derechos laborales y humanos que producen las instituciones internacionales y los Estados nacionales y la desdichada realidad que prevalece para los trabajadores en la mayor铆a de los pa铆ses.

La Declaraci贸n Universal de Derechos Humanos (DUDH) de 1948 enunci贸 de manera formal los derechos humanos que constituir铆an las bases del trabajo decente. Despu茅s de la DUDH, las NIT siguieron inspirando la formulaci贸n de los derechos humanos en el marco de dos Pactos internacionales, uno relativo a los derechos civiles y pol铆ticos y el otro a los derechos econ贸micos, sociales y culturales, se帽ala Meyer.

Hoy en d铆a, las NIT definen los derechos humanos en el trabajo, incluyendo el derecho a trabajar; el derecho a la seguridad social; el derecho a condiciones de trabajo seguras y saludables; el derecho a salarios justos y a la igualdad de remuneraci贸n por un trabajo de igual valor; el derecho al descanso, al esparcimiento y a una limitaci贸n razonable de las horas de trabajo y a vacaciones peri贸dicas remuneradas; y el derecho a la protecci贸n de la maternidad.

Los derechos laborales 驴son derechos humanos?

Pymes alientan la creaci贸n de un fondo de indemnizaci贸n para 芦aumentar derechos laborales禄 鈥 El Tribuno WebEs innegable que la OIT ha sido precursora de los derechos humanos a trav茅s de la elaboraci贸n de normas, antes de la creaci贸n de las Naciones Unidas y de la articulaci贸n de los derechos humanos. Desde la creaci贸n de la OIT, en 1919, sus normas internacionales del trabajo han pretendido establecer las aspiraciones, los valores y los derechos que se expresaron finalmente en la Carta de las Naciones Unidas (1945) y se proclamaron en la Declaraci贸n Universal de Derechos Humanos (1948):

Marcaron la fe en los derechos humanos fundamentales, en la dignidad y el valor de la persona humana y en la igualdad de derechos de hombres y mujeres, y la determinaci贸n de promover el progreso social y la mejora del nivel de vida con mayor libertad. En ese sentido Tim de Meyer sostiene con buen criterio que las NIT forman parte del derecho internacional y adem谩s parte del panorama constituido por las normas y las leyes en materia de derechos del hombre a nivel internacional.

Las NIT proporcionan los detalles para la implementaci贸n t茅cnica de las obligaciones en materia de derechos humanos en el mundo del trabajo. Por ejemplo, los聽Pactos de Naciones Unidas proclaman el derecho a la libertad sindical, mientras que losConvenios de la OIT n煤meros 87 y 98, y la recopilaci贸n de decisiones del Comit茅 de Libertad Sindical de la OIT proporcionan en detalle los derechos emanados de esta libertad fundamental en relaci贸n a la libertad sindical para los trabajadores y los empleadores.

En la actualidad, podemos definir que las normas internacionales del trabajo dan expresi贸n a los derechos humanos en la esfera civil y pol铆tica, as铆 como en la esfera econ贸mica, social y cultural. La OIT colabora estrechamente con el sistema de la ONU, a trav茅s de iniciativas tales como el Llamamiento a la Acci贸n en Favor de los Derechos Humanos, a fin de promover las normas internacionales del trabajo como parte de las normas y est谩ndares derechos humanos que son la base de la Agenda 2030.Misi贸n e impacto de la OIT

La OIT ha designado como fundamentales laDeclaraci贸n de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo, modificada en 2022, considera cinco principios como tan fundamentales que deben ser respetados aun cuando el pa铆s en cuesti贸n no haya ratificado los Convenios pertinentes.

Estos son: la libertad de asociaci贸n y la libertad sindical y el reconocimiento efectivo del derecho de negociaci贸n colectiva; la eliminaci贸n de todas las formas de trabajo forzoso u obligatorio; la abolici贸n efectiva del trabajo infantil; la eliminaci贸n de la discriminaci贸n en materia de empleo y ocupaci贸n; y un entorno de trabajo seguro y saludable (a帽adido en 2022).

Derechos humanos y justicia social

La justicia social fue confirmada como un imperativo en la聽Declaraci贸n del centenario de la OIT para el Fututo del Trabajo聽聽de 2019. La Declaraci贸n de 1998 sugiere que la聽justicia social puede ser comprendida como la aspiraci贸n 鈥渜ue ofrece a cada hombre y a cada mujer en el trabajo la posibilidad de reivindicar libremente y en igualdad de condiciones su justa participaci贸n en las riquezas que han contribuido a crear鈥.

La justicia social puede lograrse al situar 鈥渓os derechos de los trabajadores y las necesidades, las aspiraciones y los derechos de todas las personas en el n煤cleo de las pol铆ticas econ贸micas, sociales y ambientales鈥 como lo establece la Declaraci贸n del centenario de la OIT para el Futuro del Trabajo.

A este fin, la acci贸n continuada y concertada de los gobiernos y de los representantes de los empleadores y de los trabajadores es esencial. Cuatro objetivos estrat茅gicos son centrales para lograr la justicia social a trav茅s de la promoci贸n del trabajo decente: promover el pleno empleo, productivo y libremente elegido; adoptar medidas a favor de la protecci贸n social; promover el di谩logo social; y poner en pr谩ctica los principios y derechos fundamentales en el trabajo.

El experto de la OIT, resalta y hace hincapi茅 en que el di谩logo social encarna los principios relativos a los derechos humanos relacionados con la participaci贸n y la inclusi贸n: los representantes de los empleadores y de los trabajadores tienen el derecho a participar en las decisiones que afectan los derechos e intereses vinculados al trabajo.

La participaci贸n de los interlocutores sociales es esencial para velar que su experiencia y su aporte en el mercado laboral sean plenamente tomados en consideraci贸n y para garantizar su plena cooperaci贸n en la formulaci贸n y la promoci贸n de las medidas y las decisiones que son adoptadas. Con frecuencia en el mundo del trabajo, los avances hacia la realizaci贸n de los derechos humanos en el trabajo se originan en el contexto del di谩logo social.

Las paradojas de la globalizaci贸n, entre normas y sutilezas

En su aspecto doctrinal, la聽norma generalmente se definen como una regulaci贸n de la conducta de personas en una determinada sociedad, por lo que todas las personas est谩n vinculadas a diversas聽clases de normas, como las jur铆dicas, morales, religiosas, del trato social y t茅cnicas.

Lecture series: Fundamental Principles and Rights at Work by Mr Tim De Meyer, Director of ILO Country Office for China and MongoliaEl an谩lisis de Tim de Meyer es dial茅cticamente pertinente del punto de vista te贸rico, resaltando, y poniendo en evidencia, entre otras cosas el hecho que nunca han coexistido tantas normas, instituciones, autoridades encargadas de proteger la dignidad humana de los trabajadores a lo largo y ancho del planeta.

Sin dudas todas la normas de la OIT se establecen para mejorar, las condiciones generales en el 谩mbito laboral. Pero en el marco de un sistema econ贸mico basado en la ganancia m谩xima y en el desarrollo acelerado de la tecnolog铆a, el capitalismo neoliberal actual no acepta recortes a la tasa de ganancia.

Insistimos en que la causa de los derechos humanos afronta grandes desaf铆os, de los que ning煤n pa铆s est谩 a salvo. La vulneraci贸n de los derechos humanos est谩 muy extendida. En muchos lugares del mundo, permanente se suceden violaciones atroces y sistem谩ticas de los derechos humanos; una impunidad desbocada; la intensificaci贸n del discurso de odio, la misoginia, la exclusi贸n y la discriminaci贸n; la polarizaci贸n social y la p茅rdida de civismo; la degradaci贸n del medio ambiente, y la desigualdad de acceso a los recursos y las oportunidades.

Por lo tanto no se puede hablar de la universalidad de los derechos humanos mientras la mitad de la poblaci贸n mundial est茅 sujeta a los niveles de violencia, misoginia, exclusi贸n, desigualdades arraigadas, desempoderamiento econ贸mico y m煤ltiples formas de discriminaci贸n que muchas mujeres y ni帽as sufren cada d铆a.

Las promesas enunciadas en la Carta de las Naciones Unidas y en la Declaraci贸n Universal iban dirigidas expl铆citamente tanto a las generaciones futuras como a las actuales. Aun as铆, corremos el riesgo de no cumplirlas. Con norma o sin ella seguimos poniendo en jaque los derechos y la dignidad de millones de personas en todo el mundo, incluso tambi茅n los de personas que a煤n no han nacido.

*Periodista uruguayo residente en Ginebra , fue miembro de la Asociaci贸n de Periodistas de Naciones Unidas (ACANU, Palacio de Naciones Unidas ONU-Ginebra). Analista asociado al Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la)

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.