Oct 20 2023
116 lecturas

CulturaSociedad

La caca de los perros

En la web de art√≠culos de lujo pagerie.com¬†se presenta la bolsa para recoger la caca del perro que vale 146,95 euros como ‚Äúun complemento imprescindible para su paseo‚ÄĚ. Es barata, si se tiene en cuenta que la de¬†Valentino Garavani cuesta 370 euros. Otras firmas ofrecen productos mucho m√°s caros para las mascotas. Para las mascotas de los ricos, se entiende.

Gucci Pet vendía hace un tiempo sofás para perros por 6.500 euros y abrigos por 710. También tirados de precio, al menos en relación con los collares de Versace para esos animalitos que pueden superar los 35.000 euros. E igualmente muy poca cosa si se compara con uno de diamantes de 3,2 millones de dólares que se puede ver en Internet.

Para pasear el perro, Louis Vuitton vende un transportín para chuchos por más de 4.000 euros (en algunas web he leído que hasta por 58.000, pero me cuesta creerlo). Otras firmas, arneses por 1.500 euros, recipientes para comer por 1.000, e incluso casitas de juego para perros, refrigeradores, lavabos, camas y todo tipo de elementos de distracción y confort a precios por el estilo.

En total, la industria mundial dedicada a facilitar el cuidado y disfrute de mascotas movió 235.000 millones de dólares en 2022 y sólo en Europa se gastaron 24.000 millones de euros anuales en alimentarlas.

En 2021, la FAO estimó que para haber evitado la inanición de casi 45 millones de personas en todo el mundo se hubieran necesitado 6.600 millones de dólares. Más o menos, unos tres meses de ese gasto europeo en comida para perros, gatos y otras mascotas.

Se calcula, sin embargo, que casi 10 millones murieron de hambre ese a√Īo.

Hay gente, no del mont√≥n, sino acad√©micos, l√≠deres pol√≠ticos, periodistas‚Ķ que todav√≠a sigue diciendo que en el mundo se muere tanta gente de hambre porque no hay recursos. Y, cuando se pide solidaridad y esfuerzo fiscal a quienes pueden gastarse cientos o miles de d√≥lares en un collar, en un abrigo o en la bolsa donde recogen los excrementos de sus perros, nos dicen que eso es una confiscaci√≥n que limita su libertad. Aunque es cierto que, afortunadamente, ya no todos piensan igual, como los¬†200 millonarios¬†de todo el mundo que en enero pasado reclamaron a sus gobiernos que subieran los impuestos a ‚Äúlos ultrarricos‚ÄĚ.

Thomas Hobbes ten√≠a clara la naturaleza del problema y propon√≠a una soluci√≥n rotunda: ‚ÄúCuando un hombre, por causa de su aspereza natural, pretende retener lo que, siendo superfluo para √©l, es necesario para los dem√°s, y cuando, debido a la terquedad de sus pasiones, no puede corregirse, habr√° de ser expulsado de la sociedad por constituir un peligro para ella‚ÄĚ.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.