May 20 2014
2800 lecturas

CulturaPol铆tica

La dama gris (y The New York Times)

No es frecuente que un medio de noticias se vuelva noticia, y siempre es algo que todo medio prefiere evitar. Pero la semana pasada las decisiones internas de un diario se volvieron noticia nacional e internacional y han desatado un gran debate aqu铆. Y es que no se trata de cualquier peri贸dico, sino de uno que se considera el medio premier de este pa铆s: The New York Times.

La sorpresiva expulsi贸n de su directora ejecutiva Jill Abramson, la primera mujer en el puesto en los 162 a帽os de existencia del Times, y su sustituci贸n por el director administrativo Dean Baquet, que tambi茅n hace historia como el primer afroestadunidense en ocupar ese puesto, ha generado debates, controversias, chismes y especulaci贸n sobre qu茅 pasa y por qu茅 dentro del peri贸dico apodado La dama gris (The grey lady).

Algo que inmediatamente llam贸 la atenci贸n fue la forma inusual y poco elegante 鈥揳lgunos la califican de brutal鈥 en que se despidi贸 a Abramson. El director general del peri贸dico, Arthur Sulzberger Jr 鈥損arte de la familia Sulzberger-Ochs, que ha controlado el peri贸dico durante d茅cadas鈥 convoc贸 a una reuni贸n no programada en la sala de redacci贸n la tarde del pasado mi茅rcoles para anunciar, ante cientos de sorprendidos periodistas (de una redacci贸n de mil 250), que Abramson ser铆a sustituida de inmediato, despu茅s de menos de tres a帽os en el puesto. Minutos despu茅s desapareci贸 su nombre del directorio del peri贸dico en su sitio de Internet y ella se esfum贸 sin poder despedirse de sus colegas. Ah铆 Sulzberger se limit贸 a explicar que la raz贸n fue el manejo de asuntos de administraci贸n en la redacci贸n.

Pero la manera abrupta y contundente del anuncio de inmediato nutri贸 la especulaci贸n de que hab铆a algo m谩s detr谩s. Eso lleg贸 a tal nivel que, por lo menos en dos ocasiones en estos 煤ltimos d铆as, Sulzberger tuvo que hacer aclaraciones p煤blicas sobre el episodio.

La controversia fue nutrida primero por versiones en los medios 鈥搒obre todo del experto que cubre medios en The New Yorker, Ken Auletta鈥 de que Abramson fue despedida por quejarse de que recib铆a una remuneraci贸n menor a la de su antecesor, Bill Keller. Al circular esa versi贸n se desat贸 un debate p煤blico, en los medios y hasta en Washington, sobre la inequidad de g茅nero, espec铆ficamente en los medios. Empleando el caso de Abramson, esto ya se discute entre legisladores, mientras foros en distintos medios abordaron el tema este domingo.

Sulzberger se vio obligado a emitir un comunicado en el que rechaz贸 tajante que el asunto de g茅nero hubiera sido un factor en su decisi贸n. Indic贸 que lo peor que ha pasado es el uso de su decisi贸n de echar a Abramson como ejemplo del trato desigual a las mujeres en el trabajo; afirm贸 que el paquete de remuneraci贸n de Abramson era parecido al de sus antecesores en el puesto, que de hecho el de ella fue 10 por ciento m谩s alto en 2013 que el de Keller en su 煤ltimo a帽o, y reiter贸 que la decisi贸n gir贸 sobre una persona en particular y su forma de operar.

El jefe del Times fue obligado a ampliar su explicaci贸n sobre las razones del despido: que ella 鈥渉ab铆a perdido el apoyo de sus鈥 colegas鈥 y una pauta de comportamiento que incluye la toma de decisiones de manera arbitraria, omisi贸n en consultar y obtener el apoyo de sus colegas, comunicaci贸n inadecuada y el maltrato de colegas en p煤blico.eeuu nyt

Sin embargo, otros comentaron que las persistentes quejas de que ella ten铆a un modo brusco, polarizante y poco diplom谩tico en su manejo de la redacci贸n ten铆an un tinte machista, ya que en la historia del Times hubo muchos hombres en los puestos m谩ximos que se comportaban peor y no era motivo para castigarlos ni mucho menos despedirlos. Por lo tanto, critican que los comentarios de los directivos del Times son m谩s bien sexistas.

Algunos se帽alaron que Abramson no s贸lo logr贸, durante su mando, obtener ocho premios Pulitzer, o ayud贸 a la redacci贸n a navegar a trav茅s de una seria crisis financiera con cambios dram谩ticos para enfrentar el futuro digital, sino que lo que la enorgullec铆a fue elevar a mujeres a que ocuparan 50 por ciento de las jefaturas del peri贸dico. Por lo pronto, el tema de g茅nero en esta decisi贸n de la direcci贸n de la empresa sigue provocando controversia.

De hecho, por ahora, el despido de lo que fue la primera mujer a cargo de la redacci贸n opaca el otro hecho hist贸rico del rotativo: el ascenso de un afroestadunidense al m谩ximo puesto editorial por primera vez en su historia.

Por otro lado, vale subrayar que el Times ha enfrentado, como todo peri贸dico, el dram谩tico cambio inevitable de todo medio en la era digital. Algunas versiones del conflicto se帽alan que parte de la bronca fue en torno al ritmo y manejo del cambio dentro del rotativo en la aplicaci贸n de su estrategia de digital primero, donde avanza en la direcci贸n de privilegiar la plataforma digital ante un futuro en que el peri贸dico impreso ser谩 relegado al pasado. Sin embargo, Abramson hab铆a sido elogiada por manejar las primeras fases de esta estrategia, aunque ello implic贸 cambios en el manejo de la redacci贸n.

A la vez, el peri贸dico apenas est谩 saliendo de una crisis financiera justo por los cambios en el modelo empresarial de los rotativos ante la llamada nueva era digital, lo cual incluy贸 el despido de personal y reajustes de todo tipo. De hecho, durante todo este episodio del traslado del mando se filtr贸 un reporte interno sobre la estrategia para innovar al peri贸dico.

Por ahora Abramson ha guardado silencio, pero se sospecha que eso no durar谩 mucho, y todo indica que la dama gris seguir谩 siendo noticia. Lo 煤nico que se ha sabido de Jill desde su despido es una foto que su hija subi贸 a Instagram, donde parece entrenar con guantes de boxeo. Seguro no ayuda a su estado de 谩nimo el hecho de que hace unos meses decidi贸 tatuarse con la T del logotipo del Times.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario