Jul 31 2023
101 lecturas

Cultura

La  picaresca

Las obras literarias ayudan al ser humano a  proyectarse  en cualquier ámbito, muestran una realidad oculta de la sociedad. La literatura tiene una razón y raigambre psicológicas, de allí que para determinar el origen de un género literario, haya que inquirir, estudiar y analizar el medio psíquico que lo engendra, le da vida, la nutre y la justifica.

La novela picaresca, surgió como crítica, por un lado  de las instituciones degradadas de la España Imperial, y por otro, de las narraciones idealizadoras del Renacimiento, epopeyas, libros de caballerías, etc. El fuerte contraste de valores entre los distintos estamentos sociales de la España de la época -de Felipe III y de Felipe V-  generó como repuesta irónica, las llamadas “antinovelas”, obras de carácter anti heroico, que mostraban lo sórdido del momento histórico, las preferencias de los hidalgos empobrecidos; los falsos religiosos, los conversos marginados. Todos estos personajes se contraponían al ideal de los caballeros y burgueses enriquecidos, quienes vivían en una realidad muy distinta.Blog del profe Víctor Peña: LA NOVELA PICARESCA: TEORÍA Y PRÁCTICA (un nuevo tratado de "EL LAZARILLO").

El género picaresco, como manera de creación literaria, constituye síntoma, voz y exponente del espíritu nacional de una época en que el caballero, el cruzado y el místico han tenido que ceder paso a la figura del pícaro, representativa de ambientes degenerados, en los que se llega a alcanzar proporciones de héroes. Como tipo humano prolifera en todos los niveles; se tornan piscarescas las actuaciones y las intenciones llenas de picardía: Murillo lo lleva a sus lienzos y adquiere forma literaria definitiva en el “Lazarillo de Tormes”, que con un penetrante análisis psicológico y con un tono narrativo muy directo, inicia magistralmente la novela picaresca del Siglo XVI, cuenta la historia de un niño humilde, que tras haber quedado huérfano, debe enfrentarse a disimiles circunstancias de la vida, y entre fortunas y adversidades, logra sobrevivir.

La caracterizan: su ambiente realista, su estilo satírico, flagelante, de puras negaciones, que va deteriorando y desmoronando las categorías sociales y los oficios volviéndolos miseria, farsa, vanidad e intriga. A partir del Lazarillo, las novelas picarescas adoptan una forma consagrada: la autobiografía. El personaje habla en primera persona y narra su ascendencia, su educación, sus primeros pasos, el fluir de su vida, condicionada constantemente por el medio hostil. Del tipo del Lazarillo, se pasa a la compleja figura de “Guzmán de Alfarache”, 1599, amargo, desengañado, pero frente a cuyos pecados y aventuras surgen y adquieren importancia una enseñanza y una influencia moralizante.

Historia de la vida del Buscón llamado Don Pablos, ejemplo de vagamundos y espejo de tacaños - EcuRedLa alegría, la superficialidad y la ligereza, características de una vida picaresca, se vuelven vida mísera y trágica, con Quevedo quien, en la “Vida del Buscón don Pablos, ejemplo de vagabundos y espejo de tacaños”, esboza ciertos complejos, -que asoman y afloran en algunos, también hoy-  como el de la falta de dignidad, en combinación con verdaderos actos de vileza y de bajeza.

Los grandes defectos colectivos, intolerancia, desidia, soberbia, petulancia, los presenta Cervantes sin veneno, con un estimulante llamado a la enmienda. Pero, aunque el optimismo domina en “El Quijote”, no deja de reflejar la degeneración de la época: “Agora -dice el Ingenioso Hidalgo- ya triunfa la pereza de la diligencia, la ociosidad del trabajo, el vicio de la virtud, la arrogancia de la valentía y la teórica de la práctica de las armas”.

No es peregrino pensar en ello ahora; no es de extrañar que lo rememoremos y lo sintamos realidad actual, plena vigencia. En efecto, nuestro medio psicológico parece producir y nutrir lo picaresco en su acepción de lo gracioso, burlesco y festivo, pero también en la más grave de pícaros de profesión. El espíritu nacional que nos imbuye, informa y uniforma mantiene viva la picardía: no tanto la que es burla inocente o travesura, como la que encierra ruindad, engaño, astucia y disimula en el decir o hacer las cosas.

El pícaro de antes, lleno de ingenio, simpático y truhán, ha dado paso, ahora, al pícaro que es bajo, ruin, falto de honra, carente de vergüenza, taimado, dañoso y malicioso. Las pillerías de baja monta y las raterías de ayer, se transforman en dolo, fraude y corrupción entronizados en todos los órdenes. El tono moralizante que brotaba antaño en la picaresca, ha sido sustituido, hoy, por la desmoralización, se anteponen las críticas a los castigos; piensan algunos que hay que ser pícaro para llegar a algo, tener éxito y alcanzar ser alguien; hay quienes creen gente importantes a ciertos pícaros redomados  que  simulan ser muy respetables y, haciendo uso de malos hábitos y poniendo en práctica malas costumbres, picardean.

Son todos síntomas,  -no ya de un género literario- sino de un alarmante, creciente y aceptado estilo de vida.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.