Sep 4 2023
188 lecturas

AmbienteOpini贸n

Las paradojas del crecimiento

Las declaraciones de imposibilidad son la base misma de la ciencia. Es imposible, por ejemplo, viajar m谩s r谩pido que la velocidad de la luz, crear o destruir materia-energ铆a o construir una m谩quina de movimiento perpetuo. Seguir el teorema de la imposibilidad evita perder recursos en proyectos que est谩n destinados al fracaso. El economista Herman Daly, siguiendo este principio, desaf铆a el ox铆moron econ贸mico聽 del crecimiento聽 econ贸mico sostenible con el bien conocido 聽鈥淭eorema de Imposibilidad鈥.

Brevemente el teorema establece el hecho de que el crecimiento econ贸mico ilimitado es imposible en un ambiente limitado. En tanto m谩s crezca el subsistema econ贸mico, m谩s incorpora el ecosistema dentro de s铆 mismo hasta alcanzar su l铆mite del 100%. En otras palabras, la continuaci贸n del capitalismo, como sistema de crecimiento o muerte, dedicado a la acumulaci贸n ilimitada de capital, es en s铆 misma una imposibilidad absoluta. Los autores del L铆mite de Crecimiento de 1972, ya hab铆an 聽anunciado prof茅ticamente que si se contin煤an las tendencias actuales de crecimiento de la poblaci贸n mundial, la industrializaci贸n, 聽la contaminaci贸n, la producci贸n de alimentos y el agotamiento de los recursos, los l铆mites de crecimiento se alcanzar谩n dentro de los pr贸ximos 100 a帽os.Los l铆mites del crecimiento

El per铆odo antes de que se agoten los dep贸sitos no renovables depende de su tama帽o y de la tasa de extracci贸n. Algunos pueden tardar cientos de a帽os, mientras que otros, como el petr贸leo, los dep贸sitos conocidos del f贸sforo -ingrediente fundamental de los fertilizantes- se agotar铆an en este siglo, al igual que聽 algunos minerales. Y el declive bien documentado de muchas especies de peces oce谩nicos, hasta el punto de extinci贸n, es un ejemplo de que incluso los recursos renovables pueden agotarse.聽 El resultado m谩s probable ser谩 una disminuci贸n repentina e incontrolable de la poblaci贸n y la capacidad industrial.

Desde hace alg煤n tiempo los ambientalistas, o por lo menos el sector de ellos que no est谩 en los bolsillos de las corporaciones, vienen diciendo que el capitalismo no es la soluci贸n, sino el problema, y si la humanidad tiene alguna posibilidad de sobrevivir la crisis lo har谩 creando todo un nuevo mundo en coevoluci贸n con el planeta.

Como es bien sabido, la acumulaci贸n de capitales es lo que distingue al capitalismo de un simple sistema de satisfacci贸n de聽 necesidades, que lo impulsa a la b煤squeda interminable de ganancias y a la expansi贸n econ贸mica que obliga a las empresa a competir continuamente entre ellas para aumentar las ventas, ganar participaci贸n en el mercados y evitar las crisis econ贸micas. Las corporaciones, quieran o no, est谩n sujetas a un mundo hobbesiano de guerra de todos en contra de todos y, a medida que los mercados nacionales se ven saturados, la expansi贸n global es la soluci贸n para aumentar el crecimiento que inevitablemente crea 聽problemas ecol贸gicos y geopol铆ticos, que m谩s temprano que tarde llevan a acciones militares que amenazan la supervivencia de todos.

La historia de siglos de saqueo y expansi贸n de Europa y Estados Unidos est谩 bien documentada. La penetraci贸n econ贸mica de las naciones m谩s pobres del Sur global se produce en algunos casos 聽pac铆ficamente a trav茅s de la interferencia pol铆tica, mientras que en 聽otros recurren a la guerra para obtener la dominaci贸n. La competencia actual por los recursos naturales est谩 causando un creciente conflicto ambiental, especialmente en relaci贸n a las disputas entre pa铆ses por el agua: India y Paquist谩n, Israel y Palestina, China e Indonesia, entre otros.

A 526 A脩OS// TRIBUNA ABIERTA. Genocidio, saqueo, explotaci贸n y luchaLa l贸gica impuesta por la competencia es la de crecer o morir, que lleva inevitablemente a una concentraci贸n y control monop贸lico cada vez mayor. Una econom铆a basada en la simple reproducci贸n -digamos 鈥渦n estado estacionario鈥 como lo llama Marx-, viola la fuerza motivante b谩sica del capitalismo que es su propia expansi贸n. Los propietarios del capital est谩n obligados a hacer todo lo que est茅 en su poder para maximizar las ganancias y mantener a flote el sistema que necesita un crecimiento m铆nimo indefinido entre el 2% 聽y el 3% para reducir el desempleo y evitar la desestabilidad social.

La paradoja es que cuando mejor funciona el capitalismo, mayor destrucci贸n causa al ambiente. Incluso cuando el crecimiento econ贸mico es m谩s lento, lo que pareciera ser la l铆nea de base para los pa铆ses capitalistas maduros, todav铆a es demasiado para el planeta. El sistema es ecol贸gicamente menos destructivo cuando entra en crisis econ贸mica y el crecimiento se detiene. Las recesiones, entonces, son buenas para el medio ambiente, pero causan un enorme sufrimiento a la clase trabajadora, por lo que no es de extra帽ar que el ambiente y el trabajo parescan estar en campos opuestos.

Lo que actualmente est谩 claro es que los simples retoques econ贸micos y ajustes t茅cnicos no ser谩n suficientes para detener y disminuir los niveles de CO2. Los recientes cambios tecnol贸gicos, por ejemplo, han sido m谩s parte del problema que de la soluci贸n. La tecnolog铆a en el capitalismo est谩 lejos de ser neutral e invariablemente favorece a aquellas que aumentan las ganancias, la acumulaci贸n y el crecimiento econ贸mico, a pesar de ser ecol贸gicamente destructivas, como la promoci贸n de tecnolog铆as dependientes de combustibles f贸siles, productos qu铆micos sint茅ticos t贸xicos y 聽energ铆a nuclear, que producen desechos en grandes cantidades que luego la industria externaliza聽 en la naturaleza y la sociedad. Si el capitalismo se viera forzado a internalizar todos estos costos sociales y ambientales, quedar铆a fuera de negocio.

Para que la especie humana sobreviva, seg煤n el ecologista John Bellamy, 聽no s贸lo hay que disminuir las huellas de carbono, sino tambi茅n las huellas ecol贸gicas, lo que significa que la expansi贸n econ贸mica聽 a nivel mundial debe reducirse o, incluso, detenerse. 驴Es 茅sto posible en una econom铆a capitalista?Medidas para reducir la huella de carbono

Supongamos, dice, que todas las ganancias que obtienen las corporaciones, despu茅s del reemplazo o reparaci贸n de equipos y edificios, sean gastados por los capitalistas en su propio consumo o entregados a los trabajadores como salarios y beneficios. A medida que capitalistas y trabajadores gasten ese dinero en bienes y servicios producidos, la econom铆a podr铆a permanece en un estado estacionario. Dado que no habr铆a inversi贸n en una nueva capacidad productiva, m谩s all谩 del reemplazo, no habr铆a crecimiento econ贸mico y no se generar铆an ganancias adicionales, es decir, no habr铆a acumulaci贸n de capitales.

Pero, el problema con聽 esta utop铆a capitalista de crecimiento nulo, es que viola la fuerza motriz b谩sica del capitalismo. A lo que aspira el capital, digamos el prop贸sito de su existencia, es su propia expansi贸n. 驴Por qu茅, entonces, el capitalista gastar铆a el excedente econ贸mico en su propio consumo y en el salario y beneficio laboral? Por el contrario, est谩 claro que los due帽os del capital, mientras se mantengan las relaciones de propiedad actual, har谩n todo lo que est茅 a su alcance para maximizar la cantidad de ganancias que acumulan. Una econom铆a de estado estacionario que todav铆a sirva a las necesidades b谩sicas de la humanidad entra en contradicci贸n con este inter茅s capitalista. Este tipo de econom铆a s贸lo ser铆a 聽posible si se separa de las聽 relaciones sociales, econ贸micas y de poder del propio capitalismo.

El problema es que, dado el poder que ejercen los intereses comerciales sobre la econom铆a, el Estado y los medios, es extremadamente dif铆cil efectuar cambios fundamentales a los que obviamente se oponen las corporaciones. Pr谩cticamente es imposible tener una pol铆tica energ茅tica, un sistema agr铆cola y alimentario, una pol铆tica industrial y comercial ecol贸gicamente racional. Aunque el sistema se incline a efectuar reformas limitadas en relaci贸n con el medio ambiente, 茅stas se restringen antes de que lleguen al punto de amenazar el sistema econ贸mico y pol铆tico en su conjunto.

Como resultado, las reformas no logran 聽abordar el problema y la crisis contin煤a empeorando. Seg煤n su cultura, el mundo es menos importante que el capitalismo industrial, el fin del mundo es menos temible que el fin del capitalismo corporativo. La verdad es que no hay nada en el sistema que le permita retroceder 聽antes de que sea demasiado tarde. Para ello se requieren otras fuerzas, desde el interior de la sociedad, capaces de pensar y actuar de manera que sobrepasen la l贸gica vigente. En el momento en que el capitalismo global es completo y que los 煤ltimos espacios no mercantilizados empiezan a desaparecer, este cambio es dif铆cil de contemplar. La historia muchas veces ha mostrado que la generaci贸n de nuevas formas y arreglos sociales no son el producto de proyectos completamente acabados -digamos 鈥減ret-a- porter鈥- sino que surgen desde dentro del mismo sistema cuando 茅ste empieza a mostrar sus grietas.

Los pueblos ind铆genas, por ejemplo, est谩n hoy reforzando una nueva 茅tica de responsabilidad con la tierra. La base para la creaci贸n de un desarrollo humano ecol贸gicamente sustentable y democr谩tico puede surgir, por tanto, desde el interior del sistema dominado por el capital, sin ser parte de 茅l, de la misma forma que la burgues铆a surgi贸 de las grietas de la sociedad feudal. La creaci贸n y planificaci贸n de un sistema completamente diferente,聽 por m谩s dif铆cil y visionario que parezca, es una alternativa m谩s realista que la de los que se niegan a ver la conexi贸n entre explotaci贸n social y ecol贸gica. Ello requerir谩, sin embargo, una movilizaci贸n mundial masiva y, al parecer, la voluntad de los pueblos todav铆a no esta ah铆. La otra alternativa es que cuando el sistema colapse la civilizaci贸n tal como la conocemos entre en su etapa terminal y los humanos lentamente empiecen a desaparecer del escenario.

La crisis ecol贸gica 聽no puede resolverse dentro de la l贸gica del actual sistema econ贸mico, pol铆tico y social. El 煤nico criterio realista para determinar si el sistema funciona en favor de la vida o no, es si aumenta o disminuye el CO2. Hasta el momento, la emisi贸n continua aumentando en 5,3% en el 2021, comparado con el a帽o anterior 聽y nuevos dep贸sitos de petr贸leo con subsidios de los gobiernos de聽 Estados Unidos y Canad谩 se agregan a los ya existentes.

La cosa, entonces,聽 es capitalismo o humanidad. Si la humanidad quiere persistir el capitalismo tiene que irse. Si continuamos con el capitalismo la actual civilizaci贸n humana desaparece.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *


El periodo de verificaci贸n de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la p谩gina.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.