Los costos de la guerra

People receive bread during the distribution of humanitarian aid in the course of Ukraine-Russia conflict in the southern port city of Mariupol, Ukraine May 8, 2022. REUTERS/Alexander Ermochenko
501

Si nos hubieran preguntado hace seis meses antes del inicio de la invasión a Ucrania y las sanciones, cuáles serían los costos de la guerra difícilmente podríamos haber tenido una idea aproximada a la magnitud de la crisis por la que está atravesando el orden y la economía mundial. Como predije en mi artículo de la Razón en abril sobre Los Efectos de la Guerra y sus sanciones: “Cuantificar los efectos de la Guerra entre Ucrania y Rusia parece fácil… medir el impacto negativo en el crecimiento del PIB mundial, en torno al 1%, los efectos en el aumento de la inflación mundial, un 2,5% e incluso los impactos  de una suspensión total  de las importaciones de Alemania de gas desde Rusia, entorno al 2% del PIB alemán”.

El problema era “que la crisis mundial que atravesamos es mucho más compleja de lo que creemos los economistas”, puesto que estamos viviendo una mega crisis conformada por la crisis pos pandémica, el efecto en China del cierre de Shanghái, la crisis de la Guerra de Ucrania y la reciente crisis resultante de la “normalización monetaria” con el aumento de las tasas de interés, todas ellas que nos están conduciendo a una estanflación mundial. Decrecimiento - YouTube

Según las Perspectivas de la Economía Mundial, del FMI, el impacto en la reducción  en la tasa de crecimiento proyectada del PIB mundial para 2022, en abril era de -0,8% y en julio de -0,4% lo que da hasta ahora un acumulado de 1,2% de reducción, mientras que el impacto en la inflación, el ajuste en el aumento de los precios en las economías avanzadas era de 1,8% en abril y de 0,9% en julio, lo que da un incremento en la inflación proyectada del 2,7%.

El efecto en Alemania medido por  la reducción en el crecimiento proyectado para 2022 del PIB en abril fue de -1,7% y en julio de -0,9%, que sumados dan un impacto del 2,6%. Por tanto, se pide excusas por el error de las estimaciones mencionadas que fue entre un 0,2 y 0,6%. Un Premio Nobel, dicen que dijo que hacer predicciones es difícil sobre todo cuando se trata del futuro.

El hecho es que el título de los informes de las Perspectivas de la Economía Mundial del FMI cambió radicalmente entre abril y julio de este año, de “La guerra retrasa la recuperación mundial” a “Un panorama sombrío e incierto”, por lo que me preocupa el título de su informe en octubre de este año.

Prefiero hacer el seguimiento del Grupo Mundial de Respuesta a las Crisis sobre Alimentos, Energía y Finanzas que el Secretario General de las Naciones Unidas ha establecido y que está en su sitio web Ukraine in focus | UNCTAD, que emite informes periódicos del Impacto Global de la Guerra de Ucrania siendo el último en agosto sobre la crisis energética.

Utiliza cuatro indicadores: el primero, el incremento del costo de los alimentos que estima un crecimiento del 37% respecto a diciembre de 2019, cifra que ha disminuido por la reciente tendencia a la baja del precio de mundial de los alimentos, que en su anterior informe era del 50% con relación a enero de 2022.

El segundo indicador es el aumento en el precio del petróleo que es del 20% respecto a enero de 2022, habiendo alcanzado a un 50% en su informe anterior, dado el descenso reciente en su cotización. El tercer indicador es el costo del transporte marítimo que subió en 14% con relación a enero de 2022 habiendo sido del 23% en el informe precedente. Y por el último, un indicador del costo financiero para los países emergentes es el margen de diferencia o spread de los bonos soberanos que subió un 29% referente a enero de 2022, habiendo sido de un 47% en el informe previo.

Esta labor que hace Naciones Unidas es encomiable como el reciente viaje del Secretario General que supervisó la partida de dos barcos que participan en la Iniciativa de Granos del Mar Negro que busca llevar ayuda urgente para combatir el hambre al Cuerno de África. Así, a seis meses de la guerra, repito el último párrafo de mi artículo de abril: Es necesario que los organismos internacionales alerten de los peligros de la barbarie militar, humana, ecológica y económica a la que nos están empujando y no se limiten solo a cuantificar algunos impactos en el PIB, la inflación y el comercio ¡No a las invasiones ni sanciones!

*Ex-Presidente del Banco Central de Bolivia

También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.