Abr 17 2023
129 lecturas

Sociedad

Los ideales y modelos

Toda existencia, por lo menos toda vida humana, necesita de ideales que la sustenten, la motiven, la estimulen, le den sentido y la hagan posible. Los hay peque帽os, grandiosos, extraordinarios, relevantes, considerables, con dimensi贸n hist贸rica, que ponen en tensi贸n nuestra existencia entera y, a veces, la de todo un pueblo y toda una 茅poca.

Un ideal es aquello relativo a la idea, que es la representaci贸n mental de algo imperfecto y universal, seg煤n lo expusiera el fil贸sofo griego Plat贸n, pero que no podemos hallar en el mundo sensible, donde todo es imperfecto.Idealismo - Qu茅 es, concepto, caracter铆sticas y representantes

El fil贸sofo e investigador mexicano, Armando Cintora G贸mez, Coordinador de la L铆nea en Filosof铆a de la Ciencia, de la Universidad Aut贸noma Metropolitana -Iztapalapa- en Ciudad de M茅xico, se帽ala: 鈥渆n principio, solo los seres humanos pueden tener ideales o desarrollar un comportamiento en busca de ideales鈥.

En 茅tica, es un principio o un valor que se plantea como un modelo de perfecci贸n a seguir como tal, se trata de un estado inalcanzable pero infinitamente aproximable.

Lo magn铆fico esta en nuestra mente, es un par谩metro con el cual, comparar la realidad que nunca llega a ser 贸ptima, pero puede tratar de perfeccionarse en pos de esa idea, para la cual, la b煤squeda de la excelencia aunque inalcanzable lleva al hombre a mejorarse constantemente.

Idealismo

Ren茅 Descartes

Un idealista, insiste en mantener los ideales, a pesar de un coste considerable, como consecuencia de sostener tal creencia. Pero los ideales son la esencia creada por nuestro deseo, son desiderata, de all铆 que se incurra, las m谩s de las veces, en falta de l贸gica y en desproporci贸n al suplantar la realidad con im谩genes deseables, al anhelar lo perfecto, lo cual lleva a la permanente frustraci贸n de constatar la insuficiencia y lo irrealizable del ideal propuesto, de tener que conformarnos con espectros de ideal y con asistir al drama de ideales que surgen, se deterioran y fenecen.

La madurez, radica, precisamente, en admitir que el margen de posibilidad concedido a la intervenci贸n de nuestro deseo es muy escaso y limitado, en aceptar lo que es por encima de la idealidad que supone a aspirar a lo que debe ser, a lo que queremos que sea, que sean y que sea.

El ser humano, todo ser humano, requiere de modelos en los cuales orientarse, que puedan dirigirlo, ense帽arlo e inspirarlo. Pero, a煤n deseando encontrarlos angustiosamente, uno de los factores m谩s dram谩ticos del hombre actual es que no tiene modelos, que carece de patrones, por no aceptar que los que lo fueron en el pasado puedan servir para afrontar y resolver los tremendos problemas del porvenir.

Iluminismo

Kant

Y por ser incapaces de percibir y aplaudir la excelencia de lo que fue o es excelente; por negarse a reconocer las perfecciones ajenas; por la palpable crisis de vidas humanas brillantes y cultas; por el acendrado odio a los mejores o por la escasez de estos.

La sociedad de hoy, al dejar de ser individualista para hacerse pluralista, ha aislado -adem谩s- las fuertes personalidades que enaltec铆an los valores unipersonales.

La matriz social ha pasado del hombre aislado que se eleva por encima de su medio, a una situaci贸n en la cual los problemas esenciales son resueltos por grandes equipos numerosos donde se enfatiza m谩s la cohesi贸n del grupo que el propio valer del individuo.

Cuando el hombre se ve forzado a admitir la limitaci贸n de sus ideales y a presenciar su declinaci贸n; cuando se siente hambriento de modelos porque han perdido su brillo y fuerza atractiva o porque se los ha desconocido; cuando ve desaparecer -sin ser reemplazados- a los que fueron grandes figuras; cuando ya no quedan m谩s, porque no le queda nada y para llenar su vida de contenido, se vuelve id贸latra: entroniza en sus propios lares 铆dolos particulares, los carga de cualidades, los colma de atributos.

En el polite铆smo que resulta de este Olimpo de fabricaci贸n casera, hay quienes veneran falsas deidades; quienes adoran 铆dolos rotos, quienes tratan de imponernos fetiches de barro: quienes rinden culto -por ejemplo- a los que han sumido a muchas naciones a la ruina, desolaci贸n, destrucci贸n y la muerte; quienes divinizan a esos responsables sin percibir su sordidez, y no osan condenarlos.
Ava DuVernay llevar谩 a Los Nuevos Dioses de DC Comics al cine - La Tercera

Hay quienes -idealizan y por idealizarlos- hacen que algunos se crean, efectivamente 铆dolos. Y mientras tanto se descuidan ejemplos mucho m谩s valioso para la sociedad.

Hacen falta ideales firmes y modelos s贸lidos, que practiquen lo que predican, que luchen por causas verdaderas y justas. 脡ticos, honestos y que act煤en conforme a sus convicciones. Necesitamos de Dios y no de dioses fraccionados. Pero parece que en medio del paganismo reinante, tendremos adem谩s que soportar a los id贸latras.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.