Mar 20 2022
322 lecturas

Pol铆tica

Paren el mundo, me quiero bajar

La reconfiguraci贸n del orden mundial qued贸 interrumpida por la intervenci贸n militar de Rusia en Ucrania, que pate贸 el tablero de una hegemon铆a exclusiva de Estados Unidos, que se arrogaba la prerrogativa de la intervenci贸n, la injerencia o la invasi贸n de territorios ajenos a sus fronteras.

El escenario final de la guerra debiera reordenar las relaciones internacionales鈥 y surgir谩n relatos para justificar la mutaci贸n hegem贸nica. Esa franquicia 煤nica de tono imperial que cre铆a ostentar Washington hace agua, qued贸 perimida.

La derecha mundial nunca duda, lo tiene todo claro: la ecuaci贸n m谩s bombas, m谩s muertos, es igual a menos problemas.聽 Mientras, casi todo el progresismo y la izquierda siguen perplejos ante la guerra, sin saber qu茅 hacer. El USA: El hegem贸n amenazado? | TESIS 11estado de shock perdura desde 1989, cuando cay贸 el Muro de Berl铆n, cuando se termin贸 la Uni贸n Sovi茅tica.

Y del otro lado, una izquierda llena de palabras y slogans, pero sin saber qu茅 decir. Algunos empe帽ados en buscar los caminos para regresar a la paz, que tampoco era tan pac铆fica. Pero esos esfuerzos son sepultados d铆a a d铆a por los que construyen el imaginario colectivo, la opini贸n p煤blica, los grandes conglomerados que manejan los medios hegem贸nicos y las llamadas redes sociales.

Todo est谩 como le encanta a los pesimistas: la guerra de Ucrania podr铆a extenderse a toda Europa, 聽Rusia podr铆a recurrir a las armas nucleares, EU anuncia que Rusia tambi茅n ser铆a destruida. El mundo est谩 como le gusta al diablo: guerras, epidemias, cat谩strofe ecol贸gica, miseria campante, amenazas, los peores pron贸sticos posibles. Se necesita una chispa para que todo se incendie, analiza el brasile帽o Emir Sader. Alguien o algo puede salirse de control y eso es todo: el tan anunciado fin del mundo.

Derramar sangre para expiar la culpa por los cr铆menes de lesa humanidad cometidos durante cinco siglos, ha sido la forma como Occidente soluciona sus crisis. Una raz贸n cultural nacida de la uni贸n de la religi贸n judeocristiana y la tradici贸n del pensamiento grecorromano impone sobre el planeta su cosmovisi贸n, explica el chileno Marcos Roitman.

鈥淣o hay distinci贸n, Putin es ruso, los rusos son Putin, todos juntos son enemigos de Occidente, sus vidas no tienen valor. La irresponsabilidad de Occidente, su prepotencia, sus ansias de dominar el mundo nos sit煤a al borde del abismo. Pero mientras tanto, nos llaman a exterminar a los rusos鈥, a帽ade.

El Ministerio ruso de Defensa: En laboratorios ucranianos han estado desarrollando componentes de armas biol贸gicas - RTEl mexicano Alfredo Jalife-Rahme habla sobre los 46 biolaboratorios de armas biol贸gicas del Pent谩gono en Ucrania. Vladimir Putin acusa a Ucrania de experimentar con 谩ntrax, c贸lera y fiebre bovina africana. Las imputaciones del Global Times, del Partido Comunista Chino, apuntan a que las investigaciones de Estados Unidos, tras las experiencias en Vietnam y Corea, se centran en el proyecto R-781, que implica murci茅lagos como transportadores de potenciales armas biol贸gicas. Ciencia fricci贸n.

Vivimos hoy聽聽el reino de la mentira, de las llamadas fakenews, de la posverdad. El dominio del capitalismo occidental de los medios masivos de comunicaci贸n y de las redes sociales ha impuesto una versi贸n de la tragedia que se vive ahora en Ucrania. Cuando finalmente la econom铆a reviente aunque la vistan de verde, sabr谩n decir todo lo contrario.

Rusia es en la actualidad el segundo productor de hidrocarburos del planeta. El 40% del gas que consume Europa llega por gasoductos gestionados por Gazprom. El gas licuado 鈥搎ue Washington pretende exportar para suplir las exportaciones rusas鈥 costaba ocho d贸lares el mill贸n de BTU el a帽o pasado, y hoy cotiza a 55 d贸lares. Europa se sum贸 a la ofensiva de Washington y se prepara para un duro invierno despu茅s de congelar el proyecto del gasoducto Nord Stream II. 驴Masoquismo o fe ciega en Washington?

El eje Mosc煤-Pek铆n | Observatorio de Pol铆tica China [OPCh]El argentino Jorge Elbaum se帽ala que Washington se siente parcialmente victoriosa porque arrastr贸 a la Uni贸n Europea hacia la rusofobia, pero ahora necesita que Rusia pierda la guerra en el formato de desprestigio y descr茅dito. Mientras azuzan a los ucranianos a resistir frente a uno de los ej茅rcitos m谩s poderosos del planeta, planean la venta de armas y la futura reconstrucci贸n de Ucrania.

Una victoria rusa plena conlleva el peligro de un nuevo orden mundial con un eje Mosc煤-Beij铆n. Despu茅s de fabricar las condiciones para la guerra, el Departamento de Estado se concentra en la necesidad de imponer una narrativa demonizadora de Putin.

Elbaum se帽ala que su credibilidad, sin embargo, qued贸 expuesta el 5 de marzo cuando funcionarios de Biden visitaron Caracas para tramitar la compra de petr贸leo con quien desconocen como Presidente, Nicol谩s Maduro. Como consign贸 el marxista de la tendencia Groucho: 鈥淓stos son mis principios, y si no le gustan, tengo otros鈥.

Entre las muchas cosas que uno aprende con el paso del tiempo, es que hay dos clases de invasores. Est谩n los 70 frases de Groucho Marx que lo hacen ser el genio del humorbuenos, como cuando en los ocho a帽os de gobierno de Barack Obama transcurrieron sin un solo d铆a sin guerra ni invasiones, con soldados, aviones, tanques, drones, misiles鈥 Claro, siempre en nombre de la libertad y la democracia. Y est谩n los malos, como 鈥漇at谩n鈥 Putin, que en su marcha conquistadora manda invadir a una 鈥渋ndefensa鈥 Ucrania.

Es que nuevamente, despu茅s de 75 a帽os, la guerra llega a Europa y de repente es como si los europeos despertaran y descubrieran el monstruo de la muerte y la desolaci贸n. Las 煤ltimas generaciones de europeos s贸lo hab铆an visto las guerras por televisi贸n, en el mejor de los casos, o nunca las hab铆an visto, ni quer铆an saber de ellas, que ten铆an la impronta europea o de su 鈥減rotector mayor鈥, Estados Unidos.

Muchos de esos europeos, con sus te贸ricos y pensadores a la cabeza (Jurgen Habermas, Toni Negri, entre otros) incluso para justificar las masacres, como la del pueblo iraqu铆 o la del pueblo palestino, hablaban de 鈥済uerras justas鈥 y hasta de 鈥済uerras humanitarias鈥, y los intelectuales prosionistas de los que est谩 llena Europa justifican los cr铆menes del Estado de Israel con el argumento de que ese pa铆s tiene derecho a defenderse y necesita que se le brinde seguridad, se帽ala Ren茅 Vega Cantor.

驴Qui茅n paga los platos rotos de la 茅poca de desorden y reacomodo del poder mundial que nos toca vivir? Nosotros, los de a pie. A unos m谩s y a otros menos, a unos ahora y a otros despu茅s. A los ucranianos les toca en este momento, junto a los iraqu铆es, los afganos, los sirios, los libios y los yemen铆es, pagar el mayor importe de los platos rotos, recuerda el costarricense Rafael Cuevas Molina.

鈥淣osotros, en Am茅rica Latina, hemos pagado muchas veces los platos rotos. Hemos sido y seguimos siendo da帽os colaterales, v铆ctimas de los tira y encoje entre los grandes intereses. Nosotros ponemos los rostros demacrados, el llanto, el material para que se nutran las pantallas desde las que nos miran mientras se cena o se toma un refresquito para calmar el bochorno鈥, a帽ade.

El ecuatoriano Paz y Mi帽o Cepeda se帽ala que aquello de la 鈥淎m茅rica para los americanos鈥 (parafraseando, a nadie se le ocurre una 鈥淓uropa para los europeos鈥 o 鈥淎sia para los asi谩ticos鈥) no tiene m谩s el sentido original, a menos que los pa铆ses latinoamericanos dejen de ampliar relaciones con Europa, corten con Rusia por el tema de la guerra en Ucrania y renuncien a potenciar las relaciones econ贸micas con China y tantos otros pa铆ses 鈥渁jenos鈥 al continente.

Es lo de siempre, cuando cre铆amos que ten铆amos todas las respuestas, nos cambian las preguntas. 聽Mientras, los mitos urbanos empiezan a correr, se imponen y lo falso queda como verdad con el paso del tiempo. La mentira es la asesina de la verdad, y 茅sta es la primera v铆ctima de toda guerra.

Sin duda el mundo es ancho (tambi茅n es ajeno, dir铆a el peruano Ciro Alegr铆a) pero ‘Occidente’, o sea Estados Unidos y sus secuaces de la Uni贸n Europea, que juntos no superan el doce por ciento de la poblaci贸n mundial, se arrogan la exclusividad de la opini贸n de la ‘comunidad internacional’.聽 Hace y deshace en nombre de esa 鈥渃omunidad internacional鈥, en la que no figuran Sudam茅rica, India, China, Malasia, y una larga lista de pa铆ses y regiones del mundo, pero que acapara el monopolio de la opini贸n planetaria.

Desde la guerra en Kosovo, la OTAN viene desarrollado el concepto de ingenier铆a 鈥巇e los movimientos masivos de poblaci贸n聽 En 1999, la CIA orquest贸 el desplazamiento 鈥揺n s贸lo tres d铆as鈥 de m谩s 290 mil kosovares 鈥巇esde Serbia hacia Macedonia. A煤n recordamos los escalofriantes videos de aquellas largas filas de gente que caminaban por 鈥巇ecenas de kil贸metros a lo largo de las v铆as f茅rreas, que cre贸 el imaginario de que 鈥巈l gobierno de Slobodan Milosevic hab铆a desatado una represi贸n 茅tnica, como justificaci贸n de la guerra que las potencias occidentales quer铆an iniciar.

La UE debe mantener abiertas las fronteras para las personas que huyen de Ucrania | Human Rights WatchAhora, en el caso de Ucrania, lo que se busca es conmover a la platea mundial mostrando mujeres 鈥巠 ni帽os que huyen, pero sin que se vayan los hombres, porque hace falta que luchen contra los 鈥巖usos. 鈥嶴iempre se trata de manipular nuestras emociones. No, no se trata de justificar a los rusos.

Pero cuando nos dicen que Rusia bombardea una central nuclear, recuerdo las mentiras de George W. 鈥嶣ush sobre las armas de destrucci贸n masiva del tirano Saddam. Cuando nos explican que los 鈥巖usos bombardearon una maternidad en Mariupol, recuerdo los beb茅s 鈥巏uwait铆es sacados de sus incubadoras por los soldados iraqu铆es. Y cuando 鈥巑e dicen que el Putin est谩 demente y que se parece a Hitler, me acuerdo de c贸mo 鈥巘rataban al l铆der libio Muammar el-Kadhafi o al presidente 鈥巗irio Bachar al-Assad. 鈥

La Uni贸n Europea abri贸 sus puertas a todos los que se presentan como refugiados ucranianos. Seg煤n Alemania, la cuarta parte no tiene pasaportes ucranianos sino argelinos, bielorrusos, indios, 鈥巑arroqu铆es, nigerianos o uzbekos, que tratan de aprovechar la puerta 鈥巃bierta para cruzar legalmente las fronteras de la UE. Es negocio para las empresas alemanas la 鈥巖egularizaci贸n disimulada de una gran masa de fuerza de trabajo barata.鈥

Invasi贸n de Irak de 2003 - Wikipedia, la enciclopedia libreAquellos que vemos la guerra por televisi贸n, como vimos la de Kosovo, Libia y Siria, tendr铆amos que preguntarnos por qu茅 la televisi贸n occidental no muestra el apoyo popular al gobierno del presidente Volod铆mir Zelenski. 鈥 Ya deb铆amos haber aprendido que la primera v铆ctima de la guerra es siempre la verdad.

Lo cierto es que la situaci贸n en Ucrania sigue siendo dram谩tica, con una guerra que se est谩 prolongando m谩s de lo que supon铆an los estrategas rusos y donde las sanciones impuestas por Washington y la Comunidad Europea no han disuadido a Vladimir Putin. Todos parecen preocupados. Hasta el presidente estadounidense Joe Biden llam贸 a su par chino Xi Jinping, quien no s贸lo no conden贸 a Rusia, sino que exigi贸 inmediatas negociaciones diplom谩ticas.

El tono seductor del casi octogenario presidente estadounidense no cautiv贸 al l铆der chino, pese a que Biden le asegur贸 que聽 Estados Unidos no busca tener una nueva Guerra Fr铆a con China, ni cambiar el sistema, ni revitalizar sus alianzas contra China. Agreg贸 que Estados Unidos no apoya la independencia de Taiwan聽 y tampoco busca un conflicto con China.

El argentino Atilio Bor贸n comenta que Xi Jinping parece que tambi茅n conoc铆a la frase del Che Guevara (芦隆no se le puede creer ni un tantito as铆, nada!禄 ) porque le dijo, textualmente: Me tomo muy en serio sus comentarios.

El nuevo orden mundial que devendr谩 incluir谩 a China como uno de los grandes vencedores. Y seguramente requerir谩 de infinitas producciones de Hollywood para disimular u ocultar esta mutaci贸n hegem贸nica a nivel mundial.

芦驴Y por qu茅 habiendo mundos m谩s evolucionados yo ten铆a que nacer en este?禄 芦驴Y no ser谩 que en este mundo hay cada vez m谩s gente y menos personas?禄 芦隆Resulta que si uno no se apura a cambiar el mundo, despu茅s es el mundo el que lo cambia a uno!禄 Todas estas reflexiones y preguntas existenciales no son de ning煤n fil贸sofo, sino de Mafalda, la caricatura de la ni帽a argentina que cre贸 el dibujante Joaqu铆n Lavado, m谩s conocido como Quino, que聽 se baj贸 del mundo en octubre de 2020.

Paren el mundo que me quiero bajar", 驴realmente dijo Mafalda, el personaje de Quino, esta frase?Pero la frase m谩s famosa del personaje acab贸 siendo una que nunca dijo: 芦Paren el mundo que me quiero bajar禄. Yo聽jam谩s hubiera puesto en boca de Mafalda esa frase,聽porque Mafalda no quiere que el mundo pare y ella bajarse, ella quiere que el mundo mejore. Entonces jam谩s se le pudiera haber ocurrido eso, le dijo Quino a la radio colombiana W.

隆Pensar que hace apenas dos d茅cadas nos abraz谩bamos convencidos que 鈥渙tro mundo es posible鈥! Ingenuos, nunca pensamos que 茅ste ser铆a ese nuevo mundo.

*Periodista y comunic贸logo uruguayo. Mag铆ster en Integraci贸n. Creador y fundador de Telesur. Preside la Fundaci贸n para la Integraci贸n Latinoamericana (FILA) y dirige el Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la)

 

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.