Ene 17 2014
1528 lecturas

Cultura

Al Politeama, mi rincón en Paraná y Corrientes que un otoño se fuera

A este Buenos Aires lo inventamos cien locos,
cien tipos aburridos cerquita del suicidio.
Y repito esta tarde descifrarle la entraña
/boliche de mi barrio, cómo se habrán reído/

 

Los sábados se instalan sobre mi lado óseo,
ese costado duro donde adormece el canto.
Y este sábado agosto llueve todas las lluvias
y yo esperando a nadie. Lo hago de tanto en tanto.

 

Tuñón pasó hace un rato. Me regaló angelitos.
Erdosain se fue lento chapoteando su angustia.
Me propone revueltas un rebelde barbudo
y oigo a un Gardel de trapo cantando letras mustias.

 

Un diariero aguachento bancando pulmonías.
Taxi, va una pareja y amueblada furtiva
de un cafishio empolvado, que olvidó el almanaque,
rebusque vespertino de yiranta aburrida.

 

/Qué sábado a la tarde de lluvia y compañía/
Ni está el loco de siempre para explicar cuestiones
y este costado duro donde adormece el canto,
hoy lo mastica el solfa de antiguas frustraciones.

 

Me lo comen las minas que habitaron mi sábana
y amasados acordes de insomnio guitarrero.
Esta constante astucia de estafarme yo mismo
y mi triste zoncera de creerme un mosquetero.

 

Politeama, boliche, te inventaré otro sábado.
Con pibes que nos lleguen remando la alegría
y que canten gritando su manera futura,
aunque esta tarde escurra pañales de agonía.

 

Que entren sin importarles cuanto hemos dicho antes
y si importa, que apenas nos digan ‘buenas tardes’.
Que esta mufa no siga llorando letanías,
y se muera el cafisho y el diarero se salve.

 

Yo te juro, me borro de escribirte palabras
aunque aquella no vuelva cuando llegue ese día.
Ni le diré al ‘mozaico’ que manotea la guita
/un feca cuatro mangos; qué cara está la vida/

 

Nota: ‘mozaico’: mozo, mesero.

*Nació en Banfield y vive en Lanús, Buenos Aires, Argentina.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.