Ago 9 2007
725 lecturas

Economía

Primero fue la bombachita. – Y AHORA SUS DELGADECES

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Una no es princesa, por lo tanto ¬Ņqui√©n la fotografiar√≠a en el primario, imperceptible, lento iniciarse el desmoronamiento de los encantos que por ahora bien hacen so√Īar a miles?

Nadie (la verdad a veces es triste).

foto
La revista Hola! afirma que se trata de Confidencias bajo el sol de Mallorca, pero si una imagen equivale a mil palabras, hubi√©ramos preferido los ¬ęcholulos¬Ľ que de este mundo somos las palabras confidenciales a las fotograf√≠as no demasiado n√≠tidas que dispararon las ventas de la publicaci√≥n.

En ellas se ve a la Princesa de Asturias repartida en un conservador bikini charlando con una dama indudablemente mayor enfundada en un dos piezas de color casi fluorescente: la reina de Espa√Īa.

Las se√Īoras est√°n solas en uno de los barcos de la monarqu√≠a. Una pena. Si hubiera estado S.M. el rey quiz√° nos hubiera dejado otra vez entrever sus graciosos atributos; si hubiera estado el pr√≠ncipe heredero quiz√° hubi√©ramos visto, ¬Ņpor qu√© no?, una casta caricia conyugal.

foto
De su católica y griega majestad Sofía nada se puede decir: adivina una que sus gestos son medidos y sus palabras simpáticas.

Quiz√° aconsejaba a la colega devenida realeza sobre qu√© hacer si su primog√©nito ‚Äďde ella, no de la princesa‚Äď comienza a parecerse al padre: ¬°√©se gusto por cierto tipo de mujeres, √©sa gana de cazarlo todo!

O tal vez sólo charlaban sobre la educación de los nietos.

Do√Īa Leticia ‚Äďo Letizia‚Äď es mona; un poco dura de expresi√≥n para mi gusto, pero puede ser que no fotograf√≠e bien. Se la ve delgadita (poco de d√≥nde afirmarse el pobre Borb√≥n, dice el grosero de mi cu√Īado), lo cual no es para preocuparse: al fin y al cabo tiene dos hijas para correr detr√°s de ellas.

foto
Tal vez la princesa tenga mala suerte ante una c√°mara; siempre le pasan cosas cuando hay una con el obturador a punto. Por ejemplo un poco de viento y la falda que hace de las suyas. Pero los espa√Īolitos ‚Äďrecen o no‚Äď discutir√°n felizcotes en los d√≠as por venir si se le aprecian a do√Īa Letizia (o Leticia) rasgos anor√©xicos, expresiones de pena, de aburrimiento, de sumo contentamiento o lo que sea.

Una aqu√≠, m√°s prosaica, piensa: ¬Ņqui√©n pag√≥, si se pagaron, esos ‚ā¨ 300.00: la revista por tomar las fotos o la Casa Real para que las tomen? Queda dicho: no es el gl√≥bulo la porquer√≠a, es la globalizaci√≥n.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.