Ene 21 2022
277 lecturas

Despacito por las piedras

Revelaciones trascendentales

Amiga lectora, amigo lector, sé que sentirás parecido desasosiego al que hoy padezco. Las noticias planetarias vuelven a enturbiarse, como una fatídica niebla que cubriese el globo azulado donde nos toca en suerte vivir. La pandemia coronada, fatídica y absoluta monarquía viral, lleva más de dos años azotándonos. También sé que, como yo, no te convencen las razones, científicas, políticas o supersticiosas, conque a diario nos bombardean y acosan, pretendiendo aliviarnos de la congoja.

En mi caso, siempre he sido escéptico ante versiones conspirativas y conjuras universales, sean o no de índole sionista, o endilgadas a otros de los tantos “ismos” de la posmodernidad, pero acabo de tener un insólito encuentro, que paso a relatarte sin más preámbulo.Bar Unión: Una barra de profesionales en calle Nueva York

Ayer pasé por la Unión Chica, acuciado por la irreprimible sed de un colemono. Mientras lo ingería, frente a la barra que el Wenche ha hecho proteger con una vidriera de escaso acierto estético, me topé con Lucio Terraplana, poeta runrunista, uno de los habituales del bar que no veía desde antes de la pandemia y aun del estallido social de nuestro precario Octubre. Iba él acompañado de Gabriela Videncia, su actual pareja.

Después de efusivo e inconveniente abrazo con entrambos, incluidos besos húmedos en mis orejas, Lucio me invitó a compartir una mesa apartada, junto a un glorioso jarro de borgoña en frutilla.

-Moure -me dijo-, he podido comprobar, de manera fehaciente, que toda esta vaina epidemiológica corresponde a una conjura de los grandes poderes de este mundo, políticos, étnicos y financieros, con tres objetivos clarísimos: el primero, frenar en seco la explosión demográfica que nos amenaza con duplicar la población de la Tierra en treinta años más; segundo, neutralizar todos los movimientos sociales y tentativas revolucionarias; tercero, controlar a los individuos mediante un chip que se inserta con la tercera dosis vacunatoria o vacuna.

-¿Y se puede saber en qué base real y comprobable sostienes tan peregrina teoría?
-Gabriela te lo explicará…

paranoiaLa miré. Bella mujer empinada en los sesenta, sin ningún trazo de pintura o lápiz labial, ojos pequeños y enigmáticos, boca donde aún no se agosta el preludio del deseo. Habló, con voz levemente enronquecida.

-Hace cuatro años -dijo, sin poder reprimir un suspiro que juzgué nostálgico -conocí a un gallego argentino, escritor y aficionado, como yo, a la ufología, la quiromancia y otras artes adivinatorias; lector asiduo de Lovecraft. Desapareció, luego de un misterioso viaje a Shanghái, en mayo de 2017. ¿Su nombre? Gulliver Miranda… Viajó a la patria de Confucio para concretar una fantástica y revolucionaria propuesta científica hecha al gobierno chino, que consistía, básicamente, en llevar a cabo un experimento genético de amplio espectro y de posible ejecución, dados los avances de la ciencia universal en ese ámbito.

-¿Cuál sería?
-Reducir el tamaño de la especia humana a una cuarta parte de su envergadura actual, mediante procedimientos de alteración de los genes, ya puestos en práctica en ratas de laboratorio, como se sabe, en China, Rusia, Estados Unidos e Inglaterra.

-¿Con qué objeto?
-Cuadruplicar la disponibilidad de espacio físico para el homo sapiens. Tan simple como eso.

-¿Y los animales, los árboles, las plantas, los peces?
-Por supuesto, reducción bonsai extensible a toda la naturaleza viva, a lo largo de un proceso metódico y seguro.

-A ver, a ver… Gabriela, ¿qué antecedentes concretos posee usted de ese proyecto alucinado y de ese desaparecido autor?
-Tengo en mi poder el cartapacio completo de la magna iniciativa. Y, por si fuera poco, la novela inédita que Gulliver escribió al respecto, y que publicaré pronto, al cumplirse los cinco años exactos de su desaparición.

Íbamos en el segundo jarro de afrutillado borgoña. Lucio Terraplana miraba con expresión embobada a Gabriela Videncia.

Yo traté de recordar una conversación semejante, vivida en la mesa que ocuparon Jorge Teillier, Rolando Cárdenas y Álvaro Ruiz en este templo o parroquia de Nueva York 11, donde hemos ahogado tantas contriciones y miedos, durante los años 80, cuando el vino era capaz de entregarnos el beneficio del olvido ilusorio, no solo de fracasos emocionales o traiciones literarias entre pares, sino de la afrenta cotidiana de esa “larga noche de piedra” que padecimos bajo la bota militar y la faltriquera de la Derecha.

Sí, yo había escuchado algo de aquel proyecto, comentándolo con el Mono Olivares y mi querida Stella Díaz; el Mono lo veía posible, mientras Stella le negaba toda verosimilitud, encontrándolo antiestético y atrabiliario. Pero yo no lograba hacerme con la cara de ese tal Miranda.

Entonces, Gabriela me sacó de la súbita meditación, poniéndome su cálida mano derecha sobre la mía izquierda, para decirme:

-Dame tu correo, te mandaré el Word de la novela, para que te enteres en detalle, pero me prometerás… -aquí sus dos blancas manos se apoderaron de las mías, mientras su boca balbuceaba cerca de mi oído -que no vas a divulgarla ni la comentarás con nadie. Y si quieres conocer en detalle el proyecto original, podemos reunirnos en mi parcela del Rincón de La Florida… Nos reuniremos los tres -agregó-, mirando a Lucio, en cuyos ojos creí ver un celoso destello.

Hace cuatro meses que me infligieron la tercera dosis en el vacunatorio del barrio, pero no he sentido nada extraño durante mis diarias jornadas, entre la contabilidad y la literatura, salvo durante la noche, pues tres o cuatro veces por semana me persiguen recurrentes pesadillas, que permanecen horas en la vigilia.

En ellas recibo órdenes, debo cumplir metas, atravesando obstáculos que se remiten a escaladas en lugares agrestes, donde me amenazan precipicios y hondos torrentes de aguas vertiginosas. Las mujeres y los hombres que me acicatean en tales trabajos son de rostros que he conocido alguna vez, pero cuya filiación precisa no logro determinar.

No he vuelto a saber de Gabriela ni de Lucio.

Dicen que el chip aquél te lleva a confundir lo ficticio con la realidad. Sería prueba fehaciente de su implantación perversa mediante la tercera jeringa. Tampoco puedo creer esto de buenas a primeras, porque, desde hace setenta y tres años, me viene ocurriendo parecido fenómeno con los libros.

-¿Qué opinas tú, lectora amiga, lector cómplice? Escríbeme, por favor, al correo electrónico, o directamente háblame por el chip.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.