Dic 27 2021
681 lecturas

Ciencia y Tecnolog铆a

Salud para todos, un grito de guerra convertido en un murmullo en la OMS

Con la imaginaci贸n del fin de la crisis sanitaria y el rebrote de la econom铆a, informes de especialistas y de organismos internacionales apuntan sus diagn贸sticos a la superaci贸n de los impactos econ贸mico-sociales acaecidos en los 煤ltimos dos a帽os鈥 pero la realidad los desmiente.

M谩s all谩 de la discusi贸n sobre la 鈥渘ormalidad鈥, lo que el mundo occidental rico y pr贸spero 鈥損ero empobrecido moral y 茅ticamente- pretende ignorar (lo que afecta a todas las sociedades humanas , ricas o pobres poderosas o d茅biles, sin excepci贸n alguna), es que la pandemia contin煤a y se despliega desde los pa铆ses m谩s empobrecidos, afectando incluso a los enriquecidos, que en su arrogancia subestiman los efectos globales.El D铆a Mundial de la Salud 2018 se centrar谩 en la 鈥渟alud universal鈥 | Nodo Argentina - Campus Virtual de Salud P煤blica

Cuando muchos hablan de pospandemia y de retorno a la normalidad pre Covid-19, nuevas cepas del coronavirus se hacen sentir, poniendo de relieve la acuciante discriminaci贸n en el acceso a las vacunas. El a帽o se va como ha comenzado, entre dudas e incertidumbres y, como plantea el balance final de la Organizaci贸n Mundial de la Salud (OMS), ha sido un a帽o de esfuerzos colosales pero insuficientes en el campo de la salud mundial.

Si los sistemas y servicios de salud han capeado como han podido la tormenta de los 煤ltimos dos a帽os, es en gran parte gracias a los enormes sacrificios de la fuerza laboral sanitaria y social, que a menudo ha recibido poco reconocimiento o recompensa. No obstante, debemos constatar que la pandemia se cobr贸 m谩s vidas en 2021 que en 2020.

La oportunidad perdida

Deber铆amos estar de acuerdo que la 煤nica manera de tratar eficazmente la pandemia de Covid-19, junto al resurgimiento de otras patolog铆as, es a trav茅s de sistemas de salud completos, equitativos y universalmente accesibles. Esa fue precisamente la soluci贸n propuesta a los pa铆ses por la OMS, en la Conferencia Internacional sobre la Atenci贸n Primaria de la Salud (APS) celebrada en 1978 en Alma Ata.

Si se hubiera apoyado el magn铆fico proyecto de justicia social de la OMS, todos los pa铆ses estar铆an hoy adecuadamente equipados para hacer frente a la actual crisis sanitaria, y a cualquier problema sanitario com煤n. Pero la Atenci贸n Primaria de Salud no recibi贸 apoyo. Por el contrario, en un par de a帽os, sus fundamentos de justicia social y econ贸mica quedaron m谩s o menos destruidos y el proyecto se desmantel贸 progresivamente durante la siguiente d茅cada.

12 de septiembre | Declaraci贸n de Alma-AtaInnovaci贸n y desigualdades en la respuesta a la Covid-19 y el rol de la OMS

El an谩lisis de los datos reportados en 25 pa铆ses revela que desde marzo de 2021, 1,3 millones de trabajadores de la salud han sido vacunados por completo, con solo seis pa铆ses alcanzando m谩s del 90%, mientras que nueve pa铆ses han vacunado completamente a menos del 40%.

En contraste, un estudio global reciente de la OMS se帽ala que en 22 pa铆ses, la mayor铆a de ellos de altos ingresos, se encontr贸 que m谩s del 80% de sus trabajadores de la salud y la atenci贸n m茅dica est谩n completamente vacunados. No obstante las desigualdades en el acceso a las herramientas de salud, siguen siendo alarmantes.

Seg煤n un an谩lisis preliminar de la OMS, se han administrado m谩s de ocho mil millones de dosis de la vacuna en todo el mundo, pero a fines de noviembre, solo el 27% de los trabajadores de la salud en 脕frica hab铆an sido completamente vacunados contra la Covid-19, dejando desprotegida a la mayor铆a de la fuerza laboral en la primera l铆nea de la pandemia. Es decir, solo uno de cada cuatro trabajadores de la salud africanos estar铆a vacunado.

Es un fen贸meno que se manifiesta en pa铆ses con menos del 1% de su poblaci贸n vacunada, caso del Congo, Chad, Guinea-Bisau; adem谩s de varios entre el 1 y 2%, como Sud谩n, Niger, Tanzania, Mali, Yemen, Madagascar, Burkina Faso o Sud谩n del Sur; a los que se suman muchos con menos del 5% o del 10%.

Por otro lado, pa铆ses con mayor desarrollo relativo alcanzan elevados porcentajes de sus poblaciones con tres dosis. En estos se sienten los efectos de las nuevas cepas que postergan el fin de la pandemia.Defender a 脕frica del COVID-19 | Naciones Unidas

No obstante, la OMS insiste que al liderar los esfuerzos para poner fin a la pandemia se establecieron聽 metas mundiales de inmunizaci贸n, subrayando que es la prioridad en todos los pa铆ses y en todo el mundo, proteger a las personas en mayor riesgo, como los trabajadores de la salud y las personas de edad.

A partir del 20 de diciembre de 2021, la OMS,聽 ha validado 10 vacunas Covid-19 como seguras, efectivas y de alta calidad y se han actualizado continuamente las pautas de tratamiento, reflejando los 煤ltimos conocimientos cl铆nicos. La colaboraci贸n es esencial para la respuesta de la OMS a pandemia. Los mejores cerebros cient铆ficos del mundo se han unido para hacer y responder a las preguntas de investigaci贸n cruciales necesarias para combatir la Covid-19 como parte del Plan de Desarrollo de la OMS.

Las emergencias surgen y persisten

Actualmente la mayor emergencia humanitaria del mundo est谩 en Afganist谩n, que est谩 luchando no solo contra la Covid-19, sino tambi茅n con diarrea acuosa aguda, dengue, sarampi贸n, poliomielitis y malaria. Desde el 15 de agosto de 2021, la OMS ha enviado m谩s de 414 toneladas m茅tricas de suministros m茅dicos que salvan vidas y vacun贸 a 8,5 millones de ni帽os contra la poliomielitis como parte de una campa帽a en noviembre.

En Yemen, la Covid-19 ha tensado un sistema de salud ya plagado de conflictos y otras epidemias, donde solo la mitad de las La covid-19 en Ad茅n, Yemen: 鈥淟a cat谩strofe que todos tem铆amos ya est谩 aqu铆鈥 | Planeta Futuro | EL PA脥Sinstalaciones de salud del pa铆s se reportan como funcionales. Despu茅s de m谩s de una d茅cada de crisis, las necesidades en Siria son mayores que nunca. La OMS ha intensificado las entregas de suministros m茅dicos y est谩 trabajando con asociados para prestar apoyo en materia de salud mental.

A la vez que se ha ayudado a millones de personas mediante el apoyo a los servicios de salud esenciales y a los centros de alimentaci贸n terap茅utica para tratar a los ni帽os con desnutrici贸n aguda. En respuesta a la pandemia, la OMS ha estado trabajando para construir estaciones de producci贸n de ox铆geno,聽 la capacitaci贸n de los trabajadores de la salud, proporcionar equipo m茅dico y de protecci贸n, y fortalecer la capacidad de laboratorio y pruebas.

Los desaf铆os de los servicios de salud

Las crisis que ocurren solo una vez en una generaci贸n tienen efectos domin贸 desproporcionados. Es probable que la pandemia detenga dos d茅cadas de progreso mundial hacia la cobertura universal de salud, despu茅s de desencadenar la peor crisis econ贸mica desde la d茅cada de 1930 y perturbar gravemente los servicios de salud.

23 millones de ni帽os se quedaron sin las vacunas b谩sicas administradas a trav茅s de los servicios de inmunizaci贸n sistem谩tica en 2020 鈥3,7 millones m谩s que en 2019- seg煤n se desprende de los datos oficiales publicados por la OMS y el UNICEF. La 煤ltima serie de datos globales sobre la vacunaci贸n infantil en todo el mundo reflejan las interrupciones de los servicios a nivel mundial debido a la Covid-19, y muestran que la mayor铆a de los pa铆ses registraron el a帽o pasado descensos en las tasas de vacunaci贸n infantil.COVID-19: 鈥淪in vacunar a los ni帽os no terminar谩 la pandemia鈥 | Coronavirus | DW | 29.03.2021

Resulta preocupante que la mayor铆a de estos ni帽os 鈥揾asta 17 millones鈥撀 probablemente no recibieron ni una sola vacuna durante ese a帽o, lo que agrava las enormes desigualdades ya existentes en el acceso a las vacunas, y aumenta el riesgo de enfermedades prevenibles como el sarampi贸n y la poliomielitis.聽 La mayor铆a de estos

ni帽os vive en comunidades afectadas por conflictos, en lugares apartados donde la atenci贸n es deficiente, o en entornos informales o barrios marginales, donde sufren m煤ltiples privaciones, como el acceso limitado a los servicios b谩sicos de salud y a los servicios sociales fundamentales.

M谩s de la mitad de los pa铆ses encuestados por la OMS entre junio y octubre de 2021 informaron interrupciones en los servicios de detecci贸n y tratamiento de la diabetes, la detecci贸n y el tratamiento del c谩ncer y el manejo de la hipertensi贸n. A medida que abordamos estos desaf铆os, la cobertura universal de salud, sigue siendo la Estrella del Norte de la OMS.

Sin embargo, incluso antes de la Covid-19, el mundo no estaba cumpliendo con el objetivo de ver a 1.000 millones de personas D铆a Salud Universal 鈥 FORO DEL SECTOR SOCIALadicionales beneficiarse de la cobertura universal de salud, mientras que 500 millones de personas fueron empujadas (o empujadas a煤n m谩s) a la pobreza extrema debido a los pagos que ten铆an que realizar por la atenci贸n m茅dica.

La situaci贸n solo empeorar谩 debido a la pandemia, por lo que se deben redoblar los esfuerzos y hacer de la 芦salud para todos禄 el grito de guerra de la recuperaci贸n. La Covid-19 ha puesto de relieve las limitaciones de la resiliencia de los sistemas de salud, destacando la necesidad de fortalecerlos para garantizar mejor tanto la cobertura sanitaria universal como la seguridad sanitaria

Salud para todos鈥 un grito convertido en un murmullo

Desde el inicio del milenio, en vista de la falta de apoyo por parte de los patrocinadores financieros para cualquier revitalizaci贸n genuina de la Atenci贸n Primaria de salud (APS), la OMS ha frenado dr谩sticamente sus ambiciones y ahora lucha por la Cobertura Universal de Salud (CUS). Tal como se concibe actualmente, y a pesar de las invocaciones al esp铆ritu de Alma Ata, la CUS ha conservado algunos aspectos de la APS pero, en varios sentidos, representa una regresi贸n sustancial con respecto al proyecto de justicia social de la OMS.Qu茅 podemos hacer para alcanzar las metas del ODS3: salud y bienestar? 鈥 MY World M茅xico

En los intentos posteriores de la OMS por revivir la APS se ha hablado sobre los derechos humanos y a veces se ha hecho referencia a la desigualdad dentro de las sociedades (pero nunca entre pa铆ses), pero en ninguno de estos cargos de conciencia se menciona el verdadero pilar de la Salud para Todos, que es un orden econ贸mico internacional justo y racional.

Bajo los reg铆menes neoliberales, los Estados miembros m谩s poderosos representan cada vez m谩s los intereses de sus empresas transnacionales en la Asamblea Mundial de la Salud anual, en lugar de los intereses de salud p煤blica de sus ciudadanos.

Apoyan a los gigantes de la alimentaci贸n, las bebidas y la agroindustria cuando las enfermedades no transmisibles o la nutrici贸n est谩n a la orden del d铆a, a la grandes empresas farmac茅uticas, en relaci贸n con el acceso a los medicamentos, y a todo el sector de la salud con fines de lucro, incluidos los equipos m茅dicos, los proveedores de servicios de salud privados y las compa帽铆as de seguros de salud privadas, en relaci贸n con la CUS.

En las cuatro 煤ltimas d茅cadas, la OMS ha perdido gradualmente el control de su presupuesto y, por consiguiente, de su programa de trabajo, en parte porque la organizaci贸n se hab铆a vuelto (por un breve momento) demasiado socialista, pero en parte porque, en virtud del imperativo capitalista, es intolerable que un sector tan potencialmente rentable siga sin explotarse.

La salud representa un mercado billonario en d贸lares (10 billones聽 de d贸lares en 2020) como el Foro Econ贸mico Mundial no deja de recordar a sus contribuyentes. Las 鈥渄onaciones鈥 a la OMS o la participaci贸n en asociaciones p煤blico-privadas para la salud son inversiones valiosas para las empresas multinacionales que buscan nuevas esferas rentables para sus actividades.

La salud internacional est谩 hoy en d铆a controlada por el Banco Mundial, el Grupo de los 8 y en parte por el聽 Grupo de los 20, con la OMS reducida potencialmente al papel de intermediario de las asociaciones p煤blico-privadas, las m谩s a menudo llamadas asociaciones de m煤ltiples partes interesadas. El problema de estos acuerdos es que las asociaciones p煤blico-privadas en materia de salud, permiten a los intereses privados establecer e influir en el programa de salud p煤blica.

La humanidad est谩 en peligro m谩s all谩 de lo sanitario y por eso se necesita discutir el modelo productivo del capitalismo en nuestra 茅poca, causa en origen del calentamiento global y el cambio clim谩tico y el conjunto de efectos sociales entre los que destaca la explotaci贸n de la fuerza de trabajo, el saqueo de los聽bienes comunes, el empobrecimiento extendido y la concentraci贸n, explicando la realidad de una desigualdad social incrementada.

*Periodista uruguayo acreditado en la ONU- Ginebra. Analista asociado al Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la)

 

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.