Ago 1 2022
92 lecturas

Cultura

San Pablo y la ley

El hombre siempre ha sentido la necesidad de pensar seg√ļn leyes y parecer√≠a momento propicio para pensar un poco m√°s en la ley de Dios, para refugiarnos y aferrarnos a ella, cuando est√°n en crisis los mecanismos que salvaguardan¬† el ordenamiento jur√≠dico y cuando se desconoce cualquier orden moral.

La palabra ley se puede interpretar bajo diversos conceptos, ¬†como regla o norma, significa una serie de principios que se deben seguir, y que tanto pueden ser de orden natural como dictados por la autoridad en consonancia con la idea de justicia, y para el bien com√ļn, tambi√©n puede ser, en un sentido general, la regla constante e invariable de las cosas, nacida de la causa primera o de sus propias cualidades y condiciones, tal como explica el te√≥logo y fil√≥sofo espa√Īol, Jaime Balmes -1810-1848-, en el siguiente texto: ‚ÄúLa imposibilidad f√≠sica o natural consiste en que un hecho est√© fuera de las leyes de la naturaleza‚ÄĚ.

10 mandamientos de la Iglesia Cat√≥lica: ¬ŅCu√°les son?Mandato, mandamiento, orden, precepto, prescripci√≥n, dictado, disposici√≥n y decreto se refieren a cualquier veredicto, decisi√≥n o determinaci√≥n de un superior revestido de autoridad, o del propio Jefe de Estado o Magistrados supremos. As√≠, se llama decreto-ley a la resoluci√≥n de urgencia que, sin ninguna deliberaci√≥n y por expreso mandato de dicha autoridad, pasa a ser ley de un valor absolutamente obligatorio. Bando o edicto, es la publicaci√≥n de dichos mandatos, preceptos o decretos por la autoridad competente.

Pauta es una regla  dada como modelo en la determinación del modo de llevar a cabo alguna cosa y reglamento es el conjunto de pautas y normas  a seguir por determinada corporación, organización o servicio. Código, es el reglamento de orden superior formado por una colección de leyes y disposiciones dictadas por la máxima autoridad. Canon, constitución y estatuto, son los establecimientos y ordenanza que tienen fuerza de ley para el gobierno de un determinado cuerpo, organismo e incluso nación.

La costumbre como ley es aquella pr√°ctica tan usada, repetida y aceptada que ha adquirido por ello y con el peso del tiempo fuerza de ley. El nombre de ukase se aplica en particular a los decretos que dictaba el Zar y que se ha extendido para designar una ley o mandato tir√°nico e injusto.

Formaci√≥n Pastoral para Laicos: Los escritos de San Pablo: Su Teolog√≠a - El estado del hombre sin Cristo - La LeyPara San Pablo -el Ap√≥stol de los gentiles-¬† la ley no es, propiamente hablando, la ley de los legisladores, ni la ley que se puede esquivar. Ni la ley que se dicta ‚Äďcomo la ley divina de Mois√©s-, entre truenos y rayos-. Como en el caso de los Mandamientos.

La ley, para San Pablo, es la ley moral, la que no est√° escrita en ninguna parte m√°s que en el coraz√≥n del hombre, la que podemos encontrar en el fondo de nuestras conciencias: la ley de Dios, metaf√≠sica se traduce en ley moral dentro del coraz√≥n del hombre precisamente porque el coraz√≥n del hombre tiene facultad ‚Äďno de hacerla o no- sino de cumplirla o no. Esa ley moral que nosotros encontramos en el fondo de la conciencia, en el esp√≠ritu humano, en la expresi√≥n del orden establecido por Dios y constituye el concepto de ‚Äúley interior‚ÄĚ que va a invadir al Imperio Romano y que va a servir de base a la nueva religi√≥n y de punto de partida de la nueva moral y de la evoluci√≥n jur√≠dica posterior.

La ley es siempre expresión de orden, so pena de dejar de serlo y dentro del caos y confusión circundante, debemos dar primicia y vigencia a las leyes del espíritu.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.