Sep 26 2014
1814 lecturas

Econom铆a

Se calienta la batalla contra los fondos buitre

Muchos pa铆ses que afrontan situaciones de endeudamiento cada vez m谩s dif铆ciles perciben la necesidad urgente de frenar a los fondos buitre y de establecer un mecanismo mundial de reestructuraci贸n de la deuda.
El rostro abominable de la deuda externa acecha de nuevo. La desaceleraci贸n econ贸mica
mundial, la ca铆da de los precios de los productos b谩sicos y la disminuci贸n del turismo han
provocado una reducci贸n de los ingresos provenientes de las exportaciones y de las
reservas de divisas en muchos pa铆ses en desarrollo.
Ning煤n pa铆s quisiera tener que pedirle ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI) para
evitar el impago pues esto traer铆a consigo a帽os de austeridad, elevados 铆ndices de
desempleo, recortes en los gastos para el desarrollo social y a la postre, no solucionar铆a el
problema.
No solo podr铆a aumentar el volumen de la deuda, sino que podr铆a haber bajo crecimiento,
recesi贸n e inestabilidad pol铆tica y social. Muchos pa铆ses africanos y latinoamericanos ya han
hecho frente a estos problemas en el pasado y varios pa铆ses europeos los enfrentan
actualmente.
En vista de que el marco actual no permite llegar a una soluci贸n, algunos pa铆ses optan por
reestructurar sus deudas. Sin embargo, al no haber un sistema internacional para una
renegociaci贸n ordenada de la deuda, los pa铆ses deben emprender las negociaciones por su
cuenta.
Los resultados suelen ser problem谩ticos, pues esto genera la desconfianza de los mercados
y los pa铆ses deben afrontar la ira de los acreedores, pero puede que los pa铆ses prefieran
tragarse esa p铆ldora que afrontar a帽os o decenios de inestabilidad econ贸mica y pol铆tica interna.
Es el caso de la Argentina, cuya deuda p煤blica lleg贸 a ser de un 166% del producto interno
bruto (PIB) en 2002. Tras muchos a帽os de declive econ贸mico y de inestabilidad pol铆tica y
cuando fue evidente que la deuda no se pod铆a pagar, el pa铆s cay贸 en suspensi贸n de pagos
en 2001.
En 2003 el presidente N茅stor Kirchner comenz贸 a negociar una reestructuraci贸n de la
deuda con sus acreedores. La Argentina efectu贸 operaciones de conversi贸n de la deuda en
2005 y en 2010 y reestructur贸 su deuda con el 93% de sus acreedores, quienes aceptaron
recibir cerca de un tercio de su valor.
En cambio un 7% de los acreedores, los acreedores inflexibles o holdouts, rechazaron
participar en el proceso de reestructuraci贸n. Lo que es peor, algunos fondos de alto riesgo
influyentes (que constituyen solo un 1% de los acreedores) que compraron parte de la
deuda en el mercado secundario por un valor mucho menor, recurrieron a los tribunales de
Nueva York (en donde fueron contra铆dos los pr茅stamos originales) para intentar obtener la
totalidad del valor.
Estos fondos, conocidos ahora popularmente como fondos buitre, se especializan en
adquirir deuda de pa铆ses altamente endeudados a precios con grandes descuentos (por
ejemplo, un 10% del valor original del pr茅stamo) en los mercados financieros y despu茅s
insisten ante los tribunales en que se les debe cancelar el 100% de los t铆tulos con intereses.
Como los buitres, sobrevuelan en c铆rculos los cuerpos agonizantes o los cad谩veres y luego
bajan en picada y se abalanzan sobre ellos para darse un fest铆n. Solo que en este caso los
cuerpos son pa铆ses; pedirles que expriman a煤n m谩s sus secas econom铆as para pagar a los
fondos buitre es pedirles lo imposible.
Tras un largo proceso que termin贸 en el Tribunal Supremo, el poder judicial de los Estados
Unidos decidi贸 este a帽o que a los fondos de alto riesgo que rechazaron los canjes y que
llevaron el caso ante los tribunales, s铆 se les debe pagar la totalidad de la deuda y los
intereses. fondos buitres y griesa
Peor a煤n, el fallo judicial decret贸 que la Argentina no podr谩 seguir pagando al 93% de los acreedores que aceptaron una fuerte quita si al mismo tiempo no salda la totalidad de la deuda con los fondos buitre. El juez de Nueva York bas贸 su decisi贸n en una cl谩usula de
tratamiento igualitario entre acreedores.
La Argentina ya hab铆a acordado con un banco de Nueva York pagar los intereses al 93% hace algunas semanas, pero la decisi贸n del Tribunal oblig贸 al banco a rechazar el acuerdo.
Los fondos buitre quieren dejar a la Argentina en cueros. Se calcula que el fondo principal,
NML Capital, obtendr铆a un rendimiento de 1.600%.
La presidenta de la Argentina, Cristina Fern谩ndez de Kirchner, se neg贸 a doblegarse ante
estos fondos. Si lo hace, el pa铆s tendr铆a que pagarles tambi茅n a todos los acreedores el
valor total; es decir, 1.200 millones de d贸lares, lo cual es imposible.
Este giro imprevisto de los acontecimientos ha causado indignaci贸n entre los grupos de
inter茅s p煤blico y ha suscitado la ira de los gobiernos de los pa铆ses en desarrollo. Durante la
Cumbre Extraordinaria del Grupo de los 77 celebrada en junio en Bolivia, estos pa铆ses
criticaron los fondos buitre y pidieron la creaci贸n de un mecanismo adecuado de
reestructuraci贸n de la deuda.
A los ministerios de Finanzas de los pa铆ses desarrollados tambi茅n les concierne esta
cuesti贸n. Despu茅s de todo, pa铆ses como Grecia tuvieron que recurrir hace algunos a帽os a
una reestructuraci贸n de la deuda en la que los acreedores privados aceptaron una quita.
Aceptar la decisi贸n del Tribunal es sentar un precedente que har铆a imposible para cualquier
pa铆s reestructurar su deuda pues los fondos buitre atacar铆an con nuevos br铆os y sobra decir,
otros inversores imitar铆an el comportamiento de este tipo de fondos ya que es una forma
f谩cil de ganar mucho dinero.
Martin Wolf, columnista del influyente Financial Times, ha apoyado a la Argentina en su
lucha contra los fondos buitre e incluso lleg贸 a decir que es injusto comparar a los
acreedores inflexibles con buitres, pues los buitres de verdad al menos desempe帽an una
tarea valiosa.
A finales de agosto la International Capital Market Association, organizaci贸n de banqueros e inversores con sede en Suiza, public贸 nuevas normas destinadas a reducir la capacidad de
los inversores que no aceptaron los canjes de comprometer la reestructuraci贸n de la deuda.
El 9 de septiembre, el Grupo de los 77, en representaci贸n de los pa铆ses en desarrollo, logr贸
promover una resoluci贸n en la Asamblea General de las Naciones Unidas mediante la que
se reconoce que los esfuerzos de un Estado por reestructurar su deuda soberana no deben
verse obstaculizados por los fondos de alto riesgo que buscan beneficiarse adquiriendo
deuda de Estados altamente endeudados.
Con 124 votos a favor, 11 en contra y 41 abstenciones, la Asamblea General tambi茅n
decidi贸 establecer un marco jur铆dico multilateral para los procesos de reestructuraci贸n de la deuda soberana para finales de 2014, a fin de aumentar la estabilidad del sistema financiero internacional.
La creaci贸n de g77 santa cruzun sistema internacional de reestructuraci贸n de la deuda soberana ser铆a una
soluci贸n sist茅mica, pues los pa铆ses endeudados podr铆an recurrir a un tribunal o a un
sistema internacional y no tendr铆an que llevar a cabbo la reestructuraci贸n de la deuda por su cuenta.
Aunque los pa铆ses en desarrollo en conjunto respaldaron la resoluci贸n, se viene encima una
dura batalla para su aplicaci贸n, pues entre los pa铆ses que se opusieron est谩n los Estados
Unidos, Alemania y el Reino Unido (pa铆ses clave en las finanzas mundiales).
Otra resoluci贸n impulsada por la Argentina y otros pa铆ses con el fin de crear marcos
jur铆dicos para poner freno a las operaciones de los fondos buitre y para la reestructuraci贸n
de la deuda soberana est谩 en estudio en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones
Unidas.
El hecho de que la cuesti贸n de la deuda est茅 en el centro de los debates en las Naciones Unidas, 贸rgano universal en el que los pa铆ses en desarrollo tienen mayor voz en la toma de decisiones, es positivo.
Las negociaciones futuras para establecer un sistema mundial ser谩n dif铆ciles, pero bien valen la pena teniendo en cuenta que evitar y resolver las crisis de la deuda es una prioridad para un n煤mero cada vez mayor de pa铆ses.

*Director ejecutivo del Centro del Sur.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *


El periodo de verificaci贸n de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la p谩gina.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.