Séneca: la ansiedad

50

 

La ansiedad, ha sido desde la antigüedad  hasta nuestros días el tema básico de la filosofía y la vida contemporánea. Los filósofos de aquella época se ocupaban de reflexionar acerca de la conducta de los seres humanos y por eso lograron trazar unos métodos imprescindibles sobre la mejor manera de vivir.

“Aquí y ahora” sabias palabras del filósofo, político y orador romano  Séneca, -4 a.C al 65 d.C-, quien al darse cuenta  que muchas personas vivían inmersas en la preocupación, -lo que hoy llamamos ansiedad-  dijo: «Lo que aconsejo es que no seas infeliz antes de la crisis, ya que puede ser que los peligros ante los que palideces  nunca te alcanzarán; ciertamente aún no han llegado”. Afirmó  que la verdadera plenitud de la vida  se encuentra en el “aquí y ahora” en apreciar lo que tenemos y en vivir de acuerdo con nuestros principios y valores. Nos insta a ser conscientes de nuestras acciones y decisiones, a cultivar la virtud y a mantener la calma y la serenidad en medio de las adversidades”.101 frases de Séneca sobre psicología, filosofía y política

Actualmente, privado de apoyos ontológicos o doctrinales en un mundo incierto que permanentemente cambia y se transforma, el ser humano se siente preocupado, ansioso; en medio de esa nebulosa de la cual forma parte, se ve precisado a tomar decisiones, ya que nada está definido en torno suyo. La tarea de definirse, le causa ansiedad.

La ansiedad -de acuerdo a  Wikipedia y otros textos consultados- es un estado emocional que surge cuando una persona se siente en peligro, sea real o imaginaria la amenaza. Es una respuesta normal o adaptativa, que prepara al cuerpo para reaccionar ante una situación de emergencia. Es una inclinación de temor o miedo sobre lo que está por venir. Por lo tanto, tiene una función muy importante relacionada con la supervivencia,  junto con el miedo, la ira, la tristeza  o la felicidad… Para preservar su integridad física ante amenazas, el ser huestoicismo #estoico #filosofia #reflexion #reflexiones #seneca #ansie... | TikTokmano ha tenido que poner en marcha respuestas eficaces y adaptativas durante millones de años: la reacción de lucha o huida.

Séneca plantea lo que algunas corrientes de la psicología certificaron después: la ansiedad es ese sentimiento de esperar lo peor, sin que ello haya ocurrido. En otras palabras, se trata de un percepción subjetiva que nos lleva a esperar el mal. A vivir en función de algo malo, que todavía no ha sucedido.

Es curioso observar como diferentes pensadores desde diferentes ideologías llegaron a las mismas conclusiones. Tanto Séneca, como las corrientes  budistas, afirman que no debemos alarmarnos por aquello que aún no ha llegado. De este modo, tanto el filósofo como el budismo, defienden que no sirve de nada preocuparse en exceso por un evento que  todavía no ha tenido lugar. Así pues, destacan el papel fundamental de los pensamientos en la generación de la ansiedad.

Los psicólogos, Sergio de Dios González y Edith Sánchez, que han investigado, acerca de “Séneca y su secreto contra la ansiedad”, señalan lo siguiente:

– “En otras palabras, comenzamos a sufrir antes de que haya motivos para hacerlo. El solo hecho de anticipar un dolor, ya nos sumerge en su desagradable compañía, pese a que todavía no se haya presentado o no se vaya a presentar. Si atendemos a las palabras del filósofo, podemos aprender que es nuestra mente  la que nos pasa malas jugadas y no los acontecimientos de por sí: Séneca destaca: ”Tenemos el habito de exagerar, o de imaginar, o de anticipar el dolor”.

Así es la ansiedad. Un estado de antelación que espera, con angustia, a que se consuma el sufrimiento. Dicen que es una manera de “estar enfermo de futuro”. Se mira hacia adelante como quien ve lo peor por suceder. El ansioso teme ser robado, aunque nadie esté intentado hacerlo. Piensa que un terremoto derrumbará en cualquier momento su casa. O que el ser amado, más temprano que tarde, lo abandonará.

“Hay más cosas que pueden asustarnos que aplastarnos; sufrimos más a menudo en la imaginación que en la realidad” aseguró Séneca, uno de los grandes exponentes del estoicismo, al hablar sobre los miedos infundados la fuente más recurrente, más insistente, de nuestra preocupación. Argumenta que la ansiedad surge cuando nos dejamos llevar por nuestras pasiones y deseos irracionalmente. Para combatirla, propone cultivar la virtud y la sabiduría, practicar la moderación y vivir de acuerdo con la naturaleza.

Un dicho británico dice: “Espere lo mejor y prepárese para lo peor”.

También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.