Jun 6 2023
151 lecturas

Sociedad

Supersticiones

La superstici√≥n es la creencia, que no tiene fundamento racional, y que consiste en atribuir car√°cter m√°gico o sobrenatural a determinados sucesos, o pensar que algunos hechos proporcionan buena o mala suerte. Los romanos lo tradujeron como ‚Äúsuperstitio‚ÄĚ y le dieron un significado desde√Īoso: ‚Äúel concepto de superstici√≥n surgi√≥ para referirse a las pr√°cticas religiosas o m√°gicas que se sal√≠an de madre‚ÄĚ. Superstitio¬†era miedo o temor excesivo a los dioses.

En psicolog√≠a el t√©rmino se asocia en sentido estricto a ‚Äúconducta supersticiosa‚ÄĚ concepto que utiliz√≥ por primera vez el psic√≥logo estadounidense Burrhus Frederic ¬†Skinner, -1904-1990-, considerado el padre del conductismo, en 1948, de su descripci√≥n del paradigma del conocimiento operante. Seg√ļn la Real Academia Espa√Īola, la superstici√≥n es una creencia contraria a la fe religiosa y a la raz√≥n. Las supersticiones son muy comunes en todos los estratos sociales y educativos de la sociedad y pueden ir desde peque√Īos gestos para convocar ‚Äúla suerte‚ÄĚ hasta creencias m√°s elaboradas. Se trata de conceptos ¬†sin ning√ļn soporte cient√≠ficoPor qu√© somos tan supersticiosos? | El Correo

Ejemplos de superstición:

-Cuando se ve una ara√Īa en un ¬†lugar aseado se dice, si es por la ma√Īana, que pronostica un enfado; si es por la tarde, indica esperanza fundada; si se le ve tejer tela, augura que alguien ¬†prepara un enga√Īo contra quien la ve; si se la ve hilar hacia abajo, presagia dinero, y si se descuelga hacia una persona puede asegurar que pronto tendr√° un aumento de capital.

Los refranes castellanos han recogido estas supersticiones en la forma siguiente: ‚Äúvista por la ma√Īana, mala semana, a mediod√≠a, alegr√≠a; despu√©s de anochecido, gozo cumplido‚ÄĚ; ‚Äúara√Īa que por su hilo a ti cae, bien te trae‚ÄĚ. En cambio los pron√≥sticos son menos favorables, cuando es vista la ara√Īa en sue√Īos, porque significa traici√≥n, de acuerdo a lo escrito por Jos√© A. S√°nchez P√©rez en su libro, Supersticiones Espa√Īolas.

-La esmeralda como casi todas las piedras preciosas, es objeto de supersticiones. Dicen que como amuleto tiene su mayor influjo desde el 21 de junio al 20 de julio. Con ella se tiene esperanza, se conserva la vista, predispone para conocer el porvenir y conservar la castidad, hace rico al que la posee, es elocuente el que la tiene y se quiebra cuando el que la lleva realiza actos carnales ilícitos. Si todo esto fuese cierto, no cabe duda que tendría bien ganado el título de piedra preciosa.

-El gato, ¬†por ¬†ser el m√°s familiar de los animales dom√©sticos, es quiz√°s por ello objeto de muchas supersticiones: si se lava la cara, anuncia visita; ver a un gato que pretende agarrar algo es signo de traici√≥n; si los gatos juegan, corren o saltan pronostican viento, lluvia o cambio de tiempo; tener un gato negro en casa es buena suerte, y hay quien a√Īade que la vivienda se ve libre de incendios.

Supersticiones raras de 13 pa√≠sesAntiguamente, el gato negro se ve√≠a de mal ag√ľero y se le pon√≠a representante del mal. En Besal√ļ, Gerona, Espa√Īa, a√ļn quedan gentes sencillas que siguen creyendo en el maleficio del gato negro; si persisten las desgracias que origina, hay que cocerlo vivo y enterrarlo en terreno de la misma casa para que se deshaga el maleficio.

-Los signos del alfabeto árabe poseen buraka -santidad, valor sagrado-, especialmente, los de las letras que integran las doxologías. Sobre todas, el alif inicial de la palabra Dios. Por esto se hacen los yeduel -especie de amuletos-, consistentes en un cuadrado, que llevan en su centro  signos, letras, cifras y palabras determinadas que poseen la mística propiedad.

-Los supersticiosos consideran augurio de premio el hecho de que despu√©s de comprado el billete de loter√≠a, se rompa, sin querer, un plato en la casa donde habita. Tambi√©n recomiendan pasar el billete adquirido por el lomo de un gato negro. Esto √ļltimo se halla tan extendido, en el mundo, que son muchas las administraciones de loter√≠a donde tienen un gato negro.

En ‚ÄúEl sentido de los sue√Īos‚ÄĚ, su autor, C. Mu√Ī√≠os Espinali recoge la opini√≥n de que los sue√Īos de la mano se refieren a nuestros ‚Äúmanejos‚ÄĚ. Estos pueden ser il√≠citos y entonces nuestra mano est√° manchada.

-En China inspiran mucho respeto todav√≠a los esp√≠ritus de las monta√Īas, y seg√ļn la altura y masa de estas as√≠ es el poder que se les atribuye. En algunas regiones determinadas, las colinas ¬†s√≥lo en ciertos d√≠as pueden cruzarse, despu√©s de una preparaci√≥n espiritual.

-En Indochina, los habitantes de las faldas de las cordilleras, adoran al genio de la monta√Īa, del cual son muy temerosos, y le dan por nombre Dao Da, genio del palacio elevado.

-A√ļn se cree en algunos pueblos de la India Central que el Dios solar mora en las serran√≠as, y siguen denominando ‚Äúrayos solares‚ÄĚ a los cerros aislados y afilados.

-En la casa donde nace una criatura, en √Āfrica del Norte, se siembra el suelo de sal y alumbre, a fin de que est√©n bien dispuestos los esp√≠ritus familiares. Es una costumbre popular o mejor dicho una a√Īeja superstici√≥n, cada vez m√°s en desuso.

-Cuenta Ossendowki, en el cap√≠tulo III de su obra ‚ÄúLa sombra aterradora del Este‚ÄĚ,¬†Madrid 1930, que antes de la Revoluci√≥n se cultivaba asiduamente en San Petersburgo, la ciencia (?) de leer en los posos del caf√©. Concretamente, se refiere a las sesiones de adivinaci√≥n que se celebraban en el palacio del conde de Klejucuinhel, ferviente servidor del zar, lo mismo que las dem√°s asiduas y entusiastas personas que all√≠ iban para, en la superficie de los negros elementos, averiguar a suerte que aguardaba a sus adorados Rom√°nov.C√≥mo leer en los posos del caf√©: 15 figuras y sus significados

-Cuando, despu√©s de alguna frase optimista, ‚Äútocamos madera‚ÄĚ, aludimos a la religi√≥n de los persas, -m√°s de mil a√Īos antes de Cristo-, que ten√≠a a las vetas de la madera por moradoras del genio del Fuego y de la Vitalidad.

-El transe√ļnte que se niega a pasar por debajo de una escalera no sabe que obedece inconscientemente a una de las m√°s viejas creencias de la humanidad: la del tri√°ngulo sagrado, s√≠mbolo matem√°tico constituido en este caso por el suelo, la escalera y el muro contra el que se apoya; tri√°ngulo que no se puede romper, so pena de sacrilegio.

-Una antigua superstici√≥n impide a varios fumadores prender ¬†sus cigarrillos con una misma cerilla. El l√≠mite de personas que pueden encender seguidas por esta c√°bala, son ¬†dos. El origen de este miedo es, seg√ļn se dice, la guerra del Transvaal, regi√≥n de la Rep√ļblica de Sud√°frica, donde los Boers eran tan buenos tiradores, que los ingleses en facci√≥n sobre la l√≠nea de fuego no ten√≠an tiempo para encender tres cigarrillos con el ¬†mismo f√≥sforo sin que el centinela enemigo apuntase y matase al √ļltimo a quien se daba lumbre.

-La creencia en el mal de ojo era com√ļn en Asiria hace m√°s de 3.000 a√Īos, de acuerdo a C. J. Thompson, en su libro ‚ÄúLa curaci√≥n por la Magia‚ÄĚ, 1946.

-Seg√ļn una afirmaci√≥n muy general, los cascabeles met√°licos que se atan a los vestidos de los sacerdotes budistas constituyen la protecci√≥n m√°s eficaz contra toda clase de esp√≠ritus mal√©volos, se√Īala Marius Schneider, en ¬†‚ÄúEl origen musical de los animales-s√≠mbolos en la mitolog√≠a‚ÄĚ, 1946.

Dentro de las supersticiones ¬†famosas figuran: los gatos negros; romper un espejo; cruzar los dedos; derramar sal; pasar debajo de una escalera; el n√ļmero 13; abrir un paraguas dentro de un sitio cerrado; el novio no puede ver a la novia antes de la boda; empezar el d√≠a con el pie derecho y tocar madera.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


A√Īadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.