Sep 5 2022
298 lecturas

Sociedad

Suplantaci贸n de sexo

Agn贸dice, doncella ateniense, que vivi贸 en el Siglo IV, -a. C.-, fue una m茅dico partera, obstetra,聽聽 considerada como聽 la primera mujer ginec贸loga conocida en el mundo cl谩sico y esto la convirti贸 en una inspiraci贸n y figura simb贸lica para todas las m茅dicas presentes y futuras. Como respuesta a su juicio se desencaden贸 una de las primeras revueltas femeninas conocida en la historia. Su biograf铆a fue relatada por el escritor Higino en sus F谩bulas.

Para satisfacer su pasi贸n por el estudio de la medicina, cosa que prohib铆a la ley a las mujeres, se disfraz贸 de hombre y pudo o铆r las lecciones de Her贸filo, el gran anatomista de su 茅poca. Obtuvo los mejores resultados en el examen de medicina y as铆 consigui贸 el equivalente a un t铆tulo actual en ginecolog铆a y obstetricia. El juicio de Agn贸dice por "seducir a sus pacientes" que provoc贸 una rebeli贸n de mujeres en la antigua Grecia - BBC News Mundo

Se dedic贸 particularmente al tratamiento de las enfermedades de las mujeres y a la obstetricia, consiguiendo una inmensa clientela. Los m茅dicos, celosos de sus 茅xitos, la acusaron de pervertir a las se帽oras. Ella justific贸 su conducta confesando su verdadero sexo; pero entonces se la persigui贸 como violadora de la ley que prohib铆a a las mujeres las carreras de los hombres y estudiar medicina.

Las damas de Atenas se interesaron tanto a su favor, que no solo fue abolida por el Senado en su obsequio la ley que consignaban聽 dicha prohibici贸n, sino que dict贸 otra que derogaba a los hombres el ejercicio de la carrera de comadr贸n.

En el cosmo griego antes de Agn贸cide, las mujeres pod铆an encargarse del聽 cuidado de los pacientes y tratar de investigar el funcionamiento del cuerpo y las causas de las enfermedades. Tambi茅n se les permit铆a ser comadronas y ayudar en el alumbramiento, pero no pod铆an ejercer la medicina.

El juicio de Agn贸dice provoc贸 el cambio en las leyes atenienses permitiendo a las mujeres estudiar medicina. La historia de Agn贸dice, tambi茅n fue utilizada mucho despu茅s, a lo largo del siglo XVII por las parteras para defenderse de los profesionales m茅dicos que quer铆an incorporar el estudio de la medicina en el parto.

3.2 Lasthenia y Axiotea - Mujeres en la filosof铆a Antigua-Axiotea, 聽fue una fil贸sofa griega que estudio con Plat贸n. Naci贸 en Fliunte, una antigua ciudad en el Peloponeso, la cual estaba bajo la legislaci贸n Espartana, cuando Plat贸n fund贸 su Academia. Es sabido por Temistio, que Axiotea ley贸 La Rep煤blica de Plat贸n y entonces viajo a Atenas para ser su estudiante.

Para evitar llegar a ser una hetera, Axiotea se present贸 vestida de hombre durante el tiempo que estuvo en la escuela del famoso fil贸sofo, cuyas doctrinas luego propag贸. Despu茅s de la muerte de Plat贸n, continu贸 sus estudios, con Espeusipo.

-Uno de los casos m谩s extraordinarios de suplantaci贸n de sexo es el de La Monja Alf茅rez鈥 como la denomina la Historia. Catalina de Erauso, que as铆 se llam贸, naci贸 en San Sebasti谩n, Espa帽a el a帽o 1592, hija de una de las familias m谩s distinguidas de la entonces villa.

Muy ni帽a, pas贸 a vivir en el convento de las Dominicas de aquella localidad, y a los quince a帽os de edad, y en el primero de noviciado, como consecuencia de su car谩cter violento, resuelto y decidido, despu茅s de pelearse un d铆a con una de las religiosas se escap贸 del convento y, a partir de entonces, adopt贸 el aspecto y atuendo masculino, as铆 como el nombre de Antonio de Erauso.

Desde ese momento, su vida fue una constante聽 sucesi贸n de aventuras, pero conservando siempre la pureza. Se comport贸 en todo momento como un hombre de pelo en pecho, diestro en manejar la espada y la daga, sin grandes escr煤pulos en cuanto a la propiedad ajena, aunque no dej贸 de tener rasgos de loable fidelidad.La Monja Alf茅rez, una figura enigm谩tica - Revista de Historia

Desempe帽贸 distintos oficios y ocupaciones. Trabaj贸 en Vitoria, en Valladolid, Bilbao, Estella. En Pasajes embarc贸 para Sevilla y en Sanl煤car la Mayor, 聽sent贸 plaza de grumete en un gale贸n que sali贸 para Am茅rica. Una vez en esas tierras, al capit谩n del barco, por cierto t铆o suyo, que no la reconoci贸 ni dud贸 nunca de su condici贸n masculina, cuando el gale贸n se dispon铆a a regresar a Espa帽a, le rob贸 quinientos pesos, y se intern贸 en el territorio.

Panam谩, Per煤, M茅xico, Chile鈥 Imposible condensar sus andanzas. Por todas partes, cuchilladas, desaf铆os, prisiones. En La Paz, Bolivia, lleg贸 hasta el pie de la horca por alcanzar de una estocada mortal al corregidor de la villa. Jugador y pendenciero. Como soldado se bati贸 con bravura en m煤ltiples acciones de guerra.

Alcanz贸 el grado de Alf茅rez y a punto estuvo de ser nombrado capit谩n. En uno de sus numerosos duelos, cruz贸 espadas con un desconocido, al que hiere mortalmente y que resulta ser su propio hermano. Al verse en un duro aprieto, y rendida quiz谩 de tan atareada existencia, se confes贸 a un santo var贸n, el obispo de Guamanga, quien tan asombrado como asustado, la protegi贸 y logr贸 devolverla al buen camino.

Regres贸 a Espa帽a. En Madrid se present贸 al rey, al tanto ya de sus aventuras. El monarca la acogi贸 con gran benevolencia, d谩ndole el t铆tulo de alf茅rez, llam谩ndola el Alf茅rez do帽a Catalina de Erauso. Ten铆a entonces cuarenta a帽os.

Se fue a Roma, no sin hacer alguna de las suyas, y alcanz贸 del Papa Urbano VIII la dispensa y la licencia para andar en h谩bito varonil ratificando as铆 lo que el rey le hab铆a permitido. Asimismo le concedi贸 una pensi贸n de quinientos pesos anuales, por su brillante comportamiento en el Ej茅rcito. Volvi贸 a tierras de Am茅rica. En Nueva Espa帽a se dedico a la arrier铆a y falleci贸 en Cuitlaxta el a帽o 1650.

D'脡on de Beaumont: el esp铆a cuyo mayor misterio fue su sexo-El caso del Caballero d’Eon, o Madeimoselle Beaumont, el esp铆a transg茅nero del siglo XVIII, ha sido muy llevado y tra铆do por historiadores y bi贸grafos. Charles-Genevi茅ve-Louis-Auguste-Andr茅-Thimoth茅e d’Eon de Beaumont -que as铆 se llamaba- tambi茅n conocido como Chevalier d’Eon, o Madeimoselle Beaumont -1728-1810- fue diplom谩tico, esp铆a, oficial y una persona de letras al servicio de Luis XV.

Destac贸 por sus misiones de inteligencia, decisivo, para que Rusia pasara al bando franc茅s al comienzo de la Guerra de los Siete a帽os. Pero especialmente se recuerda por el enigma que constituy贸 su verdadero g茅nero.

d’Eon vivi贸 abiertamente como hombre y como mujer en Francia e Inglaterra, seg煤n las circunstancias se lo exigieron, y al parecer en servicio de su patria 鈥揊rancia-, aunque no falta quien asegure que se trataba de un aventurero sin escr煤pulos.

Pese a ser doctor en Derecho civil y can贸nico y haber publicado notables trabajos sobre historia y econom铆a pol铆tica, Luis XV utiliz贸 sus servicios en diversos enjuagues diplom谩ticos. El m谩s curioso, y tal vez el primero para el cual adopt贸 la indumentaria femenina en su visita a Rusia.

Se present贸 en la corte de la gran Catalina, bajo el nombre聽 de L铆a Beaumont, 聽y tal arte se dio, que la Emperatriz la hizo su lectora. As铆 pudo entrar en posesi贸n de muchos datos que a su Rey le interesaban e inclinar a favor de 茅ste el 谩nimo de la Soberana de todas las Rusias.

Terminada su misi贸n regreso a su patria. Pronto volvi贸 a Rusia, ahora 鈥渃omo hermano de la lectora de marras鈥 y nadie, en la corte de la Emperatriz, ech贸 de ver la farsa. Otra vez en Francia, obtuvo el nombramiento de capit谩n de dragones, tom贸 parte de la guerra de los Siete A帽os, se bati贸 con valor en varias acciones y, a consecuencia de las heridas que recibiera, D'脡on de Beaumont: el esp铆a cuyo mayor misterio fue su sexodej贸 las armas.

Luis XV, tal vez arrepentido, de las actividades desplegadas por el caballero d’Eon, y aunque no dej贸 de recompensarle, lo alej贸 de su corte y le prohibi贸 el uso del traje femenino.

Al advenimiento de Luis XVI, este lo autoriz贸 para que regresara de Inglaterra, donde hab铆a fijado su residencia, siempre y cuando se presentara como mujer y desistiera de sus pretensiones de volver al ej茅rcito.

Como mujer apareci贸 en Versalles 鈥搚a no volver铆a a usar el traje masculino- y entonces es cuando m谩s se debati贸 la cuesti贸n de si se trataba de un hombre o de una mujer. En este equ铆voco sostuvo a la opini贸n p煤blica hasta su muerte, en Londres, a los 82 a帽os, en 1810. Al realizar su reconocimiento por los m茅dicos, se desvaneci贸 el misterio y se descubri贸 con asombro que esta supuesta anciana ten铆a genitales masculinos, y qued贸 comprobado que se trataba de un var贸n.

-Nadie supo, ni antes ni despu茅s, el origen y procedencia de este misterioso personaje que, siendo del sexo opuesto, se hizo pasar por mujer: Henriette Jenny Savalette de Langes, -1786 – 1858- que se dec铆a hija natural de Charles-Pierre-Paul, marqu茅s de Savalette聽 de Langes, -1745 – 1797-,聽 聽Comisario del Tesoro聽 Real, en tiempos de Luis XV y Luis XVI, que incluso encontr贸 apoyo en la propia familia del hombre cuyo apellido usurpaba.

Vivi贸 en la Francia del siglo XVIII en el Palacio de Versalles. Era una figura omnipresente de la alta sociedad parisina, y su vida es una historia de empoderamiento transg茅nero al mismo tiempo que la suya fue tambi茅n dif铆cil. Pudo vivir cerca de cincuenta a帽os, sin haber sufrido ninguna afrenta y sin que nadie descubriera su verdadero nombre y mentiras.Maurice-Quentin de LA TOUR - V Named sitters R-Z

En 1816 solicit贸 y obtuvo del Rey una pensi贸n de 800 francos, por su condici贸n de hija de aquel dignatario, m谩s otra de 500 francos de los fondos particulares de Su Majestad. Entonces era ya una vieja聽 grande, delgada, con el cuerpo inclinado hacia un lado, con 鈥渁demanes de granadero y andar de gendarme鈥濃 Pero en su juventud brill贸 y triunf贸, siendo solicitada varias veces en matrimonio, y mantuvo extensas relaciones con familias de elevada posici贸n, que se desviv铆an por agasajarla y protegerla.

Ninguno de los que la conocieron sospech贸 ni un momento la verdad. S贸lo la muerte hab铆a de descubrir su secreto. En abril de 1858 falleci贸 y las dos se帽oritas que la amortajaban fueron las primeras en darse cuenta de la verdad.

Luego, el m茅dico, certific贸 que se trataba de un hombre de constituci贸n perfectamente normal, y el Journal de Seine-et-Oise, del 8 de mayo de 1858, comunicaba a sus lectores:

鈥淰ersalles acaba de ver morir a un nuevo caballero d’Eon. Menos celebre, sin duda, que su antecesora, ese personaje, hombre tambi茅n, ha usado durante cuarenta a帽os la ropa de mujer y ha muerto conservando la posici贸n que se hab铆a atribuido, a tal punto, que hoy, para comprobar su defunci贸n, ocurrida el 6 de este mes, habr谩 que inscribirle como desconocido en los registros del estado civil鈥︹

En el domicilio de 鈥渓a finada鈥 se encontraron 150.000 francos, cantidad bastante respetable en aquel entonces y que nadie reclam贸.

Addenda:

El eonismo, (derivado del apellido d’Eon) de acuerdo a -psiquiatras y psic贸logos- que han estudiado esta conducta, se refiere a la inversi贸n est茅tico-sexual que corresponde a la necesidad que sienten algunos hombres de adoptar prendas o comportamientos sociales considerados como femeninos.

Transexualidad y Familia. Un art铆culo de Mosaico 41 - FEATFDos enfoques del eonismo prevalecen: el sex贸logo y m茅dico brit谩nico, Henry Havelock Ellis, -1859 – 1939- 聽cree que el eonismo ser铆a la primera etapa de la alteraci贸n 聽sexual, que se expresa simb贸licamente a nivel de la ropa. El psiquiatra y pionero del psicoan谩lisis 聽franc茅s, 聽脕ngelo Louis 聽Hesnard, -1886 – 1969- piensa que聽 es un medio de apropiaci贸n de la imagen de la mujer a trav茅s del travestismo y puede conducir a una forma de perversi贸n sexual.

En algunas pr谩cticas sexuales, sobre todo en el fetichismo, el eonismo es un potente estimulante. Por ello, Chevalier d’脡on, es considerado por la comunidad聽 LGBT como el 鈥減atr贸n de los travestis鈥.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.