Ene 22 2023
96 lecturas

PolíticaSociedad

Té o café

Las plantas sicodélicas tienen el poder de cambiar nuestra conciencia y algunas de ellas la cambian en formas que van en contra del “buen” funcionamiento de la sociedad y los poderes que la dirigen. El café cambia la conciencia al igual que la coca y el peyote… ¿Por qué, entonces, el café es legal y los sicodélicos no? La verdad es que una droga es ilícita cuando el gobierno decide que lo es. Y lo es cuando cambian la conciencia en formas que menoscaban la producción económica. El café y el té, que son estimulantes, han sido ampliamente útiles en la producción capitalista en una variedad de formas a diferencia del opio que es un sedativo y la mezcalina un alucinógeno.

La particularidad de la cafeína es que uno no siente la conciencia alterada o distorsionada, sino, por el contrario, normal y transparente. Somos alrededor del 90% de los humanos que regularmente iniciamos las mañanas con un café haciéndolo la droga psicoactiva más popular del mundo. Y, sin embargo, no se nos pasa por la mente que pueda ser una droga y, menos aun, una adicción, a pesar de que la ciencia señala que los síntomas predecibles de la abstinencia de cafeína incluyen dolor de cabeza, fatiga, letargo, dificultad de concentración, disminución de la motivación, irritabilidad y disforia, que es el reverso de la euforia.

Es la minúscula molécula orgánica, 1,2,3,-trimethylxanthine, la que energiza el inicio de nuestros días y, tal vez, también el tuyo, justo en el momento en que la disforia empezaba a ocupar la mente. Lo manipulativo de la cafeína, dice el escritor Michael Pollan, es que el disfrute del primer sorbo de café no radica tanto en la euforia y sus propiedades estimulantes, sino en suprimir los síntomas emergentes de la abstención… “Diariamente, la cafeína se presenta como la solución optima al problema que genera la misma cafeína. Que brillante”.

En el curso de su evolución Coffea y Camellia sinensis han logrado producir una sustancia química que resulta adicta a la mayoría de la especie humana. Una vez que la molécula encontró su camino al cerebro humano, dice Pollan, el destino de esas dos plantas y la especie humana cambiaron de manera transcendental

La adaptación es tan ingeniosa que estas plantas han logrado expandir de manera increíble su número y su hábitat. Coffea, desde el Este del Africa y el Sur de Arabia hasta el Este del Asia, Hawai, América Central y del Sur. Y Camellia sinensis desde el Sur Occidental de China hasta el Occidente de India y el Este de Japón, cubriendo mas de 10 millones de acres.

¿Ha sido el descubrimiento humano de la cafeína una bendición o una perdición para nuestra civilización? Si miramos la historia, la llegada de la cafeína a Europa cambió todo. A diferencia de otros descubrimientos o invenciones, la molécula de la cafeína, una vez ingerida, rápidamente alcanza virtualmente cada célula del cuerpo que la ingiere provocando cambios fundamentales al nivel de la mente humana.

Su llegada a Europa marcó el comienzo de un cambio en el clima mental, liberando a las personas de los ritmos naturales del cuerpo y del sol, haciendo posible nuevos tipos de trabajo y, tal vez, nuevos pensamientos, nuevas formas de conciencia y nuevos ritmos en la prosa. El café y el té ayudaron a dispersar la niebla alcohólica de Europa, fomentando un mayor estado de alerta y atención. Para los trabajadores que usaban máquinas la mente embotada por el alcohol era un peligro para la seguridad personal como para la productividad.

Los beneficios que tiene el café para la saludPara los empleados y otras personas que trabajaban con números, el estado de alerta y la claridad mental general que ofrecía la cafeína la convertía justo en la droga perfecta. En realidad es difícil imaginar la Revolución Industrial sin ellos. No sería aventurado decir que la influencia de su producción va desde el comercio mundial hasta el imperialismo, pasando por la trata de esclavos y la explotación del trabajo.

Numerosos estudios llevados a cabo a lo largo de varios años indican que la cafeína mejora el rendimiento de funciones cognitivas como la memoria, la concentración, el estado de alerta, la vigilancia, la atención y el aprendizaje. El consenso pareciera ser que la cafeína mejora el rendimiento mental y físico en cierta medida. En cuanto a que mejore la creatividad, bueno, esa es una historia diferente y hay razones para dudar que lo haga. La gran contribución de la cafeína al progreso humano ha sido, sin lugar a dudas, intensificar el centro de atención de la conciencia. Éste es un proceso cognitivo enfocado, lineal, abstracto asociado más con el trabajo mental que con el juego y es esto, más que ninguna otra cosa, lo que lo convirtió en la droga perfecta, no solo para la era de la razón y la ilustración, sino también para el surgimiento del capitalismo.

¿Cómo, entonces, la cafeína es capaz de aumentar algunas de nuestras capacidades mentales? ¿Cómo una minúscula molécula puede suministrar energía al cuerpo sin calorías? ¿Y cuál es el precio que pagamos por la energía mental y física que nos da?

La cafeína, relata Pollan, es una pequeñísima molécula que encaja perfectamente en uno de los receptores del sistema nervioso central, lo que le permite ocuparlo y, por tanto, bloquear el neuromodulador adenosina que normalmente se uniría a ese receptor y lo activaría. La cafeína es un antagonista y evita que la adenosina haga su trabajo al interponerse en su camino. La adenosina es un componente psicoactivo que tiene un efecto depresivo e inductor del sueño en el cerebro cuando se une a su receptor. Durante el día los niveles de adenosina van aumentando gradualmente en el torrente sanguíneo y, mientras ninguna molécula bloquee su acción, comienza a preparar las operaciones mentales en preparación para el sueño.Adenosina - Administración de enfermería-Infografía 2022

A medida que se acumula en el cerebro uno empieza a sentirse menos alerta con un creciente deseo de dormir. Cuando la cafeína bloquea estos receptores el cerebro deja de recibir las señales del sueño y, a pesar que la adenosina sigue circulando en el cerebro, ya no sentimos su efecto y nos sentimos despiertos y alertas. Estos son los efectos directos de la cafeína en nuestro cerebro, además de otros indirectos como el aumento de adrenalina, serotonina y dopamina, que es un formador de hábito.

Pero ya desde el siglo XXII se levantaban las voces advirtiendo de los peligros de la cafeína y se le ha culpado en diferentes momentos con el causante de una serie de enfermedades… cáncer, hipertensión, enfermedades cardíacas, mentales y muchas otras.

Y, sin embargo, hasta ahora, la cafeína ha sido exonerada de los cargos más serios en su contra. Según el consenso científico las investigaciones sugieren que el café y el té, lejos de ser perjudiciales pueden ofrecer algunos beneficios importantes. Según algunos últimos estudios su consumo, siempre que no sea en exceso, se asocia con un menor riesgo de varios cánceres, enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, Parkinson, demencia, problemas de depresión y suicidio, además de ser una rica fuente de oxidantes.

No del todo mal… ¿cierto? Cierto… pero el problema es que no hay nada en el mundo que no tenga un lado siniestro. Puede que la cafeína en sí misma no sea mala para nosotros, los que no podemos iniciar el día sin un café, pero el sueño que nos quita puede tener un alto costo. Según los estudios realizados últimamente el sueño insuficiente es un factor importante en el desarrollo de la enfermedad del Alzheimer, la arterioesclerosis, la depresión, la ansiedad, el suicidio y la obesidad. “Cuanto menos duermas más corta es tu esperanza de vida” , dice Matt Walker, uno de los mayores expertos en el estudio del sueño.

La calidad del sueño es tan importante como la cantidad de sueño. Las interrupciones durante la noche socavan la cantidad de sueño “profundo’ o de “onda lenta” que se estaba obteniendo y que es tan importante para la salud. Alguien puede decir que toma un café en la noche después de comida y que al acostarse se queda dormido rápidamente. Puede que así sea. Pero, la cantidad de ondas lentas durante el sueño se reduce entre un quince y un veinte por ciento. Esta disminución del sueño profundo se traduce, a la larga, en un envejecimiento del veinte por ciento. Lo irónico es que la energía que la taza de café o té nos da ha sido prestada del futuro y, finalmente, debe ser devuelta con intereses.

Esto es lo paradójico… según un artículo del National Geographic, la principal razón por la que se usa la cafeína en todo el mundo es para promover la vigilia. Pero la razón principal por la que la gente necesita esa muleta es el sueño inadecuado. Piensa en esto… usamos cafeína para compensar el déficit de sueño que en gran parte es el resultado del uso de cafeína.

¿Quiere decir, entonces, no más café? Según Walker los beneficios para la salud demostrados por el uso moderado del café mañanero podrían superar el costo para la salud del sueño. Después de todo, dice, la vida se debe vivir. En hora buena.

En la medida en que la cafeína ayudo a sincronizar nuestros ritmos con los requisitos de la civilización moderna, la cafeína es, indudablemente útil. Que sea útil a nuestra especie, bueno, esa es otra historia.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.