Mar 5 2014
1440 lecturas

Opini贸nPol铆tica

La violencia paraco-contrarrevolucionaria presiona el cambio de modelo en Venezuela

En las 煤ltimas semanas la violencia contrarrevolucionaria reflot 贸 en Venezuela, poniendo en evidencia el notorio accionar de paramilitares colombianos en los estados fronterizos (T谩chira, M茅rida, Zulia, Apure) y su sanguinaria aparici贸n en las mismas calles de Caracas, sum谩ndose a la violencia callejera avivada por los sectores de la burgues铆a, mientras el gobierno adelantaba la Conferencia por la Paz, donde emergi贸 el empresario Lorenzo Mendoza como verdadero l铆der opositor.

Sin dudas, el caos y el terror de las guarimbas, el desabastecimiento, la inflaci贸n y la toma de una parte del territorio por las mafias del contrabando, el paramilitarismo colombiano y por la contrarrevoluci贸n 鈥 como en el fronterizo estado T谩chira- sirvieron de chantaje para un cambio de rumbo, quiz 谩 a un modelo mixto a la brasile帽a, dejando lo del camino al socialismo para las consignas.

El presidente Nicol谩s Maduro hab铆a logrado en 2013 la estabilidad pol铆tica, al vencer electoralmente a Henrique Capriles y la Mesa de la Unidad Democr谩tica, pero en lo econ贸mico no lograba estabilidad, con ministros que negaban el desabastecimiento y ocultan la preocupante disminuci贸n de las reservas internacionales, mientras desde el sector financiero se presionaba para recurrir al Fondo Monetario Internacional.

En el 芦di谩logo禄 con la oposici贸n faltaron los pol铆ticos opositores (era obvio: es totalmente absurdo ir para plantear la renuncia de un presidente que acaba de ser electo, y sin saber para qu茅 quieren un acercamiento con el Ejecutivo), pero el sector empresarial -liderado por Lorenzo Mendoza, due帽o de Polar, el oligopolio m谩s fuerte del pa铆s- ley贸 su libreto: el modelo pol铆tico y econ贸mico de Hugo Ch谩vez es un fracaso, el socialismo es ineficiente; con el capitalismo hay posibilidades de superaci贸n y ascenso social鈥

En definitiva, se帽alaron, hay que migrar al modelo de econom铆a mixta, capitalista-democr谩tico a la brasile帽a, donde cooperen el sector p 煤 blico y el privado y, obviamente los capitalistas dirijan la econom铆a, la producci贸n, el Banco Central, la pol铆tica internacional, mientras gobierna un presidente obrero.

Mendoza resalt贸 que la empresa privada es parte de la soluci贸n de los problemas del pa铆s, pidi贸 una Comisi贸n de la Verdad, enfil贸 contra el Plan de la Patria y contra las propuestas econ贸micas impulsadas por Ch谩vez. Las cr贸nicas se帽alan que no hubo defensa del pensamiento bolivariano por parte de los representantes del gobierno. El mi茅rcoles 26 de febrero de 2014, Lorenzo Mendoza, en un solo acto, dej贸 atr谩s a los 芦petimetres y lechuguinos禄 de (Henrique) Capriles y Leopoldo (L贸pez), puso en su lugar a la burguesita imberbe 鈥 pol铆ticamente- de Mar铆a Corina (Machado), dice Melqu铆adez Iguar谩n, justo 25 a帽os despu茅s del Caracazo鈥

En menos de 48 horas se instal贸 una reuni贸n de 150 empresarios para comenzar los trabajos de la comisi贸n de la verdad econ贸mica, y la sucesiva integraci贸n de mesas de trabajo subi贸 a 600 los asistentes, y ya aprobaron sus primeras conclusiones. M谩s adelante nos despejar谩 dudas sobre las cifras de la producci贸n nacional, a menudo distintas seg煤n la fuente que las suministra, y las causas de la ca铆da de la producci贸n en aquellos sectores donde ha habido ese decrecimiento, se帽ala Eleazar D铆az Rangel, director del diario 脷ltimas Noticias.

Para el analista Toby Valderrama, la reuni贸n en Miraflores fue la imagen visible de lo que a hurtadillas se estaba preparando contra la Revoluci贸n en el 煤ltimo a帽o: 鈥 Pasar谩 a la historia como s铆mbolo de la entrega por parte de la peque帽a burgues铆a, de sus 煤ltimos jadeos revolucionarios鈥.

Hoy se habla de real politik en Venezuela. Algunos intentan asesinar la utop铆a y sumarse al desm谩n capitalista, que hace agua en todo el mundo. Y quiz谩 sea ese el aporte del nuevo pensamiento socialdem贸crata de los asesores franceses del gobierno: demostrar que un mundo nuevo no es posible, que las utop铆as hay que matarlas al nacer y que el socialismo sirve, pero solo en las consignas y la propaganda.ven violentos

Contrarrevoluci贸n

Paramilitarismo y contrarrevoluci贸n armada son dos conceptos que, si bien resumen estrategias proimperiales y reaccionarias, se mueven en escenarios particulares. El primero desde el poder constituido, y el segundo en contra del nuevo poder revolucionario.

Al entrar a operar en el espacio venezolano el paramilitarismo colombiano sufre una mutaci贸n, para convertirse en punta de lanza en la constituci贸n de una fuerza mercenaria contrarrevolucionaria. No se trata solo de reorientar mano de obra desocupada, sino que es una pieza importante en el dise帽o desestabilizador promovido por el Imperio.

Un informe de Resistencia Antiimperialista se帽ala la importancia de estudiar a fondo su esencia narcotraficante y contrabandista, no s贸lo por los enormes recursos econ 贸 micos que ello les genera, sino porque se establecen como un contrapoder real, que va carcomiendo las estructuras del Estado, permeando todas las esferas del mismo: infiltra, recluta, corrompe.

Poco a poco va asumiendo el control total de la delincuencia social. El lavado de dinero, el tr谩fico y venta de armas, el robo de veh铆culos, el contrabando de combustible y alimentos (obviamente en connivencia con venezolanos), la falsificaci贸n de documentos, el sicariato, el tr谩fico de personas, las redes de prostituci贸n, en fin, todos problemas que traspasan la seguridad ciudadana y se elevan al rango de seguridad nacional.

Bandas de paracos colombianos bajaron desde sus guaridas en los cerros de Petare (quiz谩 la villa de emergencia m谩s grande del mundo, en la zona perif茅rica oriental de Caracas, gobernada por la oposici贸n), sembrando el terror, muchas veces identific谩ndose como chavistas, sumando varios muertos a su palmar茅s, algunas de ellas muy sangrientas (degollamiento), que recuerdan el terror paramilitar colombiano.

Y al igual que en Colombia, sus socios en la violencia son las clases burguesas, que 鈥 ostentan 鈥 las guarimbas (colocan barricadas en sus urbanizaciones, incendiando cauchos y sembrando clavos 鈥渕iguelitos鈥, de forma de obstaculizar el libre tr谩nsito, con la finalidad de imposibilitar las actividades y dejar a un gobierno 鈥 que se abstiene de reprimir- sin poder). Cinco muertos se registraron all铆, s贸lo en el este caraque帽o.

Para el dirigente opositor Leopoldo Puchi, la violencia callejera no es una manifestaci贸n pac铆fica y es responsabilidad de factores de la oposici贸n, y no una v铆a para dirimir pol铆ticamente las diferencias en el pa铆s. Acot贸 que en los hechos con estas caracter铆sticas se deben distinguir dos componentes: la ra铆z y la acci贸n organizada; ambos son incluyentes y deben ser discutidos a mediano plazo.

Los recientes acontecimientos denuncian un clima de odio y de miedo que se apodera de los espacios privados al igual que de los p煤blicos. Regiones del pa铆s y en el caso de Caracas, zonas de clase media, se han convertido en territorios violentos en franca cohabitaci贸n de la ira incontenible con el odio desatado.

La soci贸loga Marycl茅n Stelling se帽ala que la ira agresiva se origina en el odio hacia algo o alguien y se asocia a estallidos de violencia incontrolada, como los vividos 煤ltimamente. El odio funciona como deseo de destrucci贸n del objeto odiado y parece ahogar toda posibilidad de objetividad sobre el mismo, y refleja nuestra debilidad y de all铆 que el odio exige el previo autodesprecio.

La manipulaci贸n impune

ven fotos truchasEl diario brit谩nico The Guardian hab铆a denunciado en un editorial 鈥渓a campa帽a de desestabilizaci贸n鈥 lanzada por Estados Unidos contra Venezuela. El economista estadounidense Mark Weisbrot public贸 en esa nota datos sobre la financiaci贸n del Departamento de Estado a 鈥渁ctividades subversivas鈥 de diverso tipo desarrolladas por grupos integrantes de la MUD. Seg煤n The Guardian, la Casa Blanca destin贸 en lo que va del a帽o 5 millones de d贸lares de su presupuesto de gastos reservados a financiar a la oposici贸n venezolana.

鈥淪on casi seguro la punta del iceberg, sobre todo si se los suma a los cientos de millones de d贸lares de apoyo abierto en los 煤 ltimos 15 a帽os ( 鈥 ) Cuando John Kerry dice que Estados Unidos est谩 鈥榩articularmente alarmado por los reportes de que el gobierno de Venezuela arrest贸 a quienes protestan contra el gobierno鈥, est谩 tomando una posici贸n pol铆tica. Porque hay muchos en la oposici贸n que cometieron delitos de todo tipo: atacaron a la polic铆a con bombas molotov, quemaron autom贸viles y prendieron fuego a edificios del gobierno, adem谩s de cometer otros actos de violencia y vandalismo鈥.

La 鈥渋ntervenci贸n estadounidense contra Venezuela鈥, se帽alaba el diario, comprende tambi茅n operaciones de 鈥済uerra informativa 鈥 . Paralelamente, se exhib铆an a lo largo y ancho del mundo ejemplos de manipulaciones groseras: im谩genes de represiones sangrientas que supuestamente hab铆an tenido lugar en Venezuela (pero que en realidad hab铆an ocurrido en Chile, Siria, Honduras y otros pa铆ses) fueron repetidas miles de veces a trav茅s de Twitter. Una marcha multitudinaria por la independencia de Catalu帽a fue presentada por un twitero opositor como correspondiente a una manifestaci贸n antichavista en T谩chira; la imagen de un ni帽o ensangrentado y gritando v铆ctima de la guerra en Siria apareci贸 como la de 鈥渦n ni帽o agredido por las huestes bolivarianas鈥; la de una estudiante maltratada por la polic铆a chilena se convirti贸 en una 鈥渕uestra de la barbarie chavista contra los j贸venes鈥.

Clar铆n de Argentina present贸 como 鈥減aramilitares chavistas鈥 a polic铆as atacados el 13 de febrero. Y bajo la leyenda de 鈥淓sto fue hecho por los humanistas pac铆ficos del criminal fascista PSUV, 驴merecen perd贸n? 鈥, otro twitero reprodujo en realidad fotos correspondientes a 2001 de un vasco sospechado de pertenecer a ETA que hab铆a publicado un medio espa帽ol. Y muchos ejemplos m谩s, sin verg眉enza, con impunidad.

Pas贸 febrero. En Carnaval se cayeron varias mascaritas. 驴 Qu茅 pasar谩 en marzo?

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.