Mar 6 2023
334 lecturas

CulturaSociedad

Verdad

Toda verdad presenta siempre dos vertientes: una favorable y otra desfavorable, originando dos actitudes contrarias: el entusiasmo y el rencor. Verdad es la conformidad de las cosas con el concepto que de ellas se forma la mente o la avenencia 聽de lo que se dice con lo que se piensa. Aut茅ntico se refiere de lo que es cierto y positivo. El axioma es una verdad, principio o proposici贸n tan evidente que no necesita demostraci贸n. Se da certeza cu谩ndo hay conocimiento seguro y evidente聽 de alguna cosa. Dogma es聽 una afirmaci贸n que se propone por firme y cierta, como principio innegable de alguna ciencia. Evangelio indica una verdad por todos cre铆da: es tan verdad como el evangelio mismo. Probado se refiere a lo que, una vez pasado por prueba, ha resultado ser verdadero. Veraz, ver铆dico y verificado, son t茅rminos que indican veracidad y certeza.

De acuerdo a聽 los fil贸sofos griegos, la verdad, seg煤n Arist贸teles, (384-322 a.C.)聽 se da en el hombre gracias a que surge dentro del alma una opini贸n verdadera y simult谩neamente una acci贸n recta. Para S贸crates, (470-399 a.C.)聽 se identifica con el bien moral. Plat贸n (427-347 a C.) se帽ala: 鈥渧erdadero 聽聽es el discurso que dice las cosas como son, falso el que dice las cosas como no son鈥.ARIST脫TELES 鈥 La Ventana Ciudadana

La verdad es el conjunto de principios que son la base de la vida tanto espiritual como de la vida universal. Expresiones como a decir verdad o a la verdad, afirman la certeza y realidad de una cosa, se usa para rectificar o desvirtuar alguna idea expresada. De verdad, expresi贸n enf谩tica con que se insiste聽 en lo cierto de una afirmaci贸n.聽聽 Faltar a la verdad, mentir, decir lo contrario de lo que es o se sabe. La hora de la verdad, momento en el cual una intenci贸n un prop贸sito o algo semejante deben encontrar una verificaci贸n en el que se deben poner en pr谩ctica determinadas afirmaciones.

El mecanismo del alma rencorosa es 聽lo que el fil贸sofo alem谩n, Friedrich聽 Nietzsche, (1844-1900) llama 鈥渞esentimiento鈥: el hombre frustrado tiende a buscar razones para desprestigiar toda excelencia y no ver谩 sino los defectos y las limitaciones de los otros, complaci茅ndose en acentuar聽 sus errores. Es el odio impotente contra lo que no puede ser, lo que no se puede tener, o lo que se tuvo y se perdi贸.

El entusiasmo, en sentido riguroso, es la inspiraci贸n divina, por lo tanto, el estado de exaltaci贸n que produce y la certeza de poseer la verdad y el bien. El fil贸sofo italiano Giordano Bruno (1548-1600) lo define como la justificaci贸n de la perfecci贸n聽 del hombre mismo; John Locke, fil贸sofo ingl茅s (1632-1704) lo llama 鈥減resunci贸n de infalibilidad鈥, 聽para el escritor Voltaire (1694-1778) es 鈥渓a herencia de la devoci贸n mal entendida鈥.

Ante cualquier realidad, nos es dado consentir o disentir. Consentir es permitir, tolerar, admitir. Cuando el consentimiento es mayoritario o un谩nime, se le llama -consenso-. El voto es una de las formas permitidas de disentir o consentir de modo que, cuando un聽 Presidente resulta electo por amplio margen, lo es por la aprobaci贸n de los m谩s, por consenso popular mayoritario. La eficacia de un hombre radica, precisamente, en la energ铆a social que la masa ha depositado en 茅l lo cual lo convierte en reflejo del dinamismo social.

El riesgo de decir la verdad - Peri贸dico Opci贸nFrente al consenso cabe el disenso, el disentimiento, la posibilidad y facultad de disentir que engendra desacuerdo, oposici贸n. Pero, entre el consentir y el disentir, existe una actitud intermedia que es el sentir en su acepci贸n de dictamen, esa opini贸n es para Plat贸n 鈥渄iscurso que el alma hace consigo misma y en la cual consiste el pensamiento鈥.

La democracia exige que cada quien exprese su opini贸n, pero para la misma preservaci贸n de la democracia, el criterio expuesto debe ser fiel de la balanza, equilibrio, objetividad, ausente de pasi贸n, carente de sectarismo, freno a los abusos y alerta a los peligros, pero est铆mulo a los cometidos, aplauso a los logros y a la labor.

La opini贸n particular necesita para tener alguna existencia p煤blica, que todo grupo de afines la afirme, declare, sostenga y apoye y propague pero sin reducirla a alianzas, de resentimientos, fracasos y frustraciones, encubiertos por una preocupada humildad.

Ante la realidad que provoca entusiasmos y rencores, consentimientos y disentimientos, alianzas y acuerdos, deber铆a privar aquel consenso romano en que se basaba la unidad efectiva del Estado y que era la resoluci贸n en todos de que, pasase lo que pasase en sus contiendas y discusiones, lo importante era que Roma subsistiese, que Roma triunfase y que los romanos continuasen si茅ndolo.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


A帽adir comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *


El periodo de verificaci贸n de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la p谩gina.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende c贸mo se procesan los datos de tus comentarios.