Jun 5 2012
1134 lecturas

CulturaSociedad

Voces de Suecia: “Queremos que el testamento de Neruda se cumpla”

Por medio de la comunicación digital, en Estocolmo Torbjörn Björlund, diputado del parlamento de Suecia y presidente del Comité en Defensa del Legado de Pablo Neruda, relata a México, y para América Latina, de los esfuerzos políticos y diplomáticos para recuperar la última voluntad del Nobel chileno.| MARIO CASASÚS.*

 

“Queremos que el deseo testamentario de Pablo Neruda se cumpla, y su herencia pertenezca al pueblo de Chile. Desde la distancia seguimos la lucha del pueblo de Chile; tenemos un interés especial en la última voluntad de Neruda y en la lucha por una verdadera democracia en Chile. Estamos en constante seguimiento de los procesos en torno al testamento de Pablo Neruda, en que su deseo manifiesto es que su heredero sea el pueblo de chileno”.

 

—La Asociación de Estudios Obreros de Suecia inauguró la exposición de la Biblioteca Neruda de la Universidad de Chile en 1966, y por todos es conocido que Neruda recibió el Premio Nobel de Literatura en 1971, ¿qué significa Pablo Neruda en la historia cultural de Suecia?
—Pablo Neruda ha ejercido una gran influencia en la historia cultural de Suecia. Por supuesto, lo más notable es en relación a la concesión del Premio Nobel de Literatura y, claro está, en relación a los sucesos del golpe de Estado en Chile. Su oposición a las dictaduras era bien conocida, y podría, en vida, haberse transformado en un potente símbolo contra la dictadura.
“Su obra literaria ha sido muy difundida en Suecia. Hoy Neruda no tiene la misma actualidad. Sin embargo, las generaciones que vivimos la época del golpe de Estado lo tenemos en la memoria. Con los años su obra aún demuestra el gran cariño de Neruda a su pueblo y a la humanidad”.

 

—Allan Pettersson (abajo, der.) compuso su Sinfonía No. 12, basada en una traducción de Arthur Lundqvist del Canto General. ¿Conversó alguna vez con ambos personajes de la cultura sueca?, ¿se ha reeditado la sinfonía para que los jóvenes la escuchen?
—Lamentablemente nunca tuve la oportunidad de conocer a esas grandes personalidades de la cultura sueca. No puedo sino lamentar el hecho de haber sido tan joven en aquella época, cuando esos dos gigantes de la cultura de nuestro país fallecieron. Sé que no se ha hecho una edición de la Sinfonía No. 12 de Allan Pettersson, y es lamentable. Es de esperar que en el futuro algún director se atreva a hacerlo. Pienso que atraería a las nuevas generaciones.

 

—¿Por qué varios parlamentarios suecos integraron el Comité en defensa del legado nerudiano?
—En primer lugar, porque queremos que el deseo testamentario de Pablo Neruda se cumpla, y su herencia, como deseaba el poeta, pertenezca al pueblo de Chile. Desde la distancia seguimos la lucha del pueblo de Chile; tenemos un interés especial en la última voluntad de Neruda y en la lucha por una verdadera democracia en Chile.

 

—¿Qué iniciativas llevan a cabo en el Comité?
—Hemos escrito la petición, a diferentes autoridades, con el objeto de hacer una revisión total del legado de Pablo Neruda. Preguntamos: ¿son intereses privados o el pueblo de Chile sus herederos? Estamos en constante seguimiento de los procesos en torno al testamento de Pablo Neruda en que su deseo manifiesto pertenezca al pueblo de Chile.
“También hacemos un trabajo de extensión con el objeto que muchos más se integren a este esfuerzo de preservar tanto la memoria como el legado de Pablo Neruda”.

 

—¿Hubo alguna respuesta del gobierno de Chile a la solicitud del Comité en defensa del legado nerudiano?
—No, no ha habido respuesta, no es algo que hayamos visto. Y es un tanto sorprendente, incluso aunque el gobierno que es muy de derecha y neoliberal, de ninguna manera han intentado consultar con nosotros para ver y trabajar la situación en forma positiva. La pregunta es: ¿estarán ellos interesados en resolver la situación del derecho del pueblo de Chile con respecto al deseo de Pablo Neruda?

 

—Para conmemorar el Nobel que recibió Neruda, el gobierno de Salvador Allende publicó la Antología Popular 1972, ¿estarían interesados en reunir los poemas traducidos al sueco y el prólogo de Salvador Allende para difundir el proyecto de la Antología Popular 1972?
—¡Por supuesto que sí!, sería muy importante publicar la Antología Popular 1972 en Suecia y, creo, lamaría la atención sobre el proceso judicial abierto con respecto a la muerte de Pablo Neruda, además se recuperaría un pedazo de la historia cultural de la humanidad.

 

—Pablo Neruda designó a las universidades, a los sindicatos y a la Sociedad de Escritores como albaceas de sus derechos de autor, pero no se ha cumplido la última voluntad del poeta. ¿El Comité sueco podría extender su solicitud para estudiar no sólo el caso de la Antología, sino el incumplimiento de la Fundación Cantalao?
—Sí, lo podríamos hacer. Creemos que es inexcusable que no se haya protegido el deseo testamentario de Pablo Neruda. Pensamos a firme que las instituciones nombradas, y que eran llamadas a rescatar el deseo de Pablo Neruda, fracasaron en la misión testamentaria del poeta.

 

—El embajador sueco Harald Edelstam acompañó a Pablo Neruda en la Clínica Santa María y asistió al funeral del poeta, ¿recuerda las declaraciones del embajador Edelstam sobre la muerte de Neruda y los crímenes de la dictadura?
—Sí, recordamos los hechos. Las últimas generaciones no tienen una visión actualizada de aquellos trágicos sucesos, sin embargo hace un par de años se hizo una película en que se relataba esta violenta historia, esas informaciones son una cuestión de generaciones; la película al informar aquella parte de la historia logró que otras generaciones se informaran de aquella época.
“Neruda y Edelstam fueron, a partir de la película, conocidos por las generaciones actuales. Existe ahora en Suecia una Fundación Harald Edelstam que no tiene fines de lucro”.

 

—A partir de la denuncia de Manuel Araya, el chofer de Neruda, se inició una investigación judicial para esclarecer la muerte del poeta, ¿recibieron noticias en Suecia sobre el presunto asesinato de Pablo Neruda?, ¿qué piensa al respecto?
—Sí, la noticia llegó a Suecia con bastante rapidez; lamentablemente no tuvo la cobertura periodística que debiese haber tenido, pero aún así dio lugar a un debate acerca de cómo había sido la situación en el momento del golpe de Estado.
“Yo no puedo determinar si Pablo Neruda fue asesinado o no, pero pensando en la brutalidad en cómo se fusilaban opositores y dada la crueldad del régimen de Pinochet no me extrañaría que lo hubiesen asesinado.

 

—Finalmente, ¿qué haría el Comité si las investigaciones demuestran que Neruda fue asesinado por una negligencia médica o por una operación de la dictadura?
—En el caso de demostrarse el asesinato exigiríamos una investigación acerca de las circunstancias en que murió y exigiríamos que los culpables sean procesados en tribunales. Es de suma importancia para el pueblo de Chile saber cómo murió su poeta nacional.
——
* Periodista.
Entrevista realizada para www.elclarin.cl, donde su publicó originalmente; se transcribió aquí por gentileza del autor

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

2 Comentários - Añadir comentario

Comentarios

  1. Rebeca
    5 junio 2012 19:47

    Ojalá fuera así…pero en este País…donde desgraciadamente el patrimonio de Neruda quedó en manos mercantiles lo veo difícil….

  2. Antonio Casalduero Recuero
    6 junio 2012 20:56

    Como chileno, no saben cuánto me alegra que la Fundación Neruda sea rescatada de las manos del terrateniente Juan Agustín Figueroa, erróneamente traspasada a sus manos por la viuda del vate, Matilde Urrutia. Más maravilloso aún sería que Cantalao retornara al propósito que el poeta le asignó en vida; que fuera una “ciudadela” exclusivamente dedicada a la poesía, que acogiera a poetas populares, sin recursos, para estimularlos a desarrollar todo el potencial de su creatividad. Y por supuesto, que se esclarezcan de una vez por todas las sombras que rodean su muerte, si acaso habrá sido asesinado. Personalmente tiendo a creer que -en efecto- hubo mano extraña en su deceso, tan repentino en circunstancias que no lo ameritaban como tal. Las palabras de Manuel Araya -su chofer- conforman el testimonio más contundente y sólido.
    Permítanme saludar y felicitar a Mario Casasús por tan noble labor que ha emprendido, que es rescatar el legado y el verdadero testamento de Pablo Neruda, poeta universal que ha traspasado los tiempos y ha vencido a la noche.