Ago 29 2009
330 lecturas

Política

Acorralado, Berlusconi contraataca y demanda a medios de Europa

Nadia Grappa*

El primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, ha emprendido acciones legales contra una serie de medios de comunicación de Europa por la cobertura de su vida privada y exige un millón de euros al diario italiano La Repubblica por “difamación”, mientras versiones de prensa señalan que pretende comprar este otoño parte del grupo español Prisa a través de Telecinco.

Berlusconi ha estado en el centro de una serie de escándalos en los últimos meses y ahora demanda por difamación a publicaciones en España, Francia, Gran Bretaña e Italia por una serie de historias que han publicado sobre su supuesta relación con modelos adolescentes y prostitutas.

Su abogado dijo a la BBC en Roma que ha estado sometido a una intolerable campaña de calumnias. Las denuncias sobre su vida personal han surgido en los últimos meses, a partir de que su esposa anunció que quería el divorcio por no poder tolerar ya su comportamiento.

"Poder, sexo y mentiras"

Su abogado Niccolo Ghedini aseguró que entre los medios demandados se encuentran el semanario francés Le Nouvel Observateur por publicar un artículo titulado "Poder, sexo y mentiras", y el diario español El País tras la divulgación de fotografías de personas desnudas en la mansión de Berlusconi en Cerdeña.

Ghedini no especificó cuáles publicaciones británicas podrían enfrentarse a acciones legales. El primer ministro ha acusado al magnate de los medios, Rupert Murdoch, de montar un ataque personal contra él a través del Times de Londres.
El abogado señaló que su defendido ha sido objeto de duras críticas como cualquier otro político, pero dijo que algunos periódicos, como La Repubblica, habían dirigido una campaña intolerable contra el primer ministro, que también desacredita a Italia.

“Por primera vez en la historia de Italia, las preguntas que hace un diario serán objeto de examen de un tribunal”, anunció este viernes La Repubblica tras informar en primera página que fue demandado el pasado 24 de agosto por el jefe de gobierno italiano.

Desde mayo pasado, el diario publica todos los días diez preguntas incómodas a Berlusconi sobre su controvertida vida privada desde que su esposa anunciara que pedía el divorcio e insinuara que frecuentaba a chicas menores de edad.

La disipada vida privada del millonario y derechista jefe de gobierno italiano, de 72 años, y sobre todo las revelaciones de sus festines y encuentros con prostitutas de lujo, se han convertido en un escándalo con repercusiones tanto en la prensa nacional como en la internacional.

El abogado de Berlusconi, Niccolo Ghedini, aseguró este viernes a medios locales que va a demandar por difamación a publicaciones de España, Francia, además de Italia, por la publicación de informaciones “calumniosas” sobre el líder político. Ghedini indicó que está examinando también demandas contra la prensa de Gran Bretaña, sin especificar los medios.
 
La demanda de Berlusconi contra La Repubblica suscitó polémica en Italia y “alarma” del Sindicato de Periodistas italianos. “Se trata de un ataque directo al periodismo”, reaccionó el presidente de la Federación Nacional de la Prensa, Roberto Natale.

El diario católico Avvenire ha protestado varias veces por la vida "desenvuelta" de Berlusconi que contradice sus proclamas de ser un campeón de los valores católicos.

Boffo fue enviado a proceso el 9 de agosto de 2004, afirma Il Giornale, el que concluyó menos de un mes después en un acuerdo por el cual el director de Avvenire debió pagar 516 euros de indemnización como alternativa a seis meses de cárcel.  Vittorio Feltri añade unas cucharadas de veneno que meten en esta penosa historia a varios altos personajes de la Iglesia.

Señala que en la "informativa" judicial se afirma que el cardenal Camillo Ruini, ex vicario del Papa en Roma; el cardenal Dionigio Tettamanzi, arzobispo de Milán; y monseñor Giuseppe Bettori, entonces secretario de la conferencia episcopal y hoy arzobispo de Florencia, "conocen indudablemente" la historia judicial que afecta a Boffo. En otras palabras, se acusa a las cumbres de la Iglesia italiana de saber, callar y proteger una historia tenebrosa.

La bomba determinó una indignada desmentida del director de Avvenire, que recibió la inmediata solidaridad y renovación de la confianza por parte de la Conferencia Episcopal Italiana. Hubo una avalancha de apoyo a Dino Boffo por parte de políticos de derecha e izquierda. El mismo Berlusconi, tras la anulación de la cena, anunció en una declaración que "me disocio" del ataque de Il Giornale.

¿Miedo y debilidad?
No está claro si Berlusconi está dispuesto a ir a estos países a prestar declaración en persona, algo que parece poco probable, según  la BBC. Kennedy explica que si bien hay antecedentes de jefes de gobierno que, mientras están en el cargo, presentan cargos por difamación, la escala y el alcance de la respuesta de Berlusconi es rara.

La oposición en Italia asegura que la ofensiva de Berlusconi contra los medios de comunicación es una señal de miedo y debilidad. Sin embargo, al mismo tiempo que la influencia de Berlusconi sobre los medios italianos es tal que ha sido capaz de limitar el impacto de las denuncias, en el exterior parece que la cobertura de la prensa finalmente ha sacudido al líder italiano.

Por su parte, la directora del diario L’Unità  sostiene que Il Cavaliere pretende comprar este otoño parte del grupo Prisa a través de Telecinco. Imaginar a Berlusconi como editor de Cuatro y El País es motivo de gran preocupación: el sistema informativo español se "italianizaría!.
 

*Periodista
 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario