Oct 22 2008
311 lecturas

Política

Advierten que hay 967 millones de hambrientos en el mundo

surysur

En medio de rescates millonarios para salvar bancos y empresas del colapso financiero, la crisis alimentaria que viven los países pobres pasó a un segundo plano, sobretodo si se tiene en cuenta que las grandes potencias aportan una ínfima parte de lo prometido para combatir el flagelo del hambre.

La organización humanitaria británica Oxfam difundió en el Día mundial de la alimentación un informe en el que denuncia que casi 1.000 millones de habitantes de los países en desarrollo se encuentran bajo amenaza por el hambre, debido al aumento de los precios de los alimentos.
 
El documento señala que la suba del precio de los alimentos de base como el arroz y los cereales arrastró este año a 119 millones de personas más a una situación de hambre. Ahora indica la Oxfam ya son 967 millones de hambrientos en el mundo.
 
La cifra coincide con la que maneja la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO), que advierte que el número de personas con hambre aumentó de 842 millones al inicio de los años 90 hasta 923 millones en 2007.
 
Según la FAO, la población con hambre en América Latina y el Caribe había caído de 53 millones a 45 millones entre el inicio de la década de los 90 y el año 2005. Pero volvió a subir hasta los 51 millones en 2007 a raíz del alza de los precios de los alimentos básicos, como maíz, trigo, arroz o lácteos.
 
Mientras EE.UU. inyecta 700.000 millones de dólares para evitar nuevas quiebras de bancos y Europa avanza en medidas similares, la FAO estima que serían necesarios 30.000 millones de dólares por año, durante un plazo de diez o 15 años, para erradicar el hambre en el mundo.
 
"Si se tiene en cuenta que buena parte de ese dinero es in versión, pues se utilizará en semillas e insumos agrícolas que luego darán alimentos, queda claro que es poco dinero comparado con los planes de rescate financiero anunciado en los últimos días", explicó a el representante regional de la organización para América Latina (con sede en Chile), José Graziano da Silva, al diario argentino “Clarín”.
 
En ese contexto, el especialista añadió que aún “es difícil ver la magnitud de la crisis, pero seguramente esto agravará la situación. La incertidumbre y la retracción del crédito puede tener un impacto muy fuerte en producción agrícola”.

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario