May 29 2012
1326 lecturas

OpiniónPolítica

Argentina: imprevistas relaciones en curso

En tanto no se difunden en los países suramericanos mayores datos de conformarse aquí operaciones militares de los Estados Unidos, quizá  resulte apresurado comentar algún proyecto de esa naturaleza en el Chaco, una provincia argentina. No se llegó a  denunciar la instalación de una base —nombre propio a lo meramente militar— sino a instalaciones preventivas para enfrentar epidemias del dengue o la “lucha constante” contra el narcotráfico.| EDUARDO PÉRSICO.*

 

Si, los fantasmas existen y los hay de varios modelos. Y sin mezclar el ‘factor iraní’, que algún apresurado comentarista radial le atribuyera a la conversación, pareciera constar que sobre este tema en la  provincia de Chaco hubo un formal encuentro de su gobernador Jorge Capitanich con el comandante Edwin Passmore [curioso apellido, si se tradujera habría que decir “pasa más”]; la misma persona que intercediera cuando un avión del Comando Sur, estuviera demorado en el aeropuerto de Ezeiza por transportar material no declarado…  
 

 

Y asombra que ningún medio de información masiva en Argentina —el cuasi monopolio informático Clarín o el centenario diario La Nación, tan afines en oponerse al gobierno nacional que preside Cristina Kirchner— le dieran importancia a esta especie. Eso quizá por entenderla un rumor de prensa chismosa o según se llame, o sencillamente porque ese rumor se refería a un fehaciente proyecto norteamericano dentro de nuestros límites geográficos.

 

Quizá la omisión de esos medios de prensa en convalidar un trascendido que molestara al Comando Sur estadounidense, para ellos tiene valor en tanto no despierte los fantasmas históricos que por estos pagos acuciaron al gentío más ilustrado al finalizar la guerra mundial en 1945. Por ejemplo, la duda de que jamás se dilucidara con certeza si aquella guerra la ocasionaron dos o tres mesiánicos delirantes tipo Hitler, que merecían ser eliminados, o el desenlace de un profundo conflicto intracapitalista que les permitiera aquella masiva producción de armamentos para subsistir.

 

Ya finalizada la contienda Estados Unidos se erigió en dominador del escenario político mundial, gracias también a su propia exaltación como país democrático, y organizó las Naciones Unidas como una oficina dependiente de su servicio exterior, contuvo a la temida Unión Soviética y dentro del mismo movimiento, actuaría contra todo gobierno inamistoso que cuestionara la presión del poderío estadounidense.

 

Así resultó que a EEUU el mundo le era debido y en 1948, en  América Latina, murió el progresista líder colombiano Jorge Eliécer Gaitán, poco más tarde de suelo norteamericano partió en ataque el general  Castillo Armas contra su propio país, Guatemala, para echar al gobierno electo de Jacobo Arbenz, y aunque no previeron la llegada de Fidel Castro en Cuba, que les dura, en 1965 fue instalado un gobierno adicto en República Dominicana. Luego por estas latitudes a USA se la vincula con la muerte del presidente Salvador Allende en Chile para instalar al general Pinochet en su lugar, y el arribo del siniestro gobierno militar en Argentina en marzo de 1976.
 

 

En verdad, fueron muchas y variadas las intervenciones registradas en América Latina. Además de los documentos y la colectiva memoria histórica, que seguirá incansable, sin inquietarse demasiado sería oportuno saber qué explicación tiene el gobernador de una provincia argentina —o el gobierno nacional— para convenir con un enviado norteamericano la instalación preventiva de lo que sea en nuestro territorio.

 

Y digamos más bien para aventar a cualquier fantasma intimidante, que crece al retacear la información de un asunto tan serio.
——
* Escritor.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

4 Comentários - Añadir comentario

Comentarios

  1. Ezio
    29 mayo 2012 22:28

    Ya me había enterado de esta noticia al leerla en la revista “humorística” Barcelona, editada en Argentina, uno de los pocos medios que mencionaron la información!

  2. juanzeniack
    30 mayo 2012 9:21

    No deje de lado el tema último. Las negociaciones más que militares pueden ser económicas: para que una petrolera yanqui ocupe el lugar de Repsol.
    Esto de “instalaciones preventivas”: para prevenir el desabastecimiento, para el desarrollo de los recursos…

    Nota bene: Sí (afirmativo, en la primera palabra del artículo con tilde, cuidado Eduardo, creo que en función de adverbio afirmativo o reflexivo sobre sí mismo, para sí mismo, en sí mismo… siguen llevando tilde, la que no tiene es la condicional, si tuviera que apostar, si miramos al futuro, si la cosecha mejora, si no fuera pesimista…)
    Saludos.

  3. Luís
    5 junio 2012 0:21

    Es muy preocupante que instalen bases (o como le llamen)en territorio argentino; no son nuestros amigos (como dijo el innombrable), en el conflicto de nuestras Islas Malvinas se pudo ver. Siempre nos embromaron los muchachos del Norte. ¡Pero tienen ese que se yo…verde, viste!…

  4. Eduardo Persico
    18 enero 2015 22:08

    Gente De Surysur si aún existe; pasaron más de tres años de nuestra preocupación y el imperialismo – aunque se le acrecientan los dolores persiste desde afuera y adentro- no baja la presión hacia nosotros como un reservorio poco frecuente en un solo territorio, como es Argentina. La pelea es difícil pero como cada día más gente de aquí sabe de ese peligro, los dueños del Poder también conocen que el teimpo les juega en contra. Eduardo Pérsico.