May 21 2016
634 lecturas

Política

Argentina: Sigue el ajuste …y la confusión de los políticos también

 

Las vueltas que dieron, gobierno y oposición, en torno a la Ley Antidespidos,  son una evidencia de la confusión en la que se encuentran. Todos ellos actúan con un telón de fondo donde el ajuste y sus consecuencias son la imagen central. La corrupción y la situación de las Provincias completan el podio de ese escenario. Otros temas, como más leyes en debate y la derrota del macrismo en la calle parecen bailar al compás de las principales cuestiones planteadas.

La “Ley Antidespido” y su veto ya están. Pero su trámite fue lo más parecido a una comedia de enredos. El bloque oficialista –“Cambiemos” – no obstante su oposición se abstuvo, facilitando la aprobación de la propuesta del Frente para la Victoria (FpV). Más allá de las idas y vueltas, dentro de una evaluación de lo que pasó con la dirigencia política, el cristinismo resultó ser el principal ganador. En efecto, en medio de un clima de angustia colectiva por los riesgos de despidos, el cristinismo se anotó una doble victoria. Propuso una norma que, en teoría, protege al trabajador. Con ello hizo vibrar las fibras más íntimas del peronismo. De ese modo puso en aprietos  al peronismo que quería negociar con el gobierno, al massismo lo dejó sin margen y por supuesto el gobierno quedó embretado y sin muchas alternativas. El cristinismo quedó como defensor de quienes hoy tienen trabajo y entre ellos a su fuerza propia incorporada al Estado. Si Mauricio Macri la vetaba pagaría el costo político. El massismo se quedaba sin “el ancho camino del centro” y el cristinismo poniendo la política de la oposición. La jugada fue brillante y el cristinismo es el único ganador, por lo menos, en el corto plazo. Sobre los beneficios de la misma hay muchos debates. Juan Perón, Arturo Illía y la propia Cristina –siendo gobernantes- se opusieron públicamente a normas parecidas porque, según lo hicieron saber en su momento, no ayudaba a construir empleos.

Desde el massismo acusan al gobierno que “cambió” su oposición por la abstención en una especie de  intercambio de favores con el cristinismo. En la Cámara no se debatirían –en estas circunstancias- las cuestiones vinculadas a los fueros del kirchnerista Julio de Vido y las denuncias contra los macristas Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, metidos en el lío de la compra de “dólares a futuro”. Como una “mano lava a la otra” todo eso quedó para otro momento. Hay “Ley” y tenemos “veto”, por lo que se ve “cada uno atiende su juego”. Lo que pasa en la realidad? Ah… bien… gracias!ar despidos1

De este modo se cierra un capítulo importante que motivara múltiples debates en estos días. Lo cierto es que –en medio de esta discusión- el ajuste sigue su curso y el gobierno procuró aminorar los costos del veto con algunas medidas que le venían reclamando, sin darle mayor importancia a los festejos cristinistas por la aprobación de la ley, dado que según -la apreciación de sus consultores- eso no lo perjudica, sino que lo favorece ante los ojos del empresariado y el electorado independiente. El objetivo de Macri es evitar que las centrales sindicales que agrupan a la inmensa mayoría de los gremios industriales de la actividad privada, particularmente las CGT, le declaren una huelga general. Los reclamos de las CTA, que controlan gremios estatales, no le preocupan mayormente.

Entre esas acciones, recientemente realizadas, se destacan: La reunión del Consejo del Salario; el acuerdo con las provincias sobre coparticipación impositiva y el debate sobre las leyes de acceso a la información pública y el reintegro del IVA, para los sectores más pobres.

La reunión del Consejo del Salario

Con la presencia de las Cámaras empresarias, dirigentes de todas las centrales sindicales y el Presidente de la Nación se reunió el Consejo del Salario. Allí se establecieron un nuevo salario mínimo y se reajustó el monto del seguro del desempleo.

El salario mínimo, para una persona soltera y sin hijos, que hoy está en 6.060 pesos, se irá reajustando de la siguiente manera: 6.810 pesos para junio; 7.560 pesos para setiembre y 8.060, un incremento del 33% respecto al actual, para enero del 2017. Los dirigentes de las CTA no lo aceptaron, pero su voto no alcanzaba para cambiar las cifras señaladas.

En lo que respecta al monto del seguro de desempleo, que en la actualidad solo lo perciben unas 60 mil personas, fue reajustado en un 650%. Este seguro que no había sido movido desde el 2006 fue llevado, de los 400 pesos actuales, a 3000 pesos. Esta medida sí contó con el aval de todas las organizaciones presentes, de empresariales y de trabajadores.

ar macri gobernadoresEl “Acuerdo de Córdoba” sobre la coparticipacion impositiva

Con la presencia de los gobernadores de 22 provincias, solo estuvieron ausentes la gobernadora de Santiago del Estero y el Jefe de Gobierno porteño, se firmó el acuerdo para reintegrarles progresivamente a las provincias el 15% de la coparticipación de impuestos que se viene reteniendo desde la década de los 90´, para financiar al ANSES luego que las Cajas de Jubilación provinciales pasaran a la Nación. Las provincias de Córdoba, Santa Fe y San Luis le hicieron juicio a la Nación y sus derechos fueron reconocidos por la Corte Suprema de Justicia y la Nación obligada a devolverlos. Cristina, en sus últimos días de gobierno, por decreto, extendió ese beneficio a todas las provincias. Macri, ni bien asumió, dejó sin efecto esa decisión. Macri negoció con las provincias para hacer efectivo ese reintegro del 15%, entre el 2016 y 2020 con una progresión de incremento del 3% anual. Pero tal promesa no se estaba concretando y los gobernadores iban cargando broncas. Ahora en Córdoba, el Ministro del Interior, Rogelio Frigerio, firmó el compromiso efectivo de devolución del 3% correspondiente a este año y los sucesivos incrementos, hasta completar el reintegro del mencionado 15%. Además este año, las provincias podrían recibir otro 6%, en carácter de créditos otorgados por el Fondo de Garantía del ANSES.

Las leyes que tienen media sanción de Diputados

En la misma sesión que se aprobó la Ley sobre Emergencia Laboral (Antidespidos) tuvieron aprobación otras dos normas que ahora están camino al Senado. Lo llamativo es que esas normas, enviadas por el Poder Ejecutivo, fueron aprobadas por una amplia mayoría.

Una de ellas versa sobre el “Acceso a la Información Pública”. Esta norma que procura terminar con el “secretismo” de Estado tuvo un amplio apoyo. Hubo solo 4 abstenciones y un voto en contra. Las obras sociales sindicales fueron excluidas de esa obligación y en el debate fueron incorporadas las empresas de juego.

La otra disposición votada casi unaninememente, hubo solo 7 abstenciones, fue la media sanción del reintegro del IVA para los más pobres. Podrán beneficiarse los acreedores de planes sociales en la compra de productos de la canasta básica. Tendrán un reintegro del 15% del IVA de sus compras, hasta un máximo de 300 pesos por persona. Teóricamente los beneficiarios son 8,5 millones de personas. Pero fue cuestionado el hecho que buena parte de los pequeños negocios de barrio, donde se proveen la mayoría de estos sectores, carecen de un instrumento (posnet) imprescindible para registrar esa compras. Según se señaló en el debate, solo el 12% de ese tipo de negocios cuenta con ese aparatito. Por lo cual la aplicación de esta norma podría beneficiar a una franja importante de los sectores más necesitados pero –simultáneamente- eso llevará a una mayor concentración de los negocios grandes, que son –hoy por hoy- uno de los principales aprovechados del proceso inflacionario.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Antonio Casalduero Recuero
    24 mayo 2016 21:55

    Yo creo que ahora los argentinos están viviendo en carne propia las carencias sociales de la política de Cristina, yo creo que ahora están valorando y echando de menos aquello que perdieron en ella. Macri no es más que un agente disfrazado de las políticas neoliberales del Departamento de Estado de Estados Unidos, ellos fueron quienes pavimentaron su camino a la presidencia, boicoteando las políticas sociales de Cristina, principalmente su ayuda a las clases populares de Argentina y su preferencia por los más pobres del país.