Jul 1 2013
1327 lecturas

NoticiasPolítica

Arrasó Bachelet en las primarias chilenas

De cara a las presidenciales, la exmandataria Michelle Bachelet se impuso con el 73 por ciento de los sufragios. Por el lado del oficialismo, Andrés Allamand reconoció el triunfo del ultraderechista Pablo Longueira en una contienda reñida.

Contra pronóstico, el sol salió en buena parte del país para acompañar a quienes se animaron a participar en las elecciones primarias chilenas y que, por primera vez, debutaron con una papeleta que involucraba a las principales fuerzas del país: la Unión Demócrata Independiente (UDI) y Renovación Nacional (RN) por parte de la derecha, y la Concertación rearticulada en el Pacto Nueva Mayoría. Todos agrupados en tres votos. Uno para los inscriptos en los partidos de la Alianza, otro para los que figuran en las listas de la Concertación y un tercero para los independientes.

El clima fue un factor de incertidumbre para los comandos y para los analistas, pues la lluvia y el frío podrían atentar contra la afluencia. Esto sumado a las dudas que genera el recientemente aprobado voto voluntario y que aún no define una tendencia de si la ciudadanía está dispuesta a votar sin una multa por no hacerlo de por medio.

Uno a uno, los candidatos fueron llegando a los establecimientos habilitados y a los colegios correspondientes. Algunas de estas escuelas estuvieron hasta hace poco tomadas por los alumnos secundarios, que desde 2011 mantienen en pie un movimiento que no dejará el debate sea quien fuere el o la que llegue a La Moneda el próximo año.

Si bien las cartas presidenciales mostraron su confianza, todos sabían que la ex presidenta Michelle Bachelet es un transatlántico muy difícil de voltear y que ganarle en las urnas era una empresa casi imposible.

Así, el primero en votar fue el candidato del Partido Radical, José Antonio Gómez, quien lo hizo en la ciudad nortina de Antofagasta. “Hemos hecho una campaña muy directa, hemos tenido mucha adhesión de jóvenes. Es muy importante votar. Quedarse en la casa es jugar fuera de la cancha”, manifestó el candidato que abiertamente ha defendido la instauración de una asamblea constituyente.

Luego lo hizo el ultraderechista de la UDI, Pablo Longueira: “He sido candidato cinco veces en mi vida y uno siente cuando va a ganar, y tengo esa convicción de que vamos a tener un gran resultado hoy”, dijo confiado.

Más tarde apareció Bachelet, quien a su estilo bromeó y saludó efusivamente a sus adherentes. “Si las personas quieren cambios, la mejor forma de hacerlo es ejerciendo el voto”, dijo. “Hoy tenemos voto voluntario y estamos en un momento diferente, por lo que yo no me atrevería a hacer una estimación”, insistió.

“Tengo mucha confianza y humildad de que vamos a obtener un gran triunfo hoy en la tarde; estoy convencido de que esta primaria es muy importante; si ganamos hoy, domingo, ganaremos la presidencial en noviembre”, agregó por su parte Allamand, de RN.

Velasco, ex ministro de Bachelet y hoy candidato independiente, aseguró que de no salir electo “seguiré trabajando con los independientes, los jóvenes, con todos aquellos que quieren una política mejor para Chile”.

Orrego, en tanto, aseguraba que “hoy vamos a dar una gran sorpresa, una sorpresa de participación y también una sorpresa de votación para nosotros”.

Durante el día, cientos de chilenos residentes en el exterior realizaron además una votación simbólica a modo de protesta por la falta de avance en la ley que permite el voto en el exterior, otro de los temas que será parte del debate futuro en Chile. En tanto, las proyecciones daban cuenta de una participación muy por sobre el 10 por ciento del padrón electoral, que era el que se esperaba para la primera elección primaria legal del país. Al final fueron más de 2 millones los que votaron, de casi 13 millones habilitados.

A las 18 comenzó el conteo y las primeras mesas escrutadas marcaron la tendencia. Bachelet arrasaba en las urnas y Allamand iba cabeza a cabeza con Longueira. La primera información, cerca de las 19 (las 20 de Argentina), hablaba de 71 por ciento de las preferencias para Bachelet y de 51 por ciento para Allamand. Otro dato aclaraba más el panorama. La ex presidenta ganaba también en Dichato e Iloca, dos localidades afectadas duramente por el maremoto del 27 de febrero de 2010 y que el oficialismo ocupó para atacarla por su supuesta responsabilidad política en las muertes de los lugareños al no decretar alerta se tsunami en la zona. Ni eso la detuvo.

Cerca de las 20, Bachelet llegó al Hotel San Francisco en pleno centro de Santiago. Ahí, en su comando, las champañas esperaban su descorche. Una hora después, con 12 mil mesas de 13.500 escrutadas, Bachelet obtenía el 73 por ciento, seguida por Velasco con el 12 por ciento; el DC de Orrego y el PR de Gómez lograban el 8,7 por ciento y 5 por ciento, respectivamente.

A la hora de los noticieros centrales, Bachelet reconocía su triunfo, recibiendo el apoyo de los ahora aliados, valoraba la fortaleza de la democracia chilena e invitaba a los demás candidatos a sumarse a su campaña para las presidenciales de noviembre. Así, la candidata sorteó la primera valla hacia La Moneda. Ahora habrá que ver si logra captar los votos de sus compañeros de lista o se traspasan a los otros candidatos que no participaron en estas primarias.

En el Barrio Alto, en las sedes de los partidos, nadie cantaba victoria, pues apenas 20 mil votos separaban a los ex pinochetistas. A las 21.30 se acabó el misterio, cuando Andrés Allamand reconoció el triunfo de Pablo Longueira y se cuadró de inmediato con la idea de derrotar a la Concertación a fin de año.

Con todo, el dato duro indicó que tres de cada cuatro chilenos apoyó a la oposición. Y Bachelet, sola, los superó a todos

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario