Abr 22 2005
286 lecturas

Opinión

¡Ay América! Entre la ONU y la OEA es difícil entenderse

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Vientos encontrados, violentos, escupen sobre América Latina y de manera partiular sobre América del Sur –que de México o América Central mejor ni hablar–. La impresión es que ha comenzado a llover sobre los plantíos diversos, las minas, los mares y las ciudades. Esta nueva guerra –poco fría esta vez– que hizo evidente la “lucha contra el terrorismo”– desembarcó entre nosotros.

Sobre proyectos Millenium, bancos mundiales y fondos monetarios no vale la pena hablar, basta remitirse a la vertiente sur oriental de la Cordillera de Los Andes. Para los no aficionados a la geografía escolar, visitar Buenos Aires. Que ir a las provincias del noroeste o a la Patagonia argentina los hará llorar.

Una primera reflexión de fin de semana sobre los hechos ocurridos “en casa” para los latinoamericanos la planteó el jueves 21 de abril el diario que perpetra un peregrino Premio Ortega y Gasset, el ponderado “Miami Herald”.

LUCIO NO ES UN PEZ

Informó: “La Organización de Estados Americanos (OEA) repudió la petición de Ecuador para apoyar su nuevo gobierno, con dos naciones suscitando dudas sobre la legalidad del derrocamiento del presidente Lucio Gutiérrez”.

”.

Pueden discutirse las razones últimas del movimiento de capas medias que propició y consiguió el alejamiento de Lucio Gutiérrez de la presidencia del país andino. Costó, para la anecdótica de los medios, no menos de cinco muertos matados en las horas inmediatamente anteriores a la determinación del Parlamento, que destituyó al malhadado ex coronel.

No obstante, según el periódico de la Cuba “mayamera”, la destitución de Gutiérrez y su reemplazo por Palacio es una prueba más para la Carta Democrática de la OEA que sostiene la posibilidad de expulsar un país si abandona el camino de la democracia. En todo caso, prudentes, los delegados citados el jueves para discutir los sucesos de Ecuador, decidieron un receso hasta el viernes 22 de abril (hoy).

El pretexto: que los embajadores necesitan consultar con sus gobiernos y la delegación ecuatoriana –¿cual? debe presentar un alegato coherente. El embajador de Ecuador, Marcelo Hervas, fue destituido por el nuevo gobierno quiteño en la mañana del jueves 21 de abril.

“La OEA no puede hacerse de la vista gorda” –dijo el Herald que dijo el embajador peruano Alberto Borea–. El diplomático habría opinado que apoyar la forma del cambio en el gobierno de Ecuador enviaría una señal de que es normal destituir presidentes de esta manera. “Las cosas en Ecuador no eran normales”.

Desde 1989, catorce gobiernos latinoamericanos no han podido concluir sus términos en el cargo, seis de ellos en Ecuador. La OEA jamás expulsó, ni amenazó con hacerlo, a los gobiernos dictatoriales de la segunda mitad del siglo XX. A la OEA se la conoce como un subministerio de colonias para América Latina. A la OEA postulan, no sin sonrisas y mordiscos por medio, el canciller de México y el ministro del Interior chileno, en un “match” que debe jugarse el próximo dos de mayo.

ARGENTINA, NO LLORAMOS POR TÍ

La Comisión económica para América Latina (y el Caribe), CEPAL, estima que Argentina y Venezuela “liderarán” el crecimiento subcontinental. Desde luego, previamente, los herederos de Raúl Prebisch, pronosticaron que el crecimiento de las economías latinoamericanas disminuirá este año respecto de 2004, para situarse en un promedio del 4,4 por ciento anual.

Según los especialistas del organismo presidido por el ex ministro de Economía del gobierno de Fernando De la Rúa, José Luis Machinea (¡ay!), la actividad económica alcanzará en Argentina una expansión del 6,5 por ciento, Empatará, así, conVenezuela, mientras que Chile llegaría al 6,2, Uruguay, al seis y Brasil redondearía una expansión del cuatro por ciento para el año: simple, como si se tratara de un asunto digno de ser comentado por periodistas deportivos de la TV.

En el 2004, la región logró su mayor expansión económica de los últimos 24 años al promediar un 5,8 por ciento de crecimiento estadístico del PBI.

DD.HH.: LA FUNCIÓN DEBE CONTINUAR

La Comisión de Derechos Humanos de la ONU rechazó el pedido de Cuba para investigar que sucedió y ocurre en la base naval estadounidense de Guantánamo. La solicitud cubana contó con el apoyo de Guatemala, México, China, Zimbabue, Sudáfrica, Sudán y Malasia. 22 delegaciones votaron en contra y otras 23 se abstuvieron. La vergüenza en un canal íntimo que no puede dejarse de sintonizar.

El escrito del gobierno de Cuba hacía referencia a la grave preocupación expresada formalmente por expertos de las Naciones Unidas sobre la situación de los presuntos terroristas que permanecen en la señalada base militar estadounidense, y requería delgobierno de Estados Unidos el visado correspondiente para que “una misión investigadora imparcial e independiente” viajara a Guantánamo.

Cabe señalar que las mismas “altas partes” habían votado favorablemente una resolución que “condena” al gobierno de la isla por no respetar los derechos humanos en su territorio. ¿Será necesario recordar que dicho pronunciamiento fue –es buscado desde hace 40 años– perseguido por la Casa Blanca usando todos los medios, ético y no éticos a su alcance?

La Unión Europea –que a veces despierta para sentirse campeona de los DDH– había expresado en los conciliábulos previos que se opondría a lapetición de Cuba para no ser parte de “una reprimenda” a Estados Unidos. Es hora de pensar para qué (…) sirve la organizaciòn internacional de los Estados.

CHINA GO HOME

En lo que puede interpretarse como una muestra de conducta soberana sobre su e mar territorial, Chile amenazó con bloquear –o intentar hacerlo– la navegación de pesqueros chinos si éstos no disminuyen sus volúmenes de pesca.

Las malas conciencias, que abundan en la “más ordenada economía y la que mejor hace los deberes” de América del Sur, piensan que la muy depredadora flota china –basta mirar como acciona su gemela en el Atlántico Sur– cumplirá con la exigencia de La Moneda, pero –como fue y es costumbre en el antigua Capitanía General– no la obedecerá si se hace efectiva.

La firme advertencia del gobierno chileno se decidió el miércoles 20 de abril, luego de una reunión de delegaciones pesqueras de los dos países que tuvo lugar en Santiago. Desde luego la reunión no sirvío para nada. “No hubo avances sustantivos y concretos de cooperación”, dijo el representante chileno.

La disputa se refiere a la pesca del jurel, un pez de consumo popular en Chile, que sufre una persecusión brutal. La medida, de tomarse, será paulatina y afectará los permisos de once naves chinas, que pescan más allá de las 200 millas de zona económica exclusiva, a partir del primero de mayo de 2005.

El tradicional rostro inexpresivo de los negociadores asiáticos impidió a los periodistas acreditados –¿había alguno?– hacer comentarios al respecto.

VOLARE, VOLARE

Subía, volaba en el cielo pintado de azul el fallecido cantante italiano Doménico Modugo. Lo hacen también, pero sin cantar, los aviones de la Línea Aérea Nacional (privada) chilena sobre el cielo de Perú. Ya no con alegría.

Alguien de modo ilegal, sin duda, y subversivo ademas, grabó un confuso documental turístico –vamos, qué no es turístico hoy– que a juicio de las autoridades peruanas denigra al país.

Peruanos y chilenos –gobiernos, no pueblos, aunque los gobiernos intentan de vez en cuando que así sea–, que alguna vez no tuvieron fronteras ni declaradas ni trazadas, en la actualidad están separados por todo lo que los une. Los aviones de LAN Chile entre oras cosas.

Sucede que LAN mostraba un vídeo: la aproximación terrestre a Lima desde su aeropuerto, a juicio de las autoridades peruanas denigrante. Como los dos países mantienen algunos conflictos limítrofes –y a ambos les pena Bolivia–, el hecho sale de madre.

LAN Chile, línea de bandera se defendió: “compramos la película en EEUU”, dijeron sus portavoces. Claro, a una distribuidora estadounidense. Es que nos quieren…

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario