Ago 19 2008
618 lecturas

Política

Bolivia: Violencia marca el paro impulsado por los prefectos opositores

surysur

El paro convocado por los cinco prefectos opositores al presidente boliviano, Evo Morales, se cumple parcialmente y marcado por la violencia. En Santa Cruz de la Sierra, grupos de choque de la Unión Juvenil Cruceñista (UJC) obligaron a ciudadanos a cumplir la medida de fuerza, informó la Agencia Boliviana de Información (ABI).

Jóvenes armados con palos y escudos similares a los de la policía intimidaron a pobladores y, sobre todo, a quienes se animaban a circular en vehículos, según reportó la Red Erbol.

De acuerdo a esta misma fuente, los agresores “son cívicos y unionistas ‘muy cercanos’ al presidente del Comité Cívico cruceño (Branko Marinkovic)” que pincharon los neumáticos de un patrullero, rompieron los vidrios y golpearon a sus tres uniformados, quienes luego huyeron.

En respuesta a esto, el viceministro de Justicia, Wilfredo Chávez, reprobó el accionar delictivo de la UJC. “Censuramos a estos grupos pandilleros, irregulares, que armados de bates, escudos y otros objetos punzo cortantes atentaron contra la vida de personas indefensas para hacer cumplir un paro ilegal”.
 
El paro en la capital cruceña era acatado sólo en los primeros cuatro anillos (zonas más céntricas), pero en otros lugares, como Villa 1 de Mayo o los barrios periféricos del Plan 3000, las actividades eran normales. Unionistas y cívicos bloquearon los dos ingresos a la populosa zona de Plan 3.000, que decidió no acatar la medida.

En el área rural de Santa Cruz, los municipios Cuatro Cañadas y San Julián tampoco acataban la medida de protesta. Esta situación se repite en distintas zonas de los restantes departamentos que se unieron al paro: Beni, Pando, Chuquisaca y Tarija.

Según ABI, “el paro del Consejo Nacional Democrático (Conalde) no es compartido por los choferes, campesinos, indígenas, municipios, juntas vecinales, dirigencia cívicas regionales, gremialistas y comerciantes que rechazaron el paro por ser político y que va en contra de los más pobres”.

Por último, Erbol informa que en Rurrenabaque (Beni) un grupo vinculado a la alcaldía y al prefecto, Ernesto Suárez, obligó a suspender sus emisiones a la radio estatal Patria Nueva. “Un grupo de matones con garrotes, al servicio del prefecto, nos amenazaron por pensar diferente y quisieron asaltarnos”, relató uno de los trabajadores de la emisora.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario