Sep 16 2014
551 lecturas

CulturaPolítica

Brasil: La asesora amada por los medios

Los grandes medios respaldan a Marina Silva y adoran a su “hada madrina” (dixit diario O Globo), la millonaria Maria Alice Setúbal, coordinadora de la campaña opositora. Pero las encuestas revelaron que los electores desconfían de las intenciones de la “benefactora” Setúbal por pertenecer a la dinastía que controla el banco Itaú.
El investigador Venício Lima señala que en Brasil todavía no se pudo avanzar en la democratización de la prensa y ahora se ven las consecuencias en las elecciones. Los grandes medios son antipetistas.
Alertada del perjuicio causado a la imagen de Marina, la prensa publicó perfiles acaramelados de la señora Setúbal, descripta como una profesora caritativa desinteresada por la plusvalía y las tasas de interés.

Setúbal “es blanco de los ataques petistas… que la tratan como si fuera un símbolo de la influencia que los banqueros tendrían sobre Marina… a pesar de que ella siempre fue (una mujer) alternativa… que llegó a trabajar como profesora”, abrió un hotel ecológico y “vive distanciada de los negocios de la familia”, escribió Folha de San Pablo.

Estado de San Pablo publicó una obsequiosa entrevista a Setúbal, en la que ella jura no saber nada de especulación financiera, mientras otro artículo habla sobre el rencor del PT con los acaudalados. En los últimos días la agrupación de Dilma Rousseff y Lula da Silva ha insistido en “su táctica propagandística contra las elites y volvió a vincular a Marina con el banco (Itaú)”. Por el mismo sendero va la revista Veja de ayer, cuya portada denuncia “La furia contra Marina” y en sus páginas interiores enumera las “seis mentiras de Dilma (como plantear) que a Marina la sustentan los banqueros”.

Lo que sorprende no son las loas a Setúbal y el antipetismo de los medios, sino que expresen una opinión sin grietas, tema sobre el que Página/12 consultó al investigador Venício Lima, de la Universidad de Brasilia.
 
–A veces parece que la prensa grande responde a un solo editor.

–Considero que los grandes medios, o medios grandes como dice usted, son pautados por algo así como un supereditor. Digo supereditor porque tienen la misma perspectiva editorial, hay días en que las tapas de los diarios traen el mismo título, escrito con las mismas palabras. ¿Por qué lo hacen? Porque en realidad son el principal partido opositor al gobierno de Dilma Rousseff. Desinforman en conjunto sobre escándalos que afectan al gobierno y omiten las informaciones sobre las políticas sociales exitosas.

Anunciaron que el Mundial iba a ser un fracaso, después los hechos demostraron lo contrario y la realidad los desmintió categóricamente. Ahora están haciendo lo mismo con los números de la economía anticipando que el año será un catástrofe, pero la verdad es que tenemos casi pleno empleo y el salario sube.

–¿Esto afecta la credibilidad de esos grupos?

–Una encuesta hecha este año por una consultora norteamericana indicó que en los últimos dos años las instituciones de prensa perdieron el 10 por ciento de credibilidad, es mucho. El problema es que el debate sobre medios está excluido de la prensa privada. En las protestas de 2013, Globo no dijo una palabra de los manifestantes contra los monopolios de prensa, lamentablemente esos temas sólo se tratan en medios públicos o en las redes sociales, pero Internet es un espacio insuficiente para llevar a toda la sociedad la discusión sobre la democratización de las comunicación. En Brasil, todavía no pudimos avanzar en la democratización de los medios y ahora vemos las consecuencias en las elecciones.


X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario