Feb 10 2012
1327 lecturas

Opinión

Breve disquisición sobre el tiempo

Las reflexiones acerca del tiempo constituyen uno de los hilos conductores de la historia de la filosofía, y a lo largo de la misma su propio significado ha sufrido numerosas variaciones. Con la revolución científica, especialmente a partir de Galileo, el concepto del tiempo cambia drásticamente.| GISELA ORTEGA.*

 

Aparece la noción de un tiempo abstracto, o una variable física que vale para todo movimiento, y no solo para el uniforme, como lo había considerado Aristóteles: el tiempo, en su acepción propia, solo se realiza en el alma o el espíritu que mide. Por ello, Aristóteles, afirma que si no hubiera ningún ser humano no habría tiempo.

 

Tiempo, espacio y materia serán los tres grandes conceptos de la física moderna clásica, es decir, del mecanismo. Así, desvinculado de su relación con el alma, el análisis del tiempo se enfoco desde la perspectiva física.

 

El tiempo permite ordenar los sucesos en secuencias, estableciendo un pasado (que ya no es) un futuro (que todavía no es) y un tercer conjunto de eventos ni pasados ni futuros respecto a otro. Para la mecánica clásica esta tercera clase se llama “presente” y está formada por eventos simultáneos a uno dado, aunque en mecánica relativista esta tercera clase es más compleja y no está formada por eventos simultáneos.

 

Referente al tiempo, tenemos
— la coyuntura es la situación en la que se presenta la oportunidad de realizar algo;
— la duración que indica el tiempo real que ocupa el hacer una cosa;
— el término época, designa un periodo que se señala por los acontecimientos en él ocurridos;
— edad, por su parte, es el tiempo que ha vivido una persona a contar desde el día en que nació; se aplica también a los animales y plantas e incluso a la duración de los objetos;
— era, se refiere a un periodo de larguísima duración.

 

Por otro lado, Oportunidad expresa la conveniencia de tiempo o lugar para realizar algo que vale la pena aprovechar. Sazón es tanto el tiempo oportuno como el punto de madurez de las cosas. Temporada es el espacio de tiempo no concreto, de ordinario inferior a un año. Semana, es un periodo de tiempo de siete días consecutivos. Momento, es el breve intervalo de tiempo en que se hace o sucede algo.

 

La expresión abrir y cerrar los ojos, sugiere un tiempo brevísimo. Minuto y segundo son cortos lapsos de tiempo cronometrados y determinados por la unidad de medida.

 

Las formas e instrumentos para medir el tiempo son de uso muy antiguo, y todas ellas se basan en la medición del movimiento, del cambio material de un objeto a través del tiempo, que es lo que puede medirse.

 

La observación del cielo hizo que, de manera paulatina se fueran creando diversos instrumentos, tales como los relojes de sol, las clepsidras, relojes de agua, y los de arena y los cronómetros. Posteriormente, la determinación de la medida del tiempo se fue perfeccionando hasta llegar al reloj atómico. Todos los relojes modernos hasta la invención del reloj electrónico, han sido construidos con el mismo principio del “tic tic tic”.

 

En gramática, están los tiempos del verbo: presente, pasado y futuro.

 

Se llama tiempo libre a las actividades que no son ni de trabajo, ni tareas domesticas esenciales. Es un tiempo recreativo que se usa a discreción.

 

El tiempo es algo que se puede perder, se puede gastar en vano y constituye un algo que es preciso aprovechar.

 

El ser humano puede llenar la vida de tiempo o puede llenar el tiempo de vida. Un cierto tiempo se nos ha concedido y la edad del hombre consiste en estar en un cierto trozo de su escaso tiempo. Hay más tiempo que vida.

 

El ahorro del tiempo simplifica las cosas, porque el tiempo pasa, el tiempo vuela, y mientras se gana tiempo se desperdicia el tiempo. Cometer errores es perder el tiempo, y alertar sobre posibles errores, no pocas veces parece ser tiempo perdido.

 

Hay quienes piensan que el tiempo lo cura todo, que hay que darle tiempo al tiempo, que el tiempo le pasa factura a uno de lo que ha hecho, y que al mal tiempo buena cara. Otros, que cualquier tiempo pasado fue mejor, y añoran aquellos tiempos. Por eso hay que llegar a tiempo para aprovechar el tiempo y poder hablar de los buenos tiempos.

 

Habrá tiempo. Sobrará el tiempo. El tiempo lo dirá. Entretanto, nos preocupa el buen o el mal uso que se haga del tiempo; el poder llegar a tiempo; el que nos demos cuenta que ya no tenemos tiempo; que se detenga el tiempo y que acabe de pasar el tiempo.

 

Dicen que el tiempo es oro. Tenemos mucho oro. ¿Qué vamos a hacer con ese oro? El país podrá manejar esos recursos para alcanzar las metas necesarias para seguir viviendo a la altura de los tiempos. Démosle tiempo al tiempo…

 

El Eclesiastés afirma: “Para todo hay un tiempo señalado, aún un tiempo para todo asunto bajo los cielos”.

 

Según Shakespeare, “El tiempo es muy lento para los que esperan, muy rápido para los que temen, muy largo para los que sufren, muy coroto para los que gozan, pero para quienes aman, el tiempo es eternidad”.

 

Y, en lo personal, se me acabó el tiempo.
——
* Periodista.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario