Sep 11 2008
504 lecturas

Política

Bye bye Mister Goldberg

surysur

El presidente de Bolivia, Evo Morales, pidió que el embajador de Estados Unidos en La Paz, Philip Goldberg, abandone el país. Además, lo declaró persona no grata. “No queremos gente separatista ni divisionista ni que conspire contra la unidad, no queremos personas que atenten contra la democracia”, sentenció el mandatario.

“Sin miedo a nadie, sin miedo al imperio, hoy día delante del pueblo boliviano declaro al señor Goldberg persona no grata”, manifestó Morales en el Palacio Quemado. Al mismo tiempo, en cumplimiento de los marcos legales y diplomáticos pidió al canciller boliviano, David Choquehuanca, que notifique Goldberg la decisión del gobierno. Goldberg deberá volverse a su país.

“El que busca la división de Bolivia es el embajador de Estados Unidos”, enfatizó Evo. El presidente aseguró que Goldberg “es un experto en dirigir conflictos separatistas” y que “conspira y busca la división de Bolivia”. El diplomático estadounidense es acusado de promover los disturbios en los departamentos opositores.
 
Bolivia protestó a fines de agosto por la reunión sostenida por Goldberg con el prefecto de Santa Cruz, Rubén Costas. El gobierno dijo que el líder del comité civil-empresarial, Branko Marinkovic, alentó los disturbios en Santa Cruz, luego de retornar de su viaje a Estados Unidos.

“Quiero decirle al pueblo boliviano, que es obligación del Gobierno nacional y del pueblo boliviano defender la unidad nacional”, concluyó el Jefe de Estado. 

Antes del anuncio de Morales, congresistas del Movimiento Al Socialismo (MAS) acusaron a Goldberg de propiciar y financiar un golpe de estado en su afán de fracturar la unidad de Bolivia.

El senador del MAS, Ricardo Díaz, aseguró que la toma y saqueo de las entidades públicas de Santa Cruz no únicamente cuenta con el beneplácito de Marinkovic y de Costas sino de la embajada de Estados Unidos en Bolivia.

Por otra parte, respecto a los incidentes provocados por los grupos separatistas, el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, expresó su “profunda preocupación y repudio por las actividades de violencia” registradas en Bolivia.

“No es aceptable para nadie el que, por mucho que se reclamen autonomías, determinados grupos se sientan con el derecho a apoderarse de bienes públicos, de locales en los cuales funciona el gobierno de Bolivia”, manifestó  Insulza.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario